Lecciones de humildad

No hay nada peor para una persona narcisista que escuchar por boca de otro que la clave está en ser humilde. ¿Ser humilde? ¿Aceptar los errores? ¿Vivir con las frustraciones? Cuando lo dice otro, parece fácil. Pero la realidad es que intentar dar ese paso para, como yo lo suelo llamar, bajarse el pedestal, es tan duro que cada días te descubres cogiendo la escalera para volver a subir adonde siempre has estado. Sí, la cúspide, donde te has puesto a base de exigencias, machaques, perfeccionismos que te han pasado una tremenda factura en forma de atracones, vómitos, restricciones, diuréticos y toda la gama de conductas dañinas que por desgracia nos descubre esta terrible enfermedad. Tú querías estar ahí, lo deseabas, pero ahora crees que es el momento de ser más humilde, de gritar: SÍ, SOY IMPERFECTA, ¿Y QUÉ?. Con el paso de los años descubres, y hay días que hasta te convences, de que no compensa vivir así, de que más vales poner un pie varios escalones más abajo sin con eso dejas de tener esa angustia y ese nudo en el estómago que no te permite bajar la guardia. Hay que estar PERFECTA, ser PERFECTA, siempre LA MEJOR. He de confesaros que a veces pienso que no voy a poder. Me está costando mucho esfuerzo. A veces, cuando ya me he sobrecargado o he actuado como la salvadora, me doy cuenta de que ya he metido la pata otra vez. (De nuevo el machaque por, también en esto, no ser perfecta). Debo pararlo antes, advertirlo con tiempo. Si lo consigo, aunque sea algunas veces, ganaré en calidad de vida. Estoy convencida. Y acabaré con esos fantasmas que me dicen que si no estoy siempre ahí, nadie me va a querer. Lo principal es que me quiera yo. En ello estoy….

2 Respuestas a Lecciones de humildad
  1. RAQUEL LINARES Responder

    Hola guapa , me ha gustado mucho tu reflexión , que la tienes que tener presente siempre , aunque cada vez verás como la recompensa, de no querer ser el centro relaja bastante y las relaciones son más intimas y auténticas , de igual a igual .
    Me alegra leerte , un besazo

  2. elsa Responder

    Hola, me alegro que hayas reabierto tus escritos.

    Empecé terapia en febrero de este año, me veo identificada en parte de lo que explicas así que bueno, por aquí seguiré leyendote si es que te animas a seguir escribiendo… Un abrazo y animos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.