Culpa

Un día puedes empezar a ver la enfermedad con un poco más de distancia, y claro, te alegras, nadie mejor que tú sabe cuanto cuesta cada paso, pero entonces miras atrás y la culpa te invade, YO, si, YO hice eso, o dije áquello, a la gente que más quiero, no diré nunca que la enfermedad lo justifica todo porque no es así, lo hice como pude, como supe, seguramente muy mal, pero ya no puedo cambiarlo, sólo puedo aprender, pero eso no me quita la culpa cuando me recuerdo en según que momentos, sólo puedo decir siento el daño que os hice… y seguir caminando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.