Archivo mensual: noviembre 2013

Compañeros de viaje*

Sin duda, el sabor de boca dulce que deja pasar por una experiencia como la que viví fue la gran calidad humana que me acompañó durante ese camino. Personas que, sintiéndose también perdidas pero con un fondo de inconformismo ante aquella situación, decidieron hacerle un pulso a ese embrollo y mirar a la vida directamente a los ojos, aún con el miedo a la incertidumbre y al descubrir qué se escondía detrás de la tapadera del TCA.

Compartimos miles de confidencias, descubrimientos, lloros, tristezas y miedos… pero también alegrías ante los pequeños avances, ante los permisos que poco a poco íbamos consiguiendo, satisfacción al echar la vista atrás y observar el camino recorrido y felicidad ante la nueva forma de vivir que se nos iba presentando: más tranquila y sana, con menos perfecionismo y obsesión y, sobretodo, con una mayor calidad de vida.

Hoy recuerdo aquél agosto de 2007 que crucé la puerta de Abb por primera vez. El miedo y la frustración ante mi falta de “control” de la situación eran mis principales acompañantes… Y también recuerdo la salida por la misma puerta 5 años más tarde: satisfecha, feliz y con un saco de amigos con los que puedo contar incondicionalmente.

Algunos al día de hoy estáis muy presentes en mi vida; otros circunstancialmente no, aunque el cariño que me une a vosotros siempre está presente en mi. Así que os digo GRACIAS de todo corazón, os deseo lo mejor del mundo y que aprovechéis la gran oportunidad que tuvimos un tiempo atrás! :) un besazo!!!!!!! 😀

caminos…

DECIDIR… Vértigo e ilusión. Incertidumbre y suave cosquilleo esperando lo desconocido. Miedo a desprenderse y ganas de descubrir. Ying y yang…. En fin, ambivalente, como la gran mayoría de elementos que forman parte de nuestra vida.

Nos aferramos a objetos, personas y situaciones que aunque actualmente no nos sirvan, no nos hagan felices o no nos permitan vibrar a causa del miedo a DECIDIR CAMBIAR ALGO.  Aunque sabemos que la vida es limitada, que nada nos asegura que mañana sigamos aquí o que la vida puede dar un vuelco en cuestión de segundos, muchas veces nos quedamos paralizados ante la toma de decisiones. ¿opción aparentemente “segura” o aquella que recupere el brillo de nuestra mirada? ¿dejarse llevar por aquello que culturalmente y socialmente se considera “exitoso” o “triunfador” o aquello que nos haga levantarnos cada mañana sintiendo la gratitud de estar vivo y con una sonrisa de oreja a oreja? ¿aceptar dejarse llevar por el gris de la rutina o por la luz de la lucha por nuestros sueños más íntimos y profundos?

Supongo que la situación de cada uno es un mundo, y eso hace que no existan decisiones “correctas” o “incorrectas”… en cada camino uno gana cosas nuevas y deja atrás algunas otras, y sólo con la perspectiva del tiempo se puede apreciar realmente todo lo aprendido. No pienses que los demás lo tienen más fácil: quizás no tienen las mismas luchas que tú, pero batallan con otros fantasmas y miedos. Así que atrévete a dibujar tu camino… si decides desde el corazón, siempre tendrás la aprovación de la compañía más especial: la de ti mismo :)

 Scroll hacia arriba