Talón de Aquiles

Cuánto tiempo que no escribo, demasiado…

Mis defectos siguen ahí. Raro que, antes me sentía que podía con todo, quería ser lo máximo y se lo hacía creer a los demás. Me esforzaba y esforzaba por ser guay. Todo iba bien, todo era estupendo!

Hace tiempo que se me cayó la máscara y empecé a ver que, quién más demuestra y mejor cara pone es quién más inseguro es y más esconde. Así era yo, exigente conmigo misma y con mi vida… i tenía que demostrar-lo continuamente.

Pues bien, ahora que ya hace tiempo que todas las inseguridades afloran… y que me veo tal y como soy, insegura y con poca autoestima… y este es mi trabajo diário. Porqué, que hay peor que ser exigente e inconformista, pero al mismo tiempo sentir-te que nunca es suficiente? fatal, es una combinación catastrófica! Trabajo para que la exigencia baje y la autoestima suba, hasta el punto de equilibrio que me permita sentirme satisfecha.

Siempre hablo de lo mismo ultimamente ¿no? vaya, mi TALON DE AQUILES!!

Total que ya sabéis por dónde voy, así que procedo a escribir otro post con un consejo que me dió ALBA… ¿porqué no nos cuentas lo que sí tienes? pues ahí voy y valorar si todo es tan malo, malísimo y negro, negrísimo como yo lo veo a veces (aprovechemos la ocasión que llevo días de positivismo!!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.