La perseverancia

Para todas aquellas que se encuentran luchando contra estas enfermedades y que sienten que desfallecen quiero compartirles la siguiente reflexión:

Nadie llega a la meta con su primer intento, ni se perfecciona la vida con una simple rectificación, de la misma manera que nadie alcanza la altura deseada con un solo vuelo.

Nadie camina por la vida sin haber pisado en falso muchas veces…nadie recoge una cosecha sin trabajar duramente, sembrar la semilla y abonar la tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en algunas ocasion …es, ni se sube a un barco sin temerle a la tempestad, ni llega a puerto sin remar lo necesario.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie puede edificar evitando el martillo, ni se cultiva una amistad con Dios, sin renunciar a uno mismo.

Nadie llega a la otra orilla sin pasar a través del puente.

Nadie llega a tener el alma brillante sin el diario pulido de Dios.

Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.

Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible.

Nadie conoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie llega hasta el pozo de Dios, sin caminar y sufrir la sed del desierto.

“Si tienes claro el objetivo, si todavía conservas algo de fuerza y de voluntad,
si mantienes los ojos puestos en Dios y crees, obedeces y perseveras con fe,
te aseguro, que no dejarás de alcanzar tus sueños”

No importa lo difícil que sientas que es, no es imposible salir de este agujero llamado anorexia y bulimia y tener una vida plena y feliz, para lograrlo la clave está en  no es ponerse metas a largo plazo sino irlas reafirmando día y día y si algún día caes pues te levantas y sigues andando. Lo importante es que sepas que no estas sola y que eres capaz de lograr lo que te propongas solo tienes que ceer en tí misma. :)

La vida nos da golpes difíciles pero no imposibles de superar

Sé que me he perdido de este blog y después de mi primera entrada no publique ya nada mas, quiero disculparme de todo corazón por perderme y ya nunca más escribir nada a todos ustedes que se tomaron el tiempo de leer mi primer post y por todos sus comentarios. Los últimos meses han sido complicados para mi, ha sido como un viaje de ida y regreso del infierno al igual que lo fue con mi trastorno alimenticio hace ya 4 años.

Hace un año y tres meses contraje matrimonio con la persona a quien creí era mi alma gemela. Un chico al que conocí en el 2009 cuando él vino a dar una capacitación a mi lugar de trabajo, salimos un par de veces y comenzamos una relación en la cual me sentí la mujer más feliz del mundo porque, después de todo lo que había pasado, creí que era el momento de experimentar y saborear la verdadera felicidad que merezco, así como lo experimente cuando decidí dejar que la bulimia no controlara mas mi vida.

Luego de un año de relación, nos comprometimos a casarnos y tuvimos una boda espectacular el 23 de octubre de 2010, pero por circunstancias ajenas a nosotros, él tuvo que regresar a su país de origen, Canadá, y yo me quedé acá en El Salvador, todo funcionó bien por un par de meses: manteníamos contacto constante con llamadas, mensajes, video conferencias, etc. Él incluso vino a visitarme  en Abril justo cuando cumplíamos 6 meses de matrimonio.

Después de esa visita todo fue cuesta abajo, yo sentía que él estaba cambiando: ya no era cariñoso como antes, ya no respondía a mis llamadas, no hablaba conmigo todas las noches como antes y finalmente esas horas se hicieron días y luego semanas hasta que en Agosto del 2011 me pidió el divorcio aduciendo que yo lo había ahogado y alejado al perseguirlo, meses después, en Octubre del 2011, descubrí la verdad: él estaba viendo a otra persona desde antes de casarnos pero por alguna razón habían discutido y terminado la relación y fue en ese momento que él me propuso matrimonio y se casó conmigo, pero no bien hubo regresado a su país reanudó la relación con ella y hasta ese momento seguían juntos, esperando su primer bebé y es por eso que él quería divorciarse de mí.

Al confrontarlo me humilló diciéndome cosas crueles e hirientes tales como que ya no me quería y que se arrepentía de haberse casado conmigo, que nunca más quería saber nada mas de mi y que me alejara de sus vidas para que los dejara ser felices y tener la vida que siempre habían querido…No puedo describir el dolor que sentí y lo terrible que esto me hizo sentir y eso hizo que cayera en una profunda depresión en la que he estado sumida estos últimos meses y de la poco a poco he ido saliendo recién este mes.

En esa época perdí el apetito producto de la depresión y llegue a perder 7 kilos en un mes llegando a pesar 40 kilos (cuando mi peso es normalmente de 47) y recién estoy recuperando mi peso. Ahora que he pasado por una etapa anoréxica debido a mi depresión he logrado comprender (y recordar) lo mal que se siente estar atrapada en una situación en donde tu cuerpo te pide a gritos alimento y tu mente se niega a aceptarlos.

Sin embargo, tengo que admitir que la misma voluntad (y la ayuda oportuna que encontré en la terapia) que me mantuvo fuerte y no me dejo renunciar a mi tratamiento y a mi lucha en esta enfermedad me hizo fuerte y me preparo para aceptar, soportar y superar cosas y situaciones tan complicadas como esta.

Ahora me doy cuenta que Dios siempre tiene un propósito para todas las situaciones que pasamos en nuestras vidas: cuando estaba enferma y luchando con  la bulimia no entendía porque me había pasado esto a mí, porque, si Dios me quería, permitía que sufriera en esta enfermedad sin sentido ni entendía que de bueno podría sacar de esta experiencia, (y creo que mas de alguna de ustedes lo ha pensado, que esta lucha contra la anorexia y la bulimia es una lucha inútil pero no lo es) y ahora me doy cuenta que la terapia, el apoyo y el hecho haber superado esto me preparó para poder superar esta situación.

Así que si tienes ganas de renunciar, de no seguir, de echarte a morir porque sientes que no puedes, que esta lucha es inútil y solo estás perdiendo tu tiempo no le des cabida a esos pensamientos negativos, está bien sentirse mal y caer, deprimirse, sentirse triste pero no permitas que eso te venza, ve a tu terapia y enfócate en ella porque ahorita quizás no le veas el sentido pero yo te aseguro que es como tener un dinero en una caja de ahorros o en un banco, no sabes cuándo lo necesitaras para sacarte de un apuro.

Así que adelante y no te desanimes, no importa lo que pase ni lo difícil que tu lucha sea cuando te sientas desfallecer busca ayuda, mira a tu alrededor y tomate el tiempo de observar, apreciar y agradecer a las personas que están a tu lado y que nunca te dejarán sola porque para otras persona pueda que tú seas solo una persona más en el mundo, pero para tu familia y la gente que realmente te quiere, tú eres el mundo entero.

No desfallezcas nunca

Bueno, no quiero alargarme mucho en mi primer post, ya habrá tiempo de compartir experiencias y vivencias personales mas adelante.

Creo que no necesito explicar en que consisten los trastornos alimenticios y en particular la bulimia que fue la que me ataco a mi, ya que todos los pacientes que sufrimos de algun transtorno de la alimentación pasamos por circunstancias similares.

Mi bulimia fue típica de un libro: chica que quiere adelgazar porque no se siente a gusto con los kilos que ha cogido de mas por los hábitos (y la comida) poco saludable que consumía y que, al no darle resultado la dieta, se decanta por atracarse para posterirmente purgarse.

Creo que no necesito describir con lujo de detalles lo que acontece en el diario vivir de una bulimica, vosotras lo sabéis mejor que nadie. Lo que quiero con este post es reafirmarte que si se puede salir de esto, que si hay esperanza, que si hay una vida  mas allá de los atracones, las purgas, los ayunos, los laxantes, los ejercicios extenuantes y todo eso que todas conocemos tan bien, pero requiere voluntad y compromiso.

Quiero dirigirme a ti y a nadie mas que a ti que me lees en este momento, yo se lo que estas pasando, yo se la soledad que sientes y el vacio interior, yo se lo que se siente que las chicas “guapas” se consigan a los mejores chicos, que ellas sean el centro de atención, que cuando te ves en el espejo no veas mas que una chica de 200 kilos cuando no pasas de los 45, que pases frío aunque afuera haya un calor infernal, que tu piel se vuelve opaca y sin vida, que te sientas obsesionada con el peso y la figura, que tu pelo se caiga… yo sé y comprendo tu compulsión (y tu miedo), asi como el alivio pasajero que sientes de comerte un pastel o una pizza entera y luego correr al baño a purgarte para evitar que eso se refleje en al báscula ( que al final no es mas que un cacharro inanimado pero que nos aterroriza tanto) y eso haga mella en tu autoestima, yo lo se y te entiendo porque yo estuve presa en ello por 8 largos años.

Quiero que en este primer post que lees te sientas acompañada y te des cuenta que no estas sola, que no tengas miedo, que nadie te va a juzgar solamente por ser bulimica o anorexica, que habemos miles de chicas que hemos luchado y seguimos luchando para vencer esto, que hay una vida mas allá de todo eso, muchas estamos aqui para comprenderte, darte ánimos, para apoyarte y ayudarte a levantarte cuando recaigas y decirte: venga no pasa nada, en eso consiste la vida, en caer y levantarse para seguir andando. Pero quien tiene que tomar la decisión y el compromiso de dejarlo eres tú y nadie mas que tú.

Se que suena muy complicado pero la verdad es que vale la pena intentarlo, y no me digas que eres feliz con tu trastorno alimenticio o que es algo que tu has elegido y que puedes dejar a voluntad, porque puedes engañar a todos pero muy dentro de ti sabes que no eres feliz, que anhelas una vida donde los ayunos o los atracones no sean tu pan diario, y que por mas que lo has intentado sabes que no puedes dejarlo tu sola.

A ti mi querida lectora, quiero darte mi testimonio que si se puede, que si hay una vida que vale la pena ser disfrutada. Pero tienes que tomar la decisián y el compromiso de hacerlo, no te negare que salir de ese patrón en el que estas inmersa es complicado pero no es imposible, no te negaré que recaeras muchas veces, pero ánimo, la vida es de los valientes y de los que se esfuerzan por salir adelante día a día, decite a ser libre de la esclavitud de Ana o Mia y veras que la vida es mas hermosa de lo que piensas.

Si te decides a dar ese paso de salir adelante, de liberarte de esa esclavitud en la que estas sumida ahora creeme que contarás con el apoyo de mucha gente que estará ahi para ti y que te abrirá la puerta a posiblilidades mucho mas hermosas y felices, a una vida donde tu tomes tus decisiones sin que castigues a tu cuerpo por ello, porque fuera de la bulimia y la anorexia hay una vida plena, llena de satisfacciones pero en donde estas ahora no hay nada mas que el vacio, la soledad y eventualmente la muerte.

Asi que ánimo, no te dejes vencer nit e desanimes, créeme que una vez que rompas tus ataduras veras la vida de otra manera, no es fácil y tampoco quiero que piensen que porque dejas de purgarte o comes sanamente tu vida se transformara mágicamente y seras feliz por el resto de tu vida, no. La vida te dará muchos dolores de cabeza y te enfrentará a situaciones complicadas pero que seran mas fáciles de resolver y asimilar si eres libre de tus “amigas” Ana y Mia.

Cuenta conmigo y considerame una amiga en la que puedes confiar, que estará aqui para apoyarte, escucharte, ayudarte a levantarte cuando caigas sin juzgarte; porque eres una persona hermosa que merece tener una vida plena y feliz.

Mi historia

Mi historia con los trastornos alimenticios comienza en el año de 1999 cuando contaba con 16 años. A esa edad me mude de una ciudad pequeña a la capital para comenzar mis estudios universitarios.

Durante toda mi infancia y mi adolescencia fui una chica normal, ni gorda ni flaca, soy pequeña ( apenas mido 1 metro con 56 centímetros) y todo parecía estar bien incluso en el área de la comida.

Mis padres son médicos de profesión y en la casa nunca me privé de nada a la hora de comer, pero al mudarme lejos de ellos y debido a los cambios tanto personales como académicos comencé a comer mucha comida chatarra que me hicieron ganar un par de kilos y fue cuando comence a sentirme a disgusto con mi cuerpo, al grado de iniciar una dieta para bajar esos kilos de mas y volver a ser una chica delgada y por ende “guapa”.

Mi “dieta” no estaba supervisada por ningún profesional, simplemente deje de comer frituras y todos aquellos alimentos demasiado calóricos comenzando a pasar hambre, logré mantener ese régimen por una semana hasta que ya no pude mas y me di mi primer atracón. Recuerdo haberme sentido tan culpable que me induje el vomito para “limpiar” mi cuerpo y evitar ganar mas peso, desde entonces la bulimia se apodero de mi con repetidos ayunos durante el día, atracones y vómitos por las noches por espacio de 8 años, los cuales fueron los peores años de mi vida.

Luego de todo ese tiempo me di cuenta que si no actuaba para parar esto iba a morir, asi que decidí buscar ayuda para poder dejarlo. Durante esos 8 años trate en repetidas ocasiones de dejarlo por mi misma pero no pude, siempre recaia, sobre todo cuando me encontraba en situaciones de estres extremo que me llevaban a atracarme de comida para purgarme después.

El día que tome la decision de dejarlo fue el día mas complicado y a la vez el mejor dia de mi vida, El mas complicado porque me daba miedo dejar esa manta de seguridad que me producía la bulimia, me daba terror el pensar que no iba a ser capaz de superalo y ser una persona normal, me daba terror el no poder renunciar a ella y tener una identidad fuera de la bulimia, pero al mismo tiempo, me sentí feliz porque finalmente supe que estaba tomando una decisión que no solo me cambiaría la vida sino que me salvaría de una muerte segura.

Muy dentro de mí sabia que sino paraba lo que le estaba haciendo a mi cuerpo lo iba a llevar hasta la muerte y tomar esa decisión de mostrarme ante los demas, descubrirme ante ellos, admitir que necesitaba ayuda fue lo que marcó la diferencia entre una vida plena y una vida de sufrimiento.

No quiero decir con esto que una vez que uno logra controlar su trastorno alimenticio uno se vuelve la persona mas feliz del mundo y que todos tus problemas se van, no que va. Los problemas cotidianos siguen ahí pero el ser capaz de liberarte de eso te ayuda a enfrentar mejor la vida

En el camino hacia mi recuperación caí un sinnumero de veces pero al final lo logré y quiero expresar que hay esperanza, que hay una vida mas allá de la bulimia y la anorexia una vida mas plena donde te sientes libre porque ya no eres esclavo de una enfermedad que poco a poco te va robando la felicidad y la vida.

 Scroll hacia arriba