Notícia efímera? No. Noticia severa. Gracias por tenernos en cuenta

Josep Toro: “Los trastornos bulímicos afectan igual a hombres que a mujeres”

El especialista en psiquiatría, alerta que las enfermedades alimenticias en adultos son difíciles de diagnosticar

Josep Toro, doctor especialista en psiquiatría y profesor emérito de la  Universidad de Barcelona cree que si en adolescentes están aumentando los trastornos alimentarios, también lo están haciendo en adultos, aunque sin epidemiología no se pueda saber. Además, asegura que siempre ha habido casos pero a menudo no se han diagnosticado bien.

El New York Times publicaba hace poco que ‘una generación mayor está cayendo presa de trastornos de la alimentación’. ¿Ésta afirmación es extrapolable a aquí?

Probablemente siempre se han visto algunos casos, pero si los casos leves pasan desapercibidos en adolescentes, en adultos esto ocurre mucho más. Una señora que no tiene hambre podría ser por cualquier causa. Estamos hablando de trastornos, como muchos en psiquiatría, que se empiezan a diagnosticar a partir del momento que se sabe que los hay. Si no, pasan por ser otros problemas.

¿Entonces han aumentado los casos?

No lo sabemos. Es cierto que en los últimos años se ha empezado a hablar de ello pero no se ha hecho un estudio de población de inicio de trastornos de la alimentación en la edad adulta. Yo recuerdo hace unos 12 años que en la revista International Journal of Eating Disorders se describió el caso de una anorexia nerviosa iniciada en una mujer de más de 70 años. Si a una mujer de más de 70 se le puede diagnosticar una anorexia, significa que de vez en cuando hay casos. Cuando se conoce un caso es que alguien lo ha diagnosticado bien pero seguro que hay más.

No han aumentado sino que ahora se diagnostica mejor…

Eso es una parte. Pero si ha aumentado en población adolescente, no tiene porqué no haber aumentado en adultos. Además, la generación de adolescentes y jóvenes que ha vivido más que las otras la presión sobre el modelo estético corporal se ha ido haciendo mayor y arrastra estas influencias. En los hombres, lo que sí sabemos es que ha aumentado mucho la preocupación por el cuerpo en los últimos 15 o 20 años. En este momento la insatisfacción corporal se parece en porcentaje al de las mujeres aunque estamos hablando de preocupaciones diferentes. Sobre todo la preocupación es por conseguir un cuerpo musculoso. Implica dietas, puede implicar actividad física compulsiva, cirugía estética… y en los últimos años incluye otro riesgo que es el del consumo de anabolizantes para desarrollar la musculatura. Psicológicamente es como cualquier otro trastorno alimentario.

¿Cuáles serían esas formas de inicio de un trastorno de la alimentación en adultos?

Se habla de trastornos alimentarios iniciados en mujeres mayores en diferentes circunstancias. Algunas después de un embarazo-parto, es decir después de tener un bebé quieren recuperar la línea, empiezan a hacer régimen y se enredan en un trastorno alimentario más o menos serio. Otros casos descritos son mujeres que tras dificultades sentimentales o de otro tipo empiezan a replantearse posibles porqués, se preocupan por el atractivo físico e intentan rejuvenecerse y entonces piensan también en la dieta. Estas mujeres pueden verse involucradas en un trastorno alimentario. Es posible que haya casos con sobrepeso que inician dietas restrictivas muy intensas, a veces indicadas por el médico. También una persona con mucho estrés puede comer compulsivamente porque la regulación del hambre está estrechamente vinculada al estado de ánimo. A veces, estos casos pueden acabar desarrollando una bulimia nerviosa. Aún así, no todos los comedores compulsivos acaban con un trastorno de comportamiento alimentario porque desarrollarlo o no tiene un importante componente de predisposición genética.

Está hablando básicamente de mujeres…

En adultos parece ser que los trastornos bulímicos afectan igual a hombres que a mujeres, en contra de lo que se pensaba hasta ahora. Aunque sin un estudio epidemiológico no se puede saber. En hombres, la bulimia tiende a ser peor porque la vergüenza es superior al considerarse los trastornos alimentarios propios de mujeres. Entonces es más difícil que vengan a la consulta.

¿Tienen peor pronóstico los trastornos alimentarios en adultos?

En adultos, la mayoría de trastornos son bulímicos y conllevan dos problemas. El primero es que la bulimia ya de por si se esconde y generalmente es una conducta privada. El otro problema es que a menudo no quieren tratarse. Por ejemplo, una abogada de 35 años que vino a la consulta era bulímica des de los 16 años y no se lo había contado a nadie. Estaba casada y con tres hijos pero no quiso contarlo en casa a pesar de nuestra recomendación.

¿Los tratamientos en adolescentes y adultos son los mismos?

Alguna diferencia hay. Por ejemplo, en adolescentes siempre se trabaja con los padres, con el adulto no. Eso no quiere decir que no se deba trabajar con la familia en adultos, pero no tiene nada que ver lo que se hace con los padres y niños, que con las parejas o compañeros de piso. La otra diferencia principal es que a los adolescentes les puedes tratar aunque no estén de acuerdo y se les puede ingresar, a un adulto no, si no quiere no puedes hacer nada. Por eso, la anorexia nerviosa en adultos es la que tiene peor pronóstico, ya que a parte de la evolución natural del trastorno, el problema es que la mayoría no quiere tratarse y no colaboran. Cuando tienes un paciente en la consulta es señal que está motivado y por lo tanto aumentan las posibilidades de mejora.

Resumiendo, podría haber muchos casos que nunca se diagnostiquen porque la persona no va a la consulta.

Exacto, por ejemplo en bulimia nerviosa ya sabemos que hay más personas sin tratarse que tratándose, tanto en adultos como adolescentes. En adultos sabemos que hay más porque cuando se hace algún estudio con un grupo a través de entrevistas anónimas, siempre sale que la mayoría de casos no se están tratando. El porcentaje no se sabe porque los estudios pequeños que se han hecho no son representativos.

Quizás debamos darnos cuenta que esto se nos está yendo de las manos no? Quizás empezemos de una vez a darle la importancia que tiene y poner remedios fuertes y no efímeros, cuando sale una noticia como las que os cuelgo.

Besos a todos/as y cuidaros. Yo prometo que lo estoy haciendo mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.