Miradas | Ángel

 

Mírame,
y ella me mira pero no mira a nadie,
mira sedada, de cera,
sin admirarse por nada.

Míranos,
ella nos mira, añorada desde muy lejos,
nos mira fijamente a los ojos,
buscando su infancia.

Mírales,
ella les mira, son sus hermanos, sus amigos,
que la miran, la buscan, la quieren.

Mírate,
ella se mira y no se reconoce,
mira a su alrededor, está cansada, se duerme.

Mírala,
parece que ya ha despertado,
que ya ha regresado. Sonríe.

Mira,
qué suerte, la de vida que tienes por delante.

Angel, papá de Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.