Mi Historia

Nací mellizo! y tengo otro hermano mayor con disminución psíquica.
Mi padre y mi madre siguen casados y han formado una unidad familiar muy estable.

 

En el colegio me fue muy bien de notas pero no era felíz del todo. Y al final me sentía un poco prisionero de los buenos resultados, ya que me había identificado con ellos.
Al acabar fui a la universidad por inercia y empecé arquitectura porque mis dos mejores amigos en aquella época iban a ir (que al final no entraron!).

La universidad no me fue muy bien, ya que al salir del entorno protector del colegio conocí mucha gente nueva y me desmadré un poco: muchas fiestas y flirteos con las droguitas de la época. Tuve muchas experiencias desordenadas y extrañas y todo mi mundo externo cambió. Me sentía muy desubicado (aunque extrañamente también me sentía desubicado en el colegio aunque no era muy consciente de ello y aunque mi entorno era mucho más ordenado). Fui tirando con los estudios y me los iba sacando a duras penas y también salía con una chica.

A los 23 años tenía la cabeza llena de confusión, había empezado a leer libros del mundo interior y a hacer algún retiro para encontrarme, y estaba en la fase del caos. Todavía estaba en 3º de carrera y la dejé, y la novia también me dejó a mí. Los siguientes años trabajé en multitud de empleos temporales para pagarme un montón de cursos, talleres y terapias para el crecimiento personal. Fui a curanderos, chamanes, sanadores, médiums… muchas cosas, que en conjunto me fueron muy bien. Fui reuniendo piezas de mi puzle y empecé a salir de la confusión y la oscuridad mental. Pero no acababa de estar fuerte. Me fui 3 veces de casa y las 3 volví al poco tiempo. Sentía mucho desamparo. Me faltaba tocar la raíz. Luego entendí que yo intentaba hacerme autónomo de mis padres sin haber hecho antes un vínculo… desde muy pequeñito me desconecté de mis padres y ahora entiendo que para avanzar tenía que retroceder a sanar esa parte.

En la última experiencia fuera de casa empecé a hacer un régimen muy estricto. Ya llevaba años de vegetariano desordenado y en esos años había leído de todo sobre alimentación: macrobiótica, higienismo, ayurveda, grupo sanguíneo… y utilizaba la alimentación como un método de crecimiento personal. Buscaba purificar mi cuerpo y elevarme a un estado de salud excelso… Además tenía la idea de que conseguir vivir comiendo lo mínimo suponía alcanzar un alto estado de evolución de la conciencia… y pensé que ése era el camino… Empecé a flirtear con la idea: días en que no comía nada y muchos en que poco, mientras iba creciendo un pánico enorme a ensuciarme si comía algo que se saliera de las puras frutas y verduras. Fui perdiendo peso y la comida se convirtió en un problema continuo que me angustiaba. Típico de transtorno alimentariao eh?! Pero yo ni lo sospechaba. Para mí lo que estaba ocurriendo era como un camino espiritual muy duro y personal. A la vez me fui desconectando mucho de mi cuerpo y pasaba el dia en el mundo mental.

Y cómo llegué a un centro de transtornos alimentarios?? Pues en esa época estaba haciendo una terapia de tipo energético, sanación a través del campo aural, con una persona que supo leer bien el  fondo: lo que necesitaba urgentemente era reconectar con mi base, con la familia y con la comida, con la nutrición básica que proporciona una familia a un niño, y con la herida que yo tenía ahí.  Me aconsejó pues, ir a un centro de transtornos alimentarios que conocía, el ABB. Fue un jarro de agua fría total… qué??? A un centro de transtornos alimentarios??? Yo que pensaba que estaba haciendo un trabajo súper espiritual, súper elevado, que creía que era un avanzado a mi época, tratando de vivir sin apenas comer… a un centro de  anoréxicos/as!! No me lo creía… me quedé totalmente bloqueado…

 

Pero me explicó cómo era el tratamiento, cómo me iban a ayudar toda una estructura de distintos profesionales… y sentí muy dentro que  había anhelado eso largamente… poder pararme un tiempo, que por fin el mundo me hiciera un hueco, y dejarme cuidar, ser ayudado… ua… sentía un: por fin!… y mis padres, los grandes apartados en toda la función de mi vida, también lo sintieron así. Ellos se volcaron de pleno y empezó un tratamiento que ha supuesto para mí un enraizar de nuevo en la vida.

 

Para acabar decir que he tenido muchísima suerte de contar con todas estas estructuras, un centro especializado, un entorno familiar, de amigos y de compañeros, y más profesionales de la ayuda, que hacen lo que pueden para seguir construyendo un mundo mejor. En mi historia la clave ha sido el entregarme a recibir toda esta ayuda disponible, el dejarme ayudar y confiar en el proceso.
 

Cómo estoy ahora con la enfermedad?

La verdad es que puedo decir que estoy curado, seguro. He comprendido qué había detrás de toda la angustia con la comida, lo he compartido y he entendido que comer es algo inherente al ser humano y que no somos tanto lo que comemos si no lo que creemos que comemos. Para mí esto ha sido fundamental, reinventar el acto de comer.

 

Ahora concibo la comida como un acto social y cultural. Me encanta comer con los demás y me encanta conectar con otras culturas a través de la comida… un tahin de cordero marroquí, un ceviche (pescado crudo) peruano, unos quesos franceses, una botifarra catalana… lo que sea,  o simplemente cualquier plato cocinado con amor por alguien querido…  me enriquece muchísimo conectar con esta dimensión del comer, y todo esto compartiéndolo con los demás se multiplica aun más!

Ahora disfruto mucho de la comida y estoy muy conectado con mi cuerpo. Y también respeto por tanto mi tendencia natural hacia una alimentación más vegetariana pero, como he dicho, con mil ventanas y bocas abiertas a toda la riqueza y variedad del mundo!

 

4 Respuestas a Mi Historia
  1. roser Responder

    Carlos, gracias por tu testimonio… dices algunas palabras…q me remueven en formato espejo. Cada uno de nosotros tiene una historia… pero esa parte de desconectar del cuerpo,.. de no quererlo ensuciar,…o de machacarlo a ensuciarlo…esas ganas de salir de esa prisión y consumirte,.. esas ansias de ser solo mente y espíritu, … esa idea utópica de poder pasar por encima de las necesidades básicas, yo tb las he sentido…y tb me he obsesionado y creído que eran posible. Ahora siento que se ha de ser un poco de todo… que somos un cuerpo y un alma, y un carácter,… y unas emociones,…y unas energías,… y mucho más.Gracias por tus palabras. Servirán a más de los q ahora puedas creer. Sigue escribiendo. Un abrazo, y felicidades por esa recuperación y esas sensaciones sanas y nuevas.

    • carlos_123b Responder

      Roser! qué bueno lo que dices: las necesidades básicas, este SER CUERPO, esto es lo que nos acerca unos a otros, lo que me hace sentir que pertenezco a la gran família humana.
      Un gran Abrazo y gracias por estar ahí!

  2. SoL* Responder

    Char!
    Qué alegría leerte por aquí :)
    Es, por lo menos, fantástico!
    Prometo seguir leyéndote, desde Argentina!
    Un abrazo enorme, amigo.

  3. Frases Para Reflexion Responder

    Mi entrenadоr me сomento aсеrсa esta pagina.
    De ѵеrdad esta biеn hесha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.