Archivo mensual: octubre 2016

Soledad

Una noche dominada por el insomnio, entre la lluvia y la luna, todo cobró sentido, me di cuenta de que siempre estaría en mí. La cuestión no era llorar sangre para alejarla, siempre iba a estar bajo las mismas estrellas, abrazada por ti (o contigo). Sí, todo encajaba, el puzzle ya estaba completo. Y joder, cuantas rasguñas me había llevado, cuantas ilusiones por el suelo. Pero el día llegó, lo entendí y permití que me abrazara, conmigo, como la sombra. Que suerte tuve de cuidarla, en ella encontré mi esencia y nadie más me la iba a quitar.

Soledad, que bonito nombre tienes.

 Scroll hacia arriba