Archivo mensual: septiembre 2013

el poder de un abrazo…

Darse un abrazo cálido y intenso con alguien a quien quieres en un día en los que te cuesta ser positivo tiene mucho mejor efecto que atiborrar de comida tu cuerpo… Es el mejor alimento para nuestra alma, y ni todo el chocolate del mundo podrá igualarlo (y además no tiene efectos secundarios! 😉 )

Este maravilloso gesto capaz de transformar ánimos es gratuito y muy muy poderoso.. Pero para que haga efecto en nuestros cerebros necesitamos una dosis mínima diaria y continuada, como esa pizca de azafrán que poco a poco va coloreando y transformando el color y sabor de nuestros platos…

Te reto a que pruebes de lanzarte al mundo de los abrazos en tu día a día… Ninguno te dejará indiferente, y tu camino será mucho más dulce y placentero!!! 😉

volverse gris*

Inconscientemente, la vida actual nos empuja a seguir un estilo de vida predeterminado, donde el éxito tiene unos parámetros muy definidos. Parece que, para llegar a ser “alguien” en la vida, debemos conseguir ciertas cosas sin cuestionarnos si realmente nos llenan: estudios superiores, un puesto de trabajo “adulto y estresante”, un dominio perfecto del inglés, una pareja estupenda, una buena vivienda… y, por supuesto, un cuerpo “esbelto y bonito”.

 

Lo que nos hace vibrar y nos llena realmente muchas veces queda en segundo término. Lo importante es TENER, CONSEGUIR, ESFORZARSE, SACRIFICARSE. Parece que sin esfuerzo, las cosas pierden valor. No dejamos que la vida fluya… Nos empeñamos en intentar diseñarla y modelarla de acuerdo a estos parámetros, aunque el precio que paguemos sea tristeza, vacío o una sensación de que te estás volviendo “gris”.

 

Y esto es peligroso… muy peligroso. Vamos por la calle y vemos miles de ciudadanos “normales”, que aparentemente han conseguido lo que socialmente valoramos como éxito, pero incluso con todo esto, se siguen sintiendo grises. Supervivencia, nada más… ¿Cuántos de ellos acaban sintiéndose constantemente ansiosos o deprimidos? ¿Cuantos acaban adoptando conductas perjudiciales para ellos mismos, tipo adicciones o relaciones dependientes? El porcentaje es altísimo…. Por lo tanto, refleja que algo no estamos haciendo bien…

 

Evidentemente, el modo en el cual está montado el mundo no nos lo pone fácil. Hay miles de facturas que pagar, títulos académicos que conseguir para optar a ciertos trabajos, condiciones pésimas a nivel laboral, poco tiempo libre y una sociedad cambiante y con mucha prisa. Ante todo esto, cuesta mucho encontrar ciertos momentos de calma y permitirnos saborear el momento. Pero creo firmemente que todos debemos encontrar un espacio para sentir que estamos vivos… A través de la lectura, escritura, espiritualidad, voluntariados, deporte, conversación… podemos aprender a gestionar mejor toda esta incertidumbre y inquietud que constantemente nos rodea…

 

Nuestro día a día refleja nuestro estado interno emocional… ¿Te atreves a indagar en él? 😉

Estar “bien”

Qué significa estar “bien” para mi?

La respuesta a esta pregunta ha ido cambiando durante los últimos años…

Antes de empezar el tratamiento, asociaba estar “bien” con estar delgada y tener un cuerpo determinado, y sentía que el día que pudiese “controlar” todo ese desbarajuste que tanto me atormentaba todo sería felicidad para mí (ya que no sentía que pudiera haber algo más horrible que aquella sensación de estar constantemente al borde del caos).

Cuando empecé el tratamiento, idealicé totalmente la idea de que después del alta todo sería de color de rosa. Me imaginaba tranquila conmigo misma, sin dudas existenciales, y con unos comportamientos siempre de manual. Recuerdo que pensaba: “cuando esté bien, tendré coraje para hacer…”; “cuando esté bien, ….”

Y ahora, después de 6 años de empezar con esta aventura del re-descubrimiento y con un año de alta a mis espaldas, vuelvo a re-definir lo que para mí en este momento es ESTAR BIEN:

ESTAR BIEN es dudar, pero sin entrar en “cortocircuitos” ni sentir que mi vida se desmorona;

ESTAR BIEN es en ocasiones sentir tristeza, pero siendo consciente de que ésta, al igual que la alegría, es pasajera y temporal;

ESTAR BIEN es tener miedo a que las cosas no me salgan como yo quiero, pero sin paralizarme constantemente por mis miedos;

ESTAR BIEN es asumir que aún hay hechos que me cuestan (¿a quién no?), pero siendo consciente de que estoy rodeada de personas fantásticas a las que puedo recurrir;

ESTAR BIEN es tener días en que ni yo misma me aguanto, pero por lo general sentirse bastante amiga de la chica que veo cada mañana reflejada en el espejo;

ESTAR BIEN es apreciar el hecho de ESTAR VIVA, con todo lo que conlleva ésta (constante impermanencia), pero aún así, saber VALORAR el hecho de que CADA DÍA ES UN REGALO.

y para ti, ¿qué es estar bien?

😉

 

kaizen*

Si tuviera que definir mi filosofía de vida en una sola palabra, sin duda escogería KAIZEN. La descubrí durante el tratamiento leyendo un libro que me encantó (“el monje que vendió su ferrari”), y desde entonces ha estado presente en mi vida.

Kaizen (改善) significa “cambio a mejor” o “mejora” en japonés. El uso común de su traducción al castellano es “mejora continua” o “mejoramiento continuo”.

“¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!” es la base de la milenaria , y su significado es que siempre es posible hacer mejor las cosas. En la cultura japonesa está implantado el concepto de que ningún día debe pasar sin una cierta mejora.

Sin duda, creo que la vida tiene sentido con esa mentalidad… Nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos, de evolucionar en diferentes aspectos y de replantearnos ciertas acciones y comportamientos cuando dejan de sernos útiles…

Y vosotros, ¿tenéis alguna “palabra mágica” que os impulse a navegar por la vida?

😉

 

 

 Scroll hacia arriba