Talón de Aquiles

Cuánto tiempo que no escribo, demasiado…

Mis defectos siguen ahí. Raro que, antes me sentía que podía con todo, quería ser lo máximo y se lo hacía creer a los demás. Me esforzaba y esforzaba por ser guay. Todo iba bien, todo era estupendo!

Hace tiempo que se me cayó la máscara y empecé a ver que, quién más demuestra y mejor cara pone es quién más inseguro es y más esconde. Así era yo, exigente conmigo misma y con mi vida… i tenía que demostrar-lo continuamente.

Pues bien, ahora que ya hace tiempo que todas las inseguridades afloran… y que me veo tal y como soy, insegura y con poca autoestima… y este es mi trabajo diário. Porqué, que hay peor que ser exigente e inconformista, pero al mismo tiempo sentir-te que nunca es suficiente? fatal, es una combinación catastrófica! Trabajo para que la exigencia baje y la autoestima suba, hasta el punto de equilibrio que me permita sentirme satisfecha.

Siempre hablo de lo mismo ultimamente ¿no? vaya, mi TALON DE AQUILES!!

Total que ya sabéis por dónde voy, así que procedo a escribir otro post con un consejo que me dió ALBA… ¿porqué no nos cuentas lo que sí tienes? pues ahí voy y valorar si todo es tan malo, malísimo y negro, negrísimo como yo lo veo a veces (aprovechemos la ocasión que llevo días de positivismo!!)

el vaso medio vacío

mi vida no es lo que había soñado…

Siempre había soñado o pensado que mi vida debía ser de una manera en particular… mi casa de 4 habitaciones, economicamente cómoda, con un marido ejecutivo/emprendedor, mi primer hijo/a a los 30, un buen trabajo con responabilidad dónde me sintiera plenamente realizada: como mujer, como trabajadora, como esposa y como madre.

Miro a mi alrededor y no existe… Algo que me cuesta! una barbaridad. Aceptar que las cosas son como son, no como las sueño. Mi vida es como es… y esta bien como esta, todo un proceso de aceptación personal que me supera!! Me cuesta horrores no fustigarme por lo que “no tengo” y eso me supone frustre tras frustre y mucha tristeza. Pese a que cada día, hago el ejercicio de mirar a mi alrededor y pensar “venga, no esta mal” para aprender a vivir el presente (no en mis sueños o aspiraciones) para poder construir piedrecita a piedrecita, aquello que quiero pero con los pies en el suelo.

Es verdad que los jóvenes de hoy en día no lo tenemos nada fácil. Es la etapa que nos ha tocado vivir… pero me supera!!

emprender el vuelo

Siento estar tan desconectada…

Estoy asustada pero también tengo muchas ilusiones. En menos de 1 mes, doy el paso, y a mis 30 años me voy de casa. Pensaréis: ya era hora! pues os voy a contar algo…

Cuando entré al tratamiento era una chica independiente, que a sus 28 años vivia su propia vida. Vivía con una de mis mejores amigas en un piso en l’Eixample de Barcelona. Salía, entraba y hacía lo que me daba la gana. Era la chica que “yo quería ser” aunque todo quedaba en apariencia. A escondidas vivía sometida a la báscula, a mi propia dieta, a los vomitos, a la mala relación con mis padres, etc. Solo era “perfecta” de puertas hacía fuera, por dentro me sentía vacía, sola y pequeña. Y me había resignado a que mi vida era así, que nunca podría dejar de someterme a la báscula.

 Llegó un dia que decidí que no podia continuar así. Fui valiente! Decidí pedir ayuda. Visité un centro para TCA que encontré por Internet. Y allí empezó todo, mi lucha hacía una vida más auténtica, dónde podía ser yo misma, dentro y fuera. Sin aparencias. No fue nada fácil de ahí viene mi tardanza… porque a mis 28 años tuve que volver a mi casa, con mis padres y dejar una vida medio construida. Y lo peor, también tuve que dejar el trabajo…  si miro hacía atrás ¡¡¡que orgullosa me siento!!!

Y ahora que se acerca el momento de volver a volar cojo aire y respiro: “No soy la misma que se fué de casa la primera vez”. Muchas cosas han cambiado: ni vomito, ni tengo una dieta mega-restringida, puedo vivir sin la coca-cola light, los chicles y sin una báscula ¡! Todo lo que era sumamente obsesivo, esticto y necesario para mi ha desaparecido. ¿Y sabéis lo que he construido? una Laura más madura, más consciente, más auténtica, mejor amiga, más atenta, etc. (podría continuar). Que gusta mucho más a la gente, a mi gente! Y a mi misma!

Parar tu vida para poner solución a tu anoréxia no es perder el tiempo, es aprovecharlo al máximo para sacar lo mejor de una misma, aprender y mejorar!

Mi amorcete!

IMG_6879El día 12 de Julio del 2008 escribía lo siguiente:
“Y desde aquí quiero decirles a dos personas, que las quiero. Y que a pesar de desear mucho algo y de repente perderlo… que ahora todo se ve negro… que con los días miren a su alrededor y valoren que se tienen el uno al otro, y a una familia y que nada esta perdido!! Conseguirán su propósito y eso es lo más importante. Muchos ánimos Néstor y Alejandra”

Fue uno de las temporadas más tristes que recuerdo en mi vida. Hablada del deseo de mi hermano y mi cuñada para ser papás, de su lucha y de la frustración de no conseguirlo. No ha sido fácil pero quiero dedicar este POST a mi sobrinito LUCAS, recién llegado de Colombia esta primavera, lo mejor que me ha pasado este año, porque Lucas ha conseguido hacernos sonreír y llenar de felicidad a toda una familia: abuelit@s, ti@s, prim@s, pero sobretodo a sus papás.

Cuando estoy con él, sonrío y pienso que es una de estas “pequeñas cosas” por las que vale la pena salir de esto y vivir de OTRA MANERA.

Dándome oportunidades

IMG_6457y han pasado una vacaciones más… y miras atrás y ves que, a pesar de las “cosillas”, cada vez las cosas funcionan mejor y respiro y me siento bien. Más tranquila, más confiada, más YO.

“Nadie dijo que la vida fuera fácil” y no lo es. Que la alegría, las risas y los buenos momentos se llevan bien, pero los conflictos, las discusiones y los malos ratos hay que poder llevarlos también, y cuesta ¡dime a mi si cuestan! algo tan humilde como pedir perdón o/y perdonar. Escuchar, mirar al otro y hablar.
Aprendo que el ORGULLO es un mal compañero. Que me sirve de gran coraza para no hacer y para huir…

Y la comida es a veces algo difícil. Se entremete en mis cosas y aunque cada vez menos me priva de ser libre. Siento que la comida es el miedo a crecer, a afrontar, a mirar la vida de frente… pero ahora siento que la venzo… aunque cueste. Hago el esfuerzo MAS grande todavía porque me queda un paso para aprender a cuidarme… y como siempre que arriesgas afloran los mismos miedos: podré controlarme, será demasiado y la incertidumbre. Solamente hay un camino… hacerlo y aprender… y si hace falta equivocarse y rectificar!! Y sobretodo, comprovar que NO PASA NADA.

Hay algo que siempre me ha servido decirme… hay que intentarlo!! porque hacerlo de “a nuestro modo” ya lo sabemos y siempre podemos volver atrás. Hay que darse la oportunidad de hacer las cosas de otra manera… a ver que pasa.

Me doy LA OPORTUNIDAD!

que mala es la envidia

son mejores que yo… tienen ese cuerpo que yo siempre he querido o ese modo de vestir.
Ella es más guay que yo. Viste mejor, es más guapa, gusta más o tiene mejor cuerpo.

Esta es la sensación que me ha invadido toda mi vida. Durante 15 años y desde que tengo uso de razón. Y lo peor es que, pese a que lo trabaje y trabaje todavía me invade. No logro superar esa sensación que me entristece y que me hace sentir tan mal. Me da vueltas y vueltas la cabeza cuando entro en ese círculo solo pienso en “ella es mejor” y en como yo podría superarlo. Me hace sentir, de repente, más gorda…

Y es frustante saber que no se puede… pienso que nunca podré superarlo porque creo que siempre voy a sentir que habrá tias “mejores” que yo en eso. Idealizo. Y se que no lo hago como antes, pero me cuesta no meterme en la rueda…

Y tengo que hacer un esfuerzo para que cuando siento que alguien es mejor (que tal vez lo es) no desmerecer lo que yo tengo. Porque lo mío, hasta hace tres días estaba genial… Pero que mala es la ENVIDIA!!

images

1 año…!!

¡¡Hace un año que iniciamos el camino de los Blogs!!
La verdad es que a menudo no le doy mucha importancia a esta pequeña faceta de mi vida. Ser una “blogger” de 1espejo1000ventanas, pero ayer puedo decir que me sentí MUY ORGULLOSA de estar aquí y poder participar con todas/os mis compañeras/os en este proyecto.

1esp1000ventanas
Hicimos una cena y compartimos un montón de historias y experiencias que nos habían pasado en el tratamiento y en el blog. Y fue muy emotivo, y divertido, por supuesto. Pudimos ponerles voz y cara a las chicas de otras CCAA.
Solo quiero felicitar a los/las que tomaron la iniciativa de todo esto, a todos y todas las que nos leéis que se que sois muchas/os.
Por supuesto no quiero dejar de animaros a los que estáis metidos en esta enfermedad a que si queréis formar parte de algo hacerlo de algo SANO, de una comunidad que os aporte salud, alegría, compañerismo y autenticidad de manera saludable. Muchos ánimos.

emociones negativas

No se manejarlas, me ahogo en ellas… no las se sentir, no las se vivir, no las tolero, no me gustan, me frustran. Porque la gente tiene que ser vistimista, tanto llanto, tanta debilidad. Yo soy más fuerte y más capaz. Pero, la verdad es que a veces me siento como una niña pequeña que no puede dejar de reír y cuando no ríe se enfada. Que no le gusta estar triste, ni que los demás lo estén. Y entonces pienso que no quiero a la tristeza en mi vida, me enfada porque no me deja disfrutar. Pero, una vez más olvido el respeto hacia mi misma y hacia los demás…
Hay tantas cosas que no me gustan de mi y además, hay que tolerar emociones que a veces te hacen sentir una “mierda”… te frustran, te entristecen, te empequeñecen, te cabrean, te enrabian, te hieren… ¿Que hago cuando las siento? ¿Me cabreo contra el mundo y me fumo en cigarro? ¿Me emborracho? ¿Como? ¿Vomito? ¿Tiro comida? ¿Quemo Kcal? ¿Llamo algún tío?
Puedo, podemos, hacerlo de otra manera. Maneras, se que las hay, solo necesito que alguien me dé las herramientas, me diga cómo puedo hacerlo. Tiéndeme una mano y seré capaz. Lo sé. Se que puedo hacerlo y que puedo contar contigo.

cuando el camino se vuelve más duro…

es duro enfrentarse a la comida…
Cuando entras en tratamiento lo primero que tienes que superar es el miedo atroz al “plato” y llevar una alimentación mucho más adecuada. Debes ordenarte con la comida y perder el miedo desmesurado al descontrol.
Y pese a que cuesta, la única manera de vencer el miedo es enfrentarte a él y comprobar que no pasa nada y, comprobar que hay detrás de tanto miedo.
Llegado este punto, el camino se vuelve aún más difícil porque topas con aquello más profundo. Topas con lo intangible, los sentimientos, aquellos los cuales comida esconde, aquellos los cuales comida tiene sumergidos.
Y es aquí dónde pica, y es aquí dónde duele trabajar. Porque hablar de comida, de lo gorda que estás, de lo enferma que te encuentras, eso… eso… es fácil, chicas.
Pero no es tan fácil hablar de lo que una siente, de cómo se siente versus la família, de cómo se siente cuándo actúa y de cuáles son sus limitaciones.

1 2 3  Scroll hacia arriba