Mi historia

Soy Anna, tengo 17 años y estoy en el centro ABB Tarragona desde octubre de 2013.
Siempre fuí una chica insegura, tímida, muuuuy perfeccionista (demasiado para mi salud), autocrítica (siempre negativamente) y sensible pero con una coraza para aparentar siempre que era fuerte y que todo iba bien.

Empecé valoración a principios de octubre como ya he dicho antes. Llevaba muchos meses haciendo cosas poco saludables para mi. Hacía muchísimo mas deporte de lo que podía, en realidad más de lo que el cuerpo me permitia ya que gastaba por lo menos el doble de “energía” de la que ingería. Cuando entré en ABB conseguí seguir la mayoría de las pautas pero seguía bajando de peso. Poco tiempo después, aproximadamente un mes y medio, me derivaron a Hospital de Día de Barcelona. Exactamente el 9 de diciembre. Una etapa que duró hasta el día 19 de marzo de 2014. Un transcurso muy muy duro pero muy gratificante donde aprendí que voy yo primero antes que los demás, tengo que cuidarme, y a atender a mis necesidades reales. Entonces fue cuando empezé a descubrir cosas de mi misma que no sabía que existían. Conocí a personas maravillosas, de las cuales he conseguido mis mejores amistades y que no cambiaría por nada del mundo.
Al volver a mi casa, y siguiendo con el tratamiento pero solo dos días a la semana, me sentía desprotegida porque HD era como una burbuja, un lugar en el que estaba como “entre algodones” aunque es insoportable al principio. Pero poco a poco, vas recuperando tu vida, el ritmo que es real. Era como una montaña rusa, días muy muy buenos, y otros muy muy malos… Pero poco a poco, he conseguido estabilizar esta montaña.

Para mí la Anorexia es lo mejor que me ha podido pasar. Sí, lo se, suena un poco masoca, pero es así. He podido y sigo podiendo aprender cosas increíbles sobre mí, sobre como funciono, como me relaciono con los demás y el por qué de lo que hago, lo que veo (las imagenes distorsionadas) y lo que siento. Ahora soy una persona que jamás pensé que podría ser. Una chica sensible, perfeccionista (pero saludablemente), crítica (pero constructivas), cariñosa y mil cosas más. También tengo defectos pero… Ahora soy como quiero ser, ahora SOY FELIZ.

Hay muchísimo más de lo que “aparenta” haber.
Hay fuerza para seguir y salir.
Hay fuerza para brillar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.