El Puzle | Montse

La vida pasa rapidamente cuando miras todas las cosas que dejas atrás. La experiencia vivida en estos cuatro años es muy gratificante, dolorosa, importante y sobretodo personalmente enriquezedora. Porque muchos son los recuerdos, malos, duros, especiales.

Pienso que todo el entorno de nuestra “familia” por fín tiene un sitio claro en nuestras vidas. Costó  mucho poner las fichas donde debían. Por parte de Julia y por parte nuestra (sus padres). Porque la enfermedad la tenía Julia, pero en parte el remedio, o una parte de la medicina la teníamos nosotros, su familia.

El juego empezo y el puzle desordenado empezó a moverse. Mil piezas y  no había manera de encajar.

Julia buscando su sitio y nosotros entrando y saliendo pero sin llegar a colocarnos. Había mucha lucha pero a veces  no queríamos jugar.

Cuando empezaron a encajar las piezas y su Padre y yo salimos del juego, empezo a mejorar. Poco a poco el puzle iba cojiendo forma. Julia empezaba a resolver su vida.

Estoy orgullosa de haber puesto nuestra vida en orden. Nuestra separación (aunque yo no lo veia claro) fue muy buena para nuestra hija.

Puedo decir con orgullo que ahora somos un matrimonio separado muy fuera de lo común. Porque una cosa si tenemos muy clara y es que nuestra hija es lo mas importante en nuestras vidas. Ahora podemos mirarnos a la cara con orgullo, sinceridad, aprecio.

Julia esta con su puzle, miuy adelantado. Las piezas que faltan las colocará a lo largo de su vida y pienso que con la experiencia que tiene y con las ganas de salir adelante y ser feliz, las irá poniendo quizas con muchos errores, pero de una cosa estoy segura y es que  todo lo que nos ocurre en esta vida es para bien!!!

Un beso y muchos ánimos a todos.

Reflexión | Montse

Cuando llevas mucho tiempo en el Centro y ves la buena evolución de tu hija, llegas a pensar que cuando llega el Alta saldrá perfecta. Bueno esto es lo que yo pensaba hasta ahora. Perfecta en el sentido de que si es insegura, se volverá segura, si es tímida pues no sera tan tímida etc. Un día hablando con ella me dijo; a mí en el Centro lo que han hecho ha sido curarme la anorexia, pero lo que no pueden hacer es cambiar mi caracter y mi manera de ser. Esto me hizo pensar múchisimo, porque a veces aún siente inseguridad y yo pensaba, ¿ pero a estas alturas del tratamiento y aún se siente insegura?.

El día del aniversario de este gran blog, cenando, Sara sacó el tema y entonces pensé que tenía toda la razón.Entonces entendí que cuando salen del Centro salen perfectamente curadas pero sobretodo muy humanas, con sus defectos, cualidades y conociendose muchisimo.

Creo que el valor de la amistat y la ayuda a las compañeras de grupo es super importante durante el tratamiento  y que las ayudará el resto de su vida, a saber escuchar, a saber aconsejar y sobre todo a valorar el apoyo de una amiga cuando lo necesitan.

Esta es mi reflexión sobre este asunto que me apetecia mucho compartir con todos. Espero que estareis de acuerdo conmigo.

Un beso para todos.

Montse

Recuerdos | Montse

Siento todavía el olor especial que la habitación de Julia hacía. Olor a enfermedad, a dolor, a angustia, sufrimiento. Entrar en su habitación era entrar en un mundo extraño, Compartir un dolor que yo no entendia. Muy al principio me pasaba todo el día yendo a la habitación para ver lo que hacía, escuchaba desde la puerta, me sentaba en la escalera para oir, entre sollozos, como pasaba las horas encerrada en su habitación.

Entrar en el Centro de alguna manera me tranquilizó pero también seguir las pautas tan durísimas me angustió.Pensé que no podría ayudar a cumplirlas estrictamente. Son muchas cosas, espejos tapados, prohibiciones de entrar en la cocina, no hablar de comida ni cuerpo, ir acompañada a todas partes, entrenar familia y amigos, apuntar ingestas y un largo etc.

Pienso que es duro pero con el tiempo tambien nos da una fuerza increible y un apoyo incondicional con las terapeutas.

Yo era muy madre que le arropaba muchisimo porque a parte de verla muy debil y pequeña pensaba que le ayudaba tener alguien como yo siempre al lado. Me equivocaba del todo y me di cuenta a lo largo del tratamiento. Dejar crecer a las hijas en parte importante en esta enfermedad.

He aprendido muchisimas cosas buenas, sufriendo y a veces no entendiendo demasiado las cosas que te aconsejan las terapeutas, pero siempre te das cuenta ,pasado algun tiempo, de que todo aquello era para bien.

Yo no veía ningún final en el tratamiento, dí por sentado que esto sería toda la vida igual. Porque se levantan y vuelven a caer, siempre igual. No puedes decir “está bien ” porque están un día perfectas y a la mañana siguiente con la recaída.

Apendí como todas las madres muchísimas cosas y doy gracias por ello porque sin estas profesionales, estaria cometiendo los mismo errores que hasta entonces.

Tengo que dejar de escribir aunque me siento muy a gusto.

Un beso a tdos.

Presentación | Montse

La idea de poder dar mi testimonio como madre de Julia, la verdad es que parece muy interesante, una manera de poder ayudar a otros padres, poder contestar preguntas y dar consejos.

Mi testimonio al ver a Julia como empezaba con esta enfermedad es en verdad muy angustiante. Porque al principio piensas que tu hija no puede tener esta horrible enfermedad. Buscas soluciones alternativas, médicos de cabecera, opiniones de amigos etc. pero la realidad es dura de aceptar. ANOREXIA. Luego empieza el largo camino del tratamiento.
Julia era una niña buena, muy educada, perfecta hija y perfecta alumna, además de inteligente, guapa, la niña que cualquier madre querría. Pero detrás de esta apariencia, había una niña sufriendo muchísimo, con una autoestima muy baja, había una niña que no era feliz. Cuando escribo esto se me saltan las lagrimas porque quien quiere que su hija sea infeliz?
Una vez aceptas que tiene un problema, con mucho miedo pedimos ayuda. En este caso al centro ABB.. Todavía recuerdo la sensación tan inexplicable al hablar con Raquel. Aquí en este mismo momento, empezábamos el largo camino de la curación.

Julia a sido una paciente muy complicada. Creo que su tratamiento ha dejado huella. Pero ahora está por fin en etapa III.

A partir de hoy escribiré a menudo mi experiencia y espero animar a muchos padres a poder dar su opinión , a preguntar , a poder expresar esta angustia que todos tenemos dentro y que de alguna manera podemos compartir.

Un beso,

Montse

1 2 3 4 Scroll hacia arriba