valorate mas que nunca :)

“Solo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás.

Solo cuando manejas tu soledad puedes manejar bien una relación.

Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer,

respetarte para respetar y aceptarte para aceptar,

ya que nadie da lo que no tiene dentro de si mismo.

 

Ninguna relación te dará la paz que tú mismo no crees en tu interior.

Ninguna relación te brindará la felicidad que tu mismo no construyas.

Solo podrás ser feliz con una persona cuando seas capaz de decirle bien convencido: “No te necesito para ser feliz”

Solo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que manipular a los que dices querer. 

Para amar necesitas una humilde AUTOSUFICIENCIA,

AUTOESTIMA y la práctica de una LIBERTAD RESPONSABLE. 

 

Por eso, AMATE MUCHO, MADURA y se EL PROTAGONISTA

DE TU PROPIA VIDA!!! :)

el miedo al cambio

El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable que nos asusta o creemos que nos puede hacer daño. Es provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado (…)

Tengo tendencia a bloquearme ante la sensación de miedo. Nunca he llevado bien la incertidumbre, la improvisación, el dejarme llevar. Durante muchos años (especialmente en los momentos más críticos de la enfermedad) he evitado afrontarme a muchos de ellos, esquivándolos o derivandolos a otras personas (familia, amigos…). El problema viene en que el miedo SOLO se supera afrontandolo. No hay otra vía, no hay otra solución. Sino VUELVE, quizá en el momento en que menos te lo esperas, pero no desaparece.

Uno de los miedos que durante más tiempo han estado presentes en mi vida es el MIEDO A MEJORAR. Durante muchos años he vivido de una determinada manera, con unas ideas sobre el mundo y sobre mi misma que, aunque fuesen bastante negativas, eran conocidas para mí. Esto hacía que, aunque tuviese nuevas estrategias para afrontar las situaciones, volviese a acudir a aquellas valvulas de escape que, aunque momentaneamente me evadian del problema, cuando volvía a la realidad lo único que hacían era crearme otro y aumentar mi malestar. Incluso durante muchos momentos del tratamiento he recurrido otra vez a estas antiguas herramientas, especialmente en la de paliar mi ansiedad comiendo descontroladamente. Una y otra vez. Durante semanas, meses, años. Hasta que llega un dia donde dices BASTA. Y para SIEMPRE.

TODOS MERECEMOS UNA VIDA DIGNA Y SER FELICES, A RESPETARNOS Y A DISFRUTAR DE LOS BONITOS MOMENTOS QUE DA LA VIDA!!!

Boicotearse no sirve para nada! Poco a poco uno consigue cojer las riendas de su vida ya obtener estrategias para afrontarlo que no acaben siempre en un supermercado o en la nevera..!!!!!!!

ANIMO!!!!

“En el reconocimiento de la debilidad se encuentra la fortaleza,
en la aceptación del miedo se encuentra el camino de la superación personal…”

Libérate de los círculos viciosos!!!!

Me levanto por la mañana con una sensación extraña. Una mezcla de inquietud, nerviosismo y euforia. Eso me indica de que hoy el día ya no irá bien. Me visto, me voy a estudiar y paso la mañana un poco ausente. Mis amig@s me preguntan si me ocurre algo, y yo respondo que no, que simplemente estoy cansada. Llego a casa al mediodía, como y, nerviosa, espero que mi madre se vaya a trabajar. Luego es cuando empieza el plan que llevo todo el día maquinando: las visitas al súper, andando rápido por la calle para que nadie me vea, la llegada a casa y la sensación  de éxtasis que me inunda. Enciendo la televisión, y mientras como, mi mundo se para. Es como si flotara. Acabo con todo lo que tengo, y voy a por más, hasta que me siento llenísima. Entonces todas esas sensaciones desaparecen, y en su lugar me visitan la culpabilidad (“siempre igual, no tienes fuerza de voluntad”), la angustia, el desprecio hacia mi misma y la desesperación. Un dia más. Me tumbo en el sofá desolada hasta que llega mi madre de trabajar. Cuando me pregunta qué ha sucedido, la culpo de la situación, siempre con alguna excusa (“no te preocupas por mi lo suficiente”, “me siento sola por tu culpa”…). Ella se desmonta y llora desconsoladamente. Yo me siento aun más culpable. Le pido perdón, y acabamos las dos con el ánimo por los suelos. Le juro que nunca más me pasará, que a partir de mañana todo será diferente. Se lo prometo miles de veces….*

Esta fue mi situación casi diaria durante muchos años de mi vida. Triste, pero cierto. Es importante no pasar por alto estos episodios, no relativizarlos, porque nadie que se tenga un mínimo respeto deja que los maximos protagonistas de su vida sean un supermercado y un sofá. Nadie se merece esta situación. Es cierto que lo desconocido da miedo, pero… luchar por una vida mejor vale la pena. Tenemos la suerte de que es una enfermedad curable, asi que, si os habeis sentido reflejad@s, os animo a que pidais ayuda y que lucheis por un futuro mejor!!! Después de la tormenta, puede salir el sol!!!! :)

Un besito a tod@s!!!!! 😀

No te rindas…. :)

Este es uno de mis poemas favoritos, que me sube el ánimo en los días menos alegres… espero que a vosotr@s también os sirva!!!

Nadie dijo que fuera fácil… pero creerme que vale la pena!!!!!!

Después de la tormenta… siempre llega la calma! 😉

 

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos…*

 

¿¿Culpabilidad?? No, mejor responsabilidad!!!!

Siempre he pensado que todos nacemos con una baraja de cartas que no podemos escoger bajo el brazo. Todos tenemos cartas buenas, y cartas no tan buenas. En mi caso, nací afortunada en muchos aspectos: tengo una familia que me quiere, tengo buenos amigos, he podido escoger mis estudios, tengo buena salud, tengo un hogar…. No obstante, todas estas cartas han estado durante años eclipsadas por las que no eran tan positivas para mí: mis inseguridades, mis miedos, mi gran perfeccionismo, mi mentalidad radical (o todo o nada), el odio hacia mi cuerpo… en definitiva, la no aceptación de mi realidad, de mi baraja, de mi día a día.

Poco a poco esto ha ido cambiando… Una vez aceptas que la realidad es así, y que, aunque no puedas escoger tus cartas iniciales, eres TÚ quien decide como jugarlas, la visión de la realidad cambia. Entiendes que, al fin y al cabo, todos tenemos nuestras luchas, nuestros retos, nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades. Y aunque estas no desaparecen (estar bien no significa no tener miedos, ni inseguridades, como antes idealizaba), aceptas que no eres perfect@ (igual que nadie en este mundo), y que tienes un sinfín de cartas positivas bajo el brazo. Aunque en los momentos más bajos cuesten de verlas, estas cartas siempre están ahí. Por lo tanto, el triunfador es aquél que aprende a manejarlas de la forma más positiva para sí mism@.

No tienes la culpa de sufrir este problema… pero si que tienes la responsabilidad de luchar para salir de esto y cultivar un futuro mejor, más positivo y más digno para ti mism@. La solución no está en la lamentación… si no en aprender a manejar tu baraja lo mejor posible!! 😉

 

¡Hola mundo!

Me llamo Marta, tengo 22 años y vivo en un pueblecito cercano a Barcelona. En el verano del 2007, después de 3 años de lucha en solitario sin resultado,  empecé el tratamiento en ABB para recuperarme del trastorno por atracón que me impedía disfrutar de mi día a día. Han sido unos años intensos, donde, entre sonrisas y lágrimas, me he ido conociendo y comprendiendo. Ahora estoy en la fase final, y me encantaría poder compartir con vosotr@s como me he sentido y me siento, y que mis vivencias os puedan ayudar de alguna manera.

1 2 3 4 Scroll hacia arriba