Mi historia

Hola a todas¡¡¡ Mi nombre es Carla, soy de Valencia y tengo 31 años. Soy médico psiquiatra y hace cuatro años me diagnosticaron una anorexia restrictiva. Como casi todas las personas que padecemos este tipo de trastorno alimentario me caracterizo por ser extremadamente perfeccionista, con una gran rigidez mental e inseguridad, además de una incapacidad para demostrar mis sentimientos emocionales y mis preocupaciones.

Cuando me diagnosticaron la anorexia se me cayó el mundo encima, de repente dejaba de ser la persona que cuidaba y trataba a sus enfermos para ser yo la paciente. No conseguía aceptarlo y esto me dificultaba mi tratamiento y curación. Estos cuatro años han sido un camino bastante tormentoso, ingresos en varias Unidades de Hospitalización, Hospitales de Día y Consultas Externas en los que conseguía aumentar peso pero no era capaz de “parar” y pensar en qué había detrás de mi obsesión por lograr un cuerpo perfecto. Pero poco a poco mi capacidad de trabajo comenzó a disminuir, notaba que ya no rendía tanto en el trabajo, en el que me había volcado al 100% para olvidarme de mí misma, el aislamiento social también era cada vez mayor y todo esto hizo que por fin hiciera caso a una gran amiga y dejara mi ciudad, mi familia y amistades además de mi trabajo para coger un tren e ingresar en el 24 horas del Centro ABB de Sevilla.

Pues bien, hace ya dos meses que me dieron el alta. Sería tontería decir que estoy curada porque todas sabemos que esto va despacio y es un camino lleno de obstáculos, pero por fin, después de mucha terapia grupal, individual y familiar, he logrado comprender lo que está detrás de la anorexia, mis miedos, preocupaciones, y ahora soy capaz de darme cuenta de que la anorexia sólo es una forma de mostrar esos miedos.

En ABB me han enseñado a saber gestionarlos, a pedir ayuda cuando lo necesito. Ahora soy capaz de decir que soy psiquiatra y paciente a la vez, sin sentir vergüenza por ello, porque esta enfermedad no la elegimos nosotras pero lo que sí podemos elegir es el curarnos y yo voy a luchar por ello, para en un futuro espero próximo pueda con mi ejemplo ayudar a personas con este tipo de Trastorno mental. Gracias a todo el equipo de ABB y a todas vosotras, pacientes, por haberme ayudado a aceptarme y quererme tal y como soy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.