Apreciar la vida

Hola queridos lectores,

Hacía mucho que no escribía, la verdad es que ha sido un epoca difícil para mí.
El motivo de este escrito es tan solo uno, intentar ayudaros a apreciar las pequeñas cosas de la vida mediante mi simple y humilde historia. Porque si esto se consigue, os aseguro que seréis mucho más felices.

Ya sabeis que yo pasé y estoy pasando por un transtorno alimenticio…. Supongo que ya estoy saliendo de él pero aún hay días en que me levanto y desearía cambiar mi cuerpo, pero no tan solo eso, tambien mi vida. Aún así, esos días han pasado de ser diarios a esporadicos, ¿ese era el objeivo no? Ahora queda lograr que estos días sean una anectdota. Lo conseguiré, lo sé! =)

Pues bien, desde hace casi un año, estoy saliendo con un chico.
Mi novio, Adrià, tiene cáncer. Últimamente la cosa se esta poniendo fea y no sabemos ni cuando ni como acabará todo este sufrimiento. Y, ¿sabéis? Cuando te imaginas lo peor però porque realmente puede suceder, te das cuenta de lo poco que vale la pena “rallarse” por cosas insignificantes. Todos lo hacemos, no nos debemos sentir culpables por ello ya que en el momento nos parece el peor de nuestros problemas.
Yo, por suerte o por desgracia estoy sufriendo ahora mucho más de lo que había sufrido hasta entonces y por algo serio de verdad. Es triste que tenga que llegarnos una desgracia así para darnos cuenta de lo valiosa que es la ÚNICA vida que tenemos… Pero mas vale tarde que nunca , ¿no?

Esto es lo que os quiero transmitir hoy a todos vosotros/as.
¿Que importa nuestro físico si al fin y al cabo, solo es nuestro transporte por el viaje de la vida?
Pues importa tan SOLO des de el punto de vista de la salud. Cuidar vuestro cuerpo, porque, a pesar de que esa frase típica: “La salud es lo mas importante” la hayamos escuchado miles de veces, no le damos la importáncia que realmente tiene. Sin esta salud, TODO se acaba. Así que no maltrateis a vuestro cuerpo como seguro que muchos/as habeis hecho hasta ahora, incluida yo.

Alimentarlo bien, tratarlo con cariño y con respeto, darle aquello que os pide. Dejarlo descansar pero mantenerlo en forma. Amar a vuestro cuerpo.
Puede sonar un poco “secta” pero simplemente es un consejo de alguien que está viendo como el cuerpo de la persona a la que ama se deteriora.

Hasta la proxima,

Un beso.
*Esther *

6 Respuestas a Apreciar la vida
  1. Beatriz Responder

    Ojalá todas estas cosas nos ayudaran a ver la vida de una manera diferente, a darnos cuenta de que nosotros y solo nosotros somos los únicos que debemos cuidarnos para no enfermar. hay cosas que no podemos controlar, como son ciertas enfermedades y otras que bueno… relativamente si podríamos y podemos. si no nos cuidamos seremos más vulnerables así que vamos a hacer un poquito de caso a esther que tiene razón. un besazo guapísima y ´mucho ánimo

  2. alba Responder

    hola Esther, jo molts cops he pensat q aquelles q passem per un TCA mai hem viscut de prop una malaltia greu. Però quan estàs ficada amb el teu cos, no t’importa res més. En canvi, quan comences a mirar fóra del teu cos i a valorar altres coses, el patiment per la salut d’algú q t’estimes et fa molt forta i et dóna una gran empenta en el teu tractament. Molts ànims, l’esperança és l’últim q s’ha de perdre!

  3. Marina Responder

    Hola Esther, fa molt que ens coneixem i molt que em vas dir lo que et passava. Sincerament m’alegro moltisim de que ja estiguis millor. Encara no m’ho puc creure i estava mirant fotos de l’adri i he descobert això, m’anire passant. Molts anims guapisima; crec sincerament, qe el vas fer sentir el tio més feliç del món.

  4. Shaila Responder

    Hola Esther me ha sorprendido mucho tu historia y sobretodo como la cuentas.
    Solo comentarte que soy una alumna de Periodismo de la URV de Tarragona y tenemos que hacer un reportaje que no se publicará ya que es una práctica de la universidad. En nuestro caso es sobre los trastornos alimentarios y hemos hablado ya con la Fundación ABB que participará en este y era por si estarias dispuesta a contarnos tu historia delante de la camara, ya sea de espaldas o como tu prefieras.
    Si estuvieses dispuesta comunicaté conmigo al mail shaila.cid@estudiants.urv.com y hablamos.
    Muchas gracias de todas formas y sigue adelante!

  5. Al Responder

    hola Esther, sóc alba la noia q et va esriure en aquest últim post. Com fa temps q no escrius, em preocupo per tot el q vas contar al post, m’agradaria pode-te ajudar, però estic segura q tu seràs capaç de tirar endavant al igual q ho vas fer en altres situacions difícils. Molta força!!

  6. Laura y Quim Responder

    Hola Esther.
    Somos los padres de Silvia Bonàs, que también ha pasado por ABB y fue dada de alta el pasado mes de septiembre (también está en el Blog y quizás te sirva leer su experiencia en general, y en éste tipo de casos en concreto).
    En primer lugar decirte que sentimos mucho que tu novio esté pasando por ésta situación, y entendemos perfectamente lo que debes sentir, ya que a Silvia le ocurrió lo mismo pero con un familiar al que quería mucho (con solo 24 años), y también sufrió mucho porque, además en éste caso, el tema acabó mal.
    Desgraciadamente nuestro orden de prioridades suele ‘elevarse’ con pequeños problemas (que a menudo nosotros mismos nos encargamos de hacer más grandes porque, a veces, necesitamos compadecernos de nosotros mismos e incluso que nos compadezcan, y de paso nos presten atención…), llegando a ‘elevarse’ casi al absurdo, y solo situaciones como la que planteas nos obligan a aterrizar (a veces de golpe) y a darnos cuenta de que todo, absolutamente todo, es muchísimo más simple, y que lo verdaderamente importante está en saber (y querer…) identificar aquello que realmente vale la pena, que tiene esencia por sí mismo, de aquello que tan solo es superficial y que en realidad está lleno de vacío…
    Por tanto solo manifestarte nuestro más cariñoso apoyo, y decirte que para algunas personas (como Adrià en éste caso) contar con gente valiente como tú que les regala lo más preciado e irrecuperable que tenemos, nuestro tiempo, es la mejor manera de afrontar lo que pueda venir, por muy duro que sea, y de que nosotros (tú en éste caso) podamos mirarnos al espejo sin miedo alguno y sin autocompadecernos de quien puede y a veces no quiere (nosotros mismos), cuando otros quizás no pueden aun queriendo (gente como Adrià), y eso es tremendamente injusto, a pesar, eso sí, de que se nos escape alguna que otra lágrima…
    Muchos ánimos a Adrià, y un besote para tí.
    Laura y Quim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.