Archivo mensual: agosto 2013

nuevas brisas*

Días de cambios. Días de una visión distinta de la misma realidad. Sorprendida… Parece mentira como uno puede valorar las cosas de forma diferente con el paso de los días. ¿Cuál ha sido la diferencia, el punto de inflexión? Sin ninguna duda: la COMPRENSIÓN.

Cuando estoy muy inquieta y mi cuerpo se rebela en forma de ansiedad, tengo 2 opciones: desesperarme y machacarme con el “otra vez igual, siempre con la misma canción…” (hecho que me congela, me satura, no me deja avanzar) o comprender PORQUE se me activa este mecanismo. El cuerpo y el alma son muuuy sabios, y cuando no cuidamos de nosotros mismos, se nos avanza para protegernos. Quizás no utiliza las decisiones más coherentes, y el camino conocido es el mas fácil de utilizar en momentos de “crisis”. Pero sin entender el porqué, NO SE DESHACEN LOS NUDOS…

Estos últimos meses he tenido mucha intensidad de trabajo en mi vida. Mi ritmo laboral ha sido frenético, y el tiempo para mi misma se ha visto reducido considerablemente. No he sido amable conmigo misma, y no me he cuidado todo lo que necesitaba. Me olvidé de tener tiempo libre, de saborear la vida lentamente, de no vivir programada con horarios y esclava de la agenda. Y la manera que he utilizado para evadirme ha sido comiendo de más, tanto para calmar mi ansiedad como para “gratificarme”.Mi justificación ha sido: ” Ya que he trabajado todo el día, “me merezco” comer lo que me apetezca” (aunque quizás lo que mi alma necesita es descansar, desconectar o dejarme cuidar…)

El “problema” es que cuando el hambre es emocional, ni mil millones de chocolatinas harán que te sientes llena. Así que estas últimas semanas he decidido reducir horas de trabajo y cuidar más mi tiempo libre, ya que este ritmo no me hace feliz. Sin ninguna duda, “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita…”

Un besito!!!

Marta

 Scroll hacia arriba