Simplemente, Adiós

Hace meses que lo llevaba planteando pero sabia que aun no era el momento. Hace escasos días, exactamente el domingo 21 decidí lanzarme a la piscina. Decidí terminar con todo tras reflexionar y ver con perspectiva mi evolución. Y finalmente, me despedí de ella, de la Anorexia.

Querida y a la vez odiada Anorexia: 

Te escribo esta carta para despedirme de ti.

Por una parte quería agradecerte todo lo que has hecho por mi, es decir, gracias por aparecer en mi vida y hacer que me convierta en la persona que soy ahora para “ganarte, derrotarte”. Pero ha llegado un punto en que nuestra relación ya no es viable. No es viable porqué me he dado cuenta de que no te necesito ni te necesitaré. He aprendido y descubierto otros métodos para solucionar y gestionar mis problemas e inquietudes ya que a través de ti o a tu manera, me hacía más mal que bien…

He pasado mucho tiempo bajo tu control pero ya es hora de que te marches para siempre, de todos modos, ya he hecho que te vayas pero quería hacer esto para que te quedara claro.

NO TE NECESITO, NO TE QUIERO EN MI VIDA.

Porqué ahora, soy FELIZ. Me quiero y me acepto tal y como soy con mis defectos y virtudes; y este logro precisamente, no ha sido gracias a ti ya que con tus “visiones y creencias irreales”, era imposible lograrlo. No te daré las gracias por lo que me has hecho sufrir, a mi y a los de mi alrededor. Pero gracias, como he dicho anteriormente, que para ganarte he tenido que superarme a mi misma y ser como soy ahora.

Tampoco te voy a decir: hasta luego o hasta pronto. Te digo ADIÓS, te digo HASTA NUNCA. 

He ganado la guerra, te he derrotado.

PD: Si algún día vuelves a aparecer, se de sobras como volver a derrotarte.

ATT: Anna

 

¿Lamentarse?

Pienso, realmente que hay que dejar de lamentarnos. ¿Por qué? os preguntaréis. Y la respuesta es que lamentarnos no nos sirve de nada, es decir, de modo positivo no nos sirve de nada. Nos lamentamos de aquello que ha ocurrido, si, en pasado porqué ya no puede volver. Es una acción, unas palabras ya dichas o hechas. Es pasado. Y no se puede cambiar.

¿Por qué no probamos una cosa? ¿Por qué no intentamos mirar hacia adelante? ¿Por qué no intentamos dejar de vivir en el pasado?

He pasado mucho tiempo lamentándome de todo aquello que había causado (que en realidad solo estaba en mi cabeza pero yo lo vivía como si fuera real) y también de todo lo que me había pasado, culpándome de ser como era… pero al lamentarme y compadecerme de mi misma, dejaba de mirar hacia adelante, dejaba de intentar luchar, intentar cambiar todo aquello que no me gustaba. El consuelo sirve, pero en momentos clave.

No podemos pasar la vida compadeciéndonos de nosotros mismos, porqué sino, lo único que vemos pasar, es nuestra vida. Una vida que no habremos vivido, una vida que desaprovecharemos, la única vida que tenemos.

Con todo esto no significa que no podamos estar tristes, llorar, enfadarnos…  Porqué esto, si es sano. Es nuestra vía natural de escape, es nuestro modo de expresarnos y no seremos peores personas por mostrar como somos. He aprendido a ser como soy, quiero decir, a ser y a hacer aquello que sienta. Las máscaras no sirven. Puedes mostrar que eres feliz, que estás contenta… pero… solo es una mascara. Por dentro puedes estar rota en millones de pedazos… pero nadie tiene la capacidad de leer mentes. A sí que por suerte o por desgracia (para mi es una suerte) tenemos que decir lo que sentimos, dejarnos sentir, y poder expresarlo sea hablando, dibujando, escribiendo… Recuerda: tenemos el mismo derecho a sentir que el resto del mundo.

En esta vida hay momentos de todo, no siempre hay que estar en el sol, en el punto mas alto, en la felicidad extrema porqué significa que no es real. Todo el mundo, absolutamente todo, tiene momentos de todo tipo, y los malos se superan para que lleguen los buenos. Y dentro de lo malo, hay cosas buenas con las que puedes aprender. Todo es un proceso.

En resumen, el pasado pasado está. Yo, voy a usarlo para entender el presente pero no me voy a quedar atrás porque así, podré construir un mejor futuro. Aprendiendo de los errores y cometiendo nuevos para aprender.

Todo es caer y levantarse un millón de veces.

¿Qué camino escogerás?

images (1)

Somos estrellas

Realmente pienso que somos como estrellas. Hay una inmensidad de estrellas, astros que brillan con luz propia y que con  tiempo dejan de brillar a causa de la “congelación” por la pérdida de energía. Pero aquí, en la tierra, las seguimos viendo.

Pues nuestra sociedad, nuestro planeta es como el espacio; y cada persona, es uno de esos astros que brillan.

Posiblemente parezca una tontería pero… La verdad es que cada uno de nosotros brillamos con luz propia, porque tenemos millones de virtudes, características únicas y sentimientos y actos que ayudan a definirnos.

Puede ser que al principio brillara aunque fuera con una luz tenue por la inseguridad, el miedo, el intento de perfección absoluta… Así desde pequeña. Después me apagué, no de esa manera que supongo que todos pensamos, sino que dejé de brillar. La enfermedad, la anorexia debilitó mi luz hasta dejarla inexistente. Pero poco a poco, me fui descongelando. He tardado un año y medio en volver a encender ese fuego que hay en mí. Este que hace de mí una nueva estrella que brilla con más intensidad que nunca y así seguirá hasta el fin real de mis días. Se que habrá temporadas en las que puede hacer frío y dejar de brillar tan intensamente pero se de sobras, que nunca jamás volverá a apagarse antes de mi fin. Ya que voy a seguir luchando para que permanezca así.

 

somos estrellas

 

 Scroll hacia arriba