Metamorfosis

¡Hola amig@s!

¿Qué tal? ¿Sabéis? ¡¡Estoy contenta!! Sí, si, contenta y feliz. Me parece casi increible poder decir esto y más aún ponerlo por escrito y que todos vosotros lo podais saber. Antes me habría sido im-po-si-ble!!! Y de esto mismo os quiero hablar. Vengo de pasar un puente estupendo con mis amigos en Madrid, he podido ser yo, he visitado la ciudad, me lo he pasado genial, me he cuidado (º_º jeje) y he podido descubrir que realmente son muy importanes para mi y que creo poder decir que me quieren por como soy. ¿Qué mejor que todo esto? Nada.

Durante la vuelta, en un cortito viaje de 8 horas en autobús, he tenido, como podeis imaginar, suficiente tiempo para pensar y reflexionar. Me dí cuenta entre coches y autopistas que ya no soy la misma. Sigo siendo Esther y eso nunca cambiará pero…

Como mi titulo insinua, una mariposa es un mariposa desde que nace pero hay un momento en que le crecen las alas y se ve preparada para volar. Ya era bella antes pero pocas personas veían su belleza, ni ella misma se la creía. Pero en el momento en que da lugar su metamorfosis y aparecen esos brillantes y vistosos colores se vuelve visible para los demás seres y ella coje seguridad para lanzarse al vacio. Nadie puede discutir que se trata de la misma mariposa pero a la vez, todos la ven diferente. Eso mismo es lo que más o menos siento que me ha pasado a mí. Un paralelismo un tanto arriesgado, pero cierto.  

Mi metamorfosis consiste en una lista de cambios casi interminable que quiero compartir con vosotr@s con tal que veáis que con esfuerzo, todos podemos conseguir sacar lo mejor de nosotros como la mariposa hace con sus colores y echar a volar. He aquí algunos de estos cambios:

  • Empezando por hacer lo que estoy haciendo, ser consciente de mi esfuerzo durante estos años y reconocer mis méritos
  • Me gusta mi pelo rizado. Que carai, ¡Me encanta! :) Os preguntareis que “xorrada” es esta pero para mí es algo muy valioso y que implica aceptarme y sobretodo, dejar de tener un ideal de chica.
  • Puedo salir de casa sin estar perfectiiisima de la muerte, es decir, sin maquillaje y sin la necesidad de ir totalmente conjuntada y super arreglada hasta para ir a comprar el pan…
  • Visto como me gusta no como creo que a los demás les gusta o imitandoles para evitar arriesgarme. La ropa esropa y punto. Puede ser parte de tu personalidad o algo que te caracterice pero no tiene más importancia. Llegar a reconocer esto me ha costado horrores!
  • Soy capaz de dar mi opinión y escuchar al otro. Y lo más importante, poder reconocer que tiene razón y/o que yo me he equivocado. (Bueno… en esto aún me falta un poco de práctica… jeje)
  • Sé que no soy perfecta pero eso no significa ser un desastre ni lo peor de lo peor. Conozco mis virtudes y mis defectos y la verdad, tampoco me gustaría ser perfecta. ( ¿En serio? ¿Me he vuelto loca? NOOOOO! Lo pienso de verdad!!! 😉 )
  • Puedo ser cariñosa con quien me apetece, demostrar a las personas que me importan mi afecto y que les quiero. Debo reconocer que aún a veces me cuesta un poquito ya que para mi significa arriesgarme a que me puedan hacer daño pero aún así, es un riesgo que merece la pena.
  • He descubierto, atentos señores y señoras, que puedo tener iniciativa para proponer cosas a los demás y también para conseguir lo que yo me proponga!
  • Puedo estar sola fisicamente sin sentirme necesariamente sola y angusiada.
  • He dejado casi por completo uno de mis peores vicios: ver a los demás como “superiores” o “inferiores“. Como todo vicio, al igual que dejar de fumar, cuesta, ya que es una addicción y crea una dependencia pero con el tiempo, ese “mono” o tendencia es cada vez menor =).
  • Aunque a veces me sigue costando si no estoy muy bien, puedo pasear por la calle y sobretodo por el centro de Barcelona (equiparable a veces a un desfile de modelos…¬¬’) sin compararme con absolutamente todas las chicas.
  • Sé que los estudios no son lo más importante para mí, ni tampoco lo que me hace feliz. La gente que me aprecia no me valorará por un numero sinó por como soy. Puedo aceptar una baja calificación, sintiendome un poco frustrada eso sí, pero siendo consciente de que aqui no se acaba el mundo. Es más, he aprendido a no tener envidia y una constante competitividad con esas personas que sacan mejores notas y hasta poder felicitarlas.
  • Sé poner nombre a mis sentimientos y identificarlos en cada momento.
  • Puedo compartir mis sentimientos y a menudo, pedir ayuda.
  • No tego la necesidad de competir con mi hermana. Simplemente somos diferentes, ni mejor ni peor. Y y no hago de “segunda mamá”, sinó de hermana mayor lo cual es mucho más gratificante. Si algun@ teneis hermanos y os pasa esto… os lo recomiendo, disfrutar de vuestr@s herman@s ya que nos pueden ayudar mucho y podemos aprender mucho de ellos, de verdad.
  • Puedo mirarme en el espejo o ducharme sin sentir asco y auténtica repugnáncia hacia mí. Es una sensación tan desagradable setir eso… Llegué a odiar ducharme porque lo pasaba realmente mal.
  • Tengo ilusiones y sueños por cumplir 😀
  • Cuando estoy de “bajón”, sé detectarlo, diferenciarlo, saber de donde proviene y no dejarme llebar por eso ni que contamine todo lo que me rodea.
  • Tengo bastante claros mis objetivos en la vida.
  • ¡Os podría casi asegurar que sé como soy!
  • He aprendido a delegar algunas cosas en los demás y no sentir que si no lo hago yo no va a salir falsamente “perfecto”. Tolerar y aguantar ese control.
  • Puedo aceptar mejor que antes las críticas.
  • decir que no en muchas situaciones (pero aún faltan algunas). Por ejemplo, puedo decir que no me apetece salir sin tener que inventarme escusas o mentir para que no piensen (o sentir yo) que soy aburrida y sosa. Una cosa no tiene nada que ver con la otra.
  • Me he quitado las etiquetas que yo solita me había pegado con “superglue”. La mayoría de ellas eran una defensa, algo bajo lo que poder refugiarme pero irreales.
  • Acepto mi cuerpo. ¡Claro que siguen habiendo partes y cosas que me gustaría que fueran diferentes pero no siento que sea un adefesio!
  • Soy mucho más sincera con todas las personas, especialmente con mis padres y conmigo misma.
  • No tengo la necesidad de esconder mi estado de ánimo y fingir estar bien y feliz siempre si no es así.
  • Poco a poco, voy asumiendo mis responsabiliades y voy perdiendo el miedo a hacerlo mal o defraudar.
  • ¡¡¡Aprendo de los errores!!!
  • Puedo ser clara si alo me molesta o no estoy de acuerdo.
  • Sé quien son las peronas importantes para mí y diferenciar entre amigos, compañeros,etc. También soy consciente de a quien le importo y no me interesa buscar más personas. Las que tengo son suficientes porque lo que importa no es la cantidad sinño la calidad. ¡Y cuanto me ha costado ver esto por favoor! Buffff…jeje
  • He descubierto que soy más fuerte de lo que pensaba.
  • Me arriesgo mucho más tanto emocionalmente como en diferentes situaciones. Porque, el riesgo es algo que se debe asumir para poder descubrir y vivir.
  • Conozco mis gustos y preferencias. Vamos, que sé lo que me gusta y lo que no. Puede parecer una tonteria o algo muy simple pero tenía la cabeza echa un lío. No sabía si eso que hacía, que decía o que me ponía me gustaba a mí o a los demás. En ese mometo sentía que tomaba yo las decisiones pero realmente cuando me he parado a pensar, en muchos casos no era lo que yo quería sinó lo que pensaba que tenía que querer. ¡Hasta me obligaba a que me gustaran ciertas cosas! Qué tonteria, ¿verdad? Todo es mucho más fácil cuando haes lo que a tí te apetece. ¡Es una sensación increible!
  • Veo que puedo ser independiente. Ya no me siento indefensa y desprotegida si estoy fuera del entorno familiar donde creía estar a cubierto de todo.
  • Puedo decir: “¡ME GUSTA COMO SOY!”

Así que ya veis, he logrado sacar mis alas y estoy aprendiendo a volar. Y ¿cuál es la mejor forma de aprender? Practicando, es decir, volando. Volar significa arriesgarse. Y arriesgarse vivr. Así que, ¿que os parece si nos encontramos entre nubes algun día de estos? Ya me contareís qué tal la experiencia. :) Ah! Advertiros de una cosa, al igual que un pollito las primeras veces se cae o vuela bajo e inestable pero no desiste hasta poder volar cada vez más alto y con más seguridad, vosotr@s tampoco debeís rendiros. Las vistas pueden ser maravillosas. No renuncieis a ellas.

 

Besos!

4 Respuestas a Metamorfosis
  1. Beatriz Responder

    ole! ole! y ole!

  2. benjamin Responder

    solo puedo decir, bravo!
    espero dentro de un tiempo poder decir lo mismo que tu.

  3. Mila Responder

    Esta carta está llena de ánimos para vosotr@s y para nosotros, madres y padres.
    Me ha encantado leerte. Gracias y un besazo.
    Mila (Madre de Mar)

  4. sheila Responder

    Me alegro muchísimo de esa metamorfosis, has luchado porque esos cambios se produjeran y al final todo esfuerzo tiene su recompensa. Mereces VIVIR Y SER FELIZ. A ver si hablamos un día con un poquito más de calma, por aquí han estado las cosas han estado un poco complicadas pero bueno… parece que poco a poco se van calmando las cosas, pero cuesta tanto…
    Un besazo enorme guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.