¡Si Anne nació de nuevo! | Anne B.

rosa

Me cogí de la mano, levanté la cabeza, me pinté los labios de rojo y me dije:

“Hasta aquí. Anne no hay otra opción posible, no eres tan exigente para lo que te interesa, pues ahora por tus mismisimos berres que lo serás para responsabilizarte de ti. Ya no hay marcha atrás. Tu trabajo a partir de hoy y hasta el resto de tu vida es darte amor a ti misma y recuerda que vas 15 años atrasada… Así que tú verás como te lo organizas. Pero no hay otra”

Había tantas cosas maravillosas por tocar, oler, probar, ver y escuchar; había tanto tiempo perdido por recuperar. Tantos proyectos por hacer, tantos amigos por conocer, tantos libros por leer, tanta música por escuchar, tantos viajes por hacer…

HABÍA TANTÍSIMO QUE VIVIR que lo realmente fácil fue:

Fluir,
vivir,
soltar…

Fue fantástico porque al tomar esta decisión, la decisión de vivir mi vida, mi maleta se vació de miedos, reproches, juicios, exigencias, culpas… Entendí que sólo soltando lo viejo podía abrir los brazos y las manos para agarrar lo nuevo. Y como si el universo de repente se hubiera confabulado a favor, se me abrió un abanico de nuevos proyectos, sueños, amistades, ilusiones…

Claro me dije, es lógico ahora SI TE LO MERECES.

La vida te quiere y te brinda abundancia, TU ya no de maltiratas, si no todo lo contrario por lo tanto la vida te da lo que tu de das.

Gracias por este viaje,

Gracias enfermedad por mostrarme que la vida es maravillosa y que cuando uno deja lo que no necesita recibe lo que merece.

Gracias y Adiós bulimia.

P.S. Ese día me acepté, me perdoné y prometí no volver a coincidir con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.