tratamiento

La importancia de las salidas | Chari y Antonio

home-sweet-homeUna de los momentos del tratamiento que más nos afectó fue cuando nos comentaron que era bueno para los pacientes que conviviesen durante un tiempo en casa de otros que también estaban en tratamiento y que nosotros recogiésemos a otros en nuestra vivienda.

A pesar de ello dijimos que adelante y modificamos algunas cosas en la casa para que ello fuese posible.

Cuando recibimos a la primera paciente, Sara estaba en una etapa muy preliminar y la paciente estaba en una etapa más avanzada. Salvado el primer momento nos sentimos bastante bien y para Sara y nosotros fue una gran ayuda. Luego pasaron bastantes más.

Llegó un momento en que las pacientes que recibíamos estaban en etapas menos avanzadas que Sara, algunas en situaciones complicadas, pero a pesar de ello aportamos lo que pudimos y aprendimos también algunas lecciones.

Creemos que en ningún momento, ni en los primeros, dejamos de sentirnos nosotros responsables del control de las pacientes y procuramos no descansar en ellas, durante las primeras etapas de Sara, la responsabilidad que considerábamos nuestra. Cuando Sara estuvo en una etapa más avanzada era ella misma quien tomaba en muchos momentos la batuta.

Durante y después de las visitas, algunas de bastantes días, mantuvimos contacto con los terapeutas para comentar aspectos que creíamos de interés para el avance de los pacientes.

Ni que decir tiene que cuando Sara tuvo que salir, lo hizo, y cumplimos las pautas que nos dieron sobre contactos aunque a veces nos costó.

Creemos que nos ayudó mucho a comprender la enfermedad y facilitar la curación de Sara el haber actuado tal como lo hicimos. Esperamos que también nuestra actuación haya ayudado a otras pacientes que pasaron por nuestro domicilio.

Para aquellos padres y familiares que estén en la misma situación que nosotros les queremos comentar que hagan lo posible porque los y las pacientes puedan realizar sus salidas cuando durante el proceso de curación estas sean necesarias. Nosotros tenemos un piso pequeño en el que convivimos cinco personas, aparte de las mascotas, y Sara ha visitado casas con muchos medios y otras humildes y pequeñas. Creemos que lo importante es conocer otros entornos y situaciones pues eso nos ayuda a crecer a todos y comprender que hay muchos tópicos sobre los enfermos y sus entornos que no son ciertos.

Chari y Antonio

Hay tratamientos que pueden con la enfermedad | Chari y Antonio

..ABB Sevilla Noviembre 2012 _45Aunque llegó un momento en que comenzamos a ver un comportamiento extraño en nuestra hija que siempre había sido la “hija ideal” no llegamos a ser conscientes de la pesadilla por la que estaba pasando hasta bastante después.

No se trata de recordar todo el proceso pero si queríamos exponer que fue Sara quien dio el primer paso y comenzó el primero de los tratamientos. También fue ella quien lo quería dejar después de convencernos de que estaba enferma. Durante el mismo se produjeron algunos episodios de hospitalización pero por la propia enfermedad.

Este tratamiento se agotó porque llegó a un punto que era más de lo mismo y buscamos otro. Durante éste, nosotros y el equipo médico que la atendió de urgencia, tuvimos la experiencia durísima de temer realmente por la vida de Sara (ella lo ha contado en uno de sus posts) y por eso nos quedó claro que el tratamiento no funcionaba con Sara; de hecho el equipo terapéutico nos informó de que Sara era un caso perdido y sus posibilidades de salir de la enfermedad, incluso de vivir, eran muy limitadas. Esto nos convenció de que no podíamos dejar que la enfermedad continuase minando su salud.

Había que buscar otro totalmente diferente y afortunadamente, después de un breve paso por otro intermedio que sirvió para aprender algunas técnicas pero que también se agotó enseguida, lo encontramos.

El proceso que nos explicaron en este nuevo tratamiento, y que ha dado lugar a la curación de Sara, tenía cierta similitud con una de las experiencias de curación que habíamos encontrado en uno de los muchos libros y artículos que habíamos leído buscando alguna luz para la solución al problema de nuestra hija. Esta experiencia fue la única, sin ser muy exagerados y sin querer hacer comentarios de muchas de las cosas que leímos, que verdaderamente nos pareció seria y verosímil.

No dudamos que hay casos cuya solución es muy difícil por muchísimas causas, incluso algunos imposibles, pero tampoco dudamos que hay tratamientos que, aunque resulten extraños hasta que realmente los comprendes, permiten la curación de la enfermedad y se adaptan bastante bien a una mayoría de casos.

Recordar el pasado, con varias hospitalizaciones y cinco interminables días de UCI, así como el proceso por el que se llegó a esa situación, es muy duro para nosotros pero nos sentiríamos muy satisfechos si esta experiencia nuestra ayuda para dar fuerza en los momentos difíciles a otros padres, familiares y amigos de enfermos.

Chari y Antonio

 Scroll hacia arriba