Taller de cuerpo

Lo siento, sé que llevo tiempo sin escribir. Pero me he propuesto volver a hacerlo una vez a la semana. Sé que me irá bien y que, claro está, os irá bien a vosotras.

Me gustaría compartir con vosotras/os el taller que hicimos sobre el cuerpo. Consistía en que nuestro cuerpo nos escribía una carta expresando lo que sentía hacia todo lo que le habiamos hecho durante años. Esta fue mi carta:

Querida Mireia,

soy tu cuerpo y te escribo esta carta porque necesito decirte algunas cosas. Sé que no ha sido tu culpa, sé que has pasado muchas cosas que te han hecho daño y que la única solución que encontraste en su momento fue cambiarme y mantener tu atención en mi. No obstante, hay muchas cosas que no puedo entender, demasiadas cosas que me han dolido, que han hecho que hasta yo sienta odio hacia mi mismo.

Me gustaría saber porque desde tan joven me odias, porque me comparabas con la otra gente, porque me criticabas de esa forma. Yo no era culpable de desarrollarme de esa forma, yo te quería y, con 13 años, comencé a sentir que tu ya no sentías la misma estima por mi. Comenzaste a cargarme cosas de las cuales yo no tenía la culpa. Decidiste que moldeándome conseguirías ser alguien que no eras.

Tu problema fue creer que conmigo conseguirías cambiar tu forma de ser y la vida que habías tenido desde hacia años.  Pero yo Mireiano tenía el poder de hacer todo esto y sigo sin tenerlo.

Durante años has hecho que pasara hambre, que cada vez me debilitara más, me has pegado, has vomitado encima de mi, me has expuesto al intenso frío y a la máxima calor sin pensar en cómo me podía sentir, no me has hidratado, solo me has insultado y me has hecho creer a cada segundo que tenía que morir por culpa de no haber sido como querías que fuese.

Sé que ahora estás arreglando todo el daño que me has hecho, sé que te arrepientes, que si lo hubieses sabido hacer de otra forma lo hubieras hecho. Pero vigila Mieia, continuas dándome un papel bastante básico en tu vida. Recuerda que yo no puedo hablar por ti, ni hacer ni cambiar por ti, que yo solo soy una prte, pero hay otra de más grande que sí que puede cambiar aquello que quieres o que no quieres en tu vida.

Recuerda que te quiero, que te perdono, que no te tengo rencor. Por favor empieza a quererte, a valorarte, soy parte de ti, nunca he querido lo peor para ti.

Mucha suerte en tu camino y hasta pronto.

Tu cuerpo.

2 Respuestas a Taller de cuerpo
  1. Rosa L. Responder

    Hola compi blogueril.
    Qué razón tienen nuestros cuerpos, si es que les hemos dado para el pelo… Yo recuerdo, cuando estaba en el tratamiento, que me puse de compromiso mimar a mi cuerpo y me abrazaba a mí misma y le decía cosas bonitas, ¡es lo que se merece después de tanta discriminación!
    Un besote guapa.
    Rosa.

    • Mireia Responder

      Nos vemos en pocos días compi :) tengo ganas de conoceros!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.