Mi historia

Mi historia empieza cuando yo era pequeñita, claro no podía tener síntoma, era muy pequeña, pero ya tenía rasgos donde se notaban grandes cuotas de responsabilidad y exigencia desmesuradas para la edad que tenía.

Tuve pocos amigos, ya que casi siempre estaba con mi madre. Nos cuidábamos la una a la otra, mi padre trabajaba y estaba siempre fuera y yo adquirí la responsabilidad de estar con ella, hasta que nació mi hermano. Tenía 9 años, y como ya he contado en el blog, me sentí muy abandonada por mis padres. Recuerdo muchos momentos de aislamiento y un poquitín de rabia hacia ese bebé que me había quitado la atención de mis padres, por otro lado, tampoco contaba con mi familia con la que tengo una relación bastante especial, ellos viven todos en Cádiz y yo siempre me he sentido muy sola en ese aspecto, sin poder disfrutar todo lo que hubiera querido con ellos y recuerdo que cada vez que venía de vacaciones, con cuatro o cinco años, me pasaba horas sentada detrás de la puerta con mis muñecos y pensando en mi familia.

Por ese, entonces, a los 9 años además del nacimiento de mi hermano, sucedió otra cosa que me hizo sentirme muy diferente frente a los demás. Fui la primera persona que desarrolló en mi clase, empecé a tener formas y di un estirón grande, por eso, recibí algunos comentarios que empezaron a hacer mella en mi cabeza, mi cuerpo siempre fue más de mujer que de niña y eso se notó en EGB. Con respecto a mi carácter, recuerdo que era una niña muy exigente, que siempre estaba estudiando y siempre tenía que ser perfecta para mis padres y mis profesores, cuando los profesores no contaban conmigo para cualquier cosa, yo me sentía muy mal y pensaba que ya no era especial, que ya no me querían y que no hacía nada bien, cuando tan sólo era que había más gente con la que contar, pero el caso es que yo sentía que tenía que controlarlo todo, ya a esa edad.

Durante la adolescencia, nada cambió en cuanto a mis inseguridades. En mi casa me volví más reservada, ellos tenían a mi hermano y yo no contaba. Sólo podía destacar por los estudios, mis padres se tenían que sentir orgullosos de mí por algo y me acogí a eso. En el instituto, no dormía cuando había exámenes, si iba a un examen me lo tenía que saber todo y sacar una mala nota significaba para mí, fracasar.

Estuve visitando a la psicóloga del centro porque muchas veces los sentimientos me desbordaban, sentía que no podía tirar hacia adelante y que, hiciera lo que hiciera jamás era suficiente…tampoco confié mucho en ella y no funcionó en ese aspecto.

En este momento, empecé a relacionarme más con los compañeros, con la gente en sí. Pero, recuerdo momentos en los que yo sentía que no pintaba nada en ningún grupito de gente, que yo era un cero a la izquierda y que no era importante, entonces me dedicaba a hacerle la vida fácil a los demás y nunca, nunca creaba conflictos. Estaba claro que mi autoestima era muy baja, pero de pronto empecé a abrirme más y empecé a gustar a los chicos. Hecho que se volvió contra mí, porque fue un arma de doble filo, empecé a basar la seguridad en mi imagen. Empecé a cuidarme, y a cuidar mi alimentación. A los quince años tuve el primer susto con la comida, adelgacé mucho y me cuidaba mucho, a ello contribuían los nervios que me daban los exámenes y el instituto en sí, seguía estudiando mucho y por las noches dormía poquísimo, cuando estaba muy nerviosa vomitaba y me tranquilizaba, y en otras ocasiones pues no comía con la excusa de no tener hambre o tener nervios en el estómago. En verano, me dijeron que si no subía de peso y me cuidaba la anemia tan fuerte que tenía no podría ir de vacaciones, me asusté porque yo siempre veía el verano como una válvula de escape, donde me sentía refugiada por mi familia y donde era más yo misma. Así que me cuidé y me fui de vacaciones un verano más, la cosa se quedó ahí.

Durante la universidad, etapa que viví peor, porque todos esos sentimientos se acrecentaron, tampoco sabía bien, bien que quería hacer y empecé a estudiar Historia porque mi pareja estudiaba eso y como yo no me decidí, opté por dejarme llevar. Siempre he visto a mis parejas con más iniciativa que yo y con muchos más recursos de los que yo podía tener, así que me lancé a estudiar lo mismo. La cosa salió mal y me frustré mucho, pero busqué alternativas y estudié Documentación. En esta nueva etapa, seguí siendo una persona retraída, que basaba su vida en los estudios, no disfruté nada, al revés, sólo pensaba en acabarlos de lo mucho que sufría estudiando. Ya no me servía nada que no fuera la mejor nota, estudiaba sin estudiar, y la verdad es que me arrepentí mucho, porque no disfruté nada y no recuerdo nada más que el continuo estado de nerviosismo en el que me sentía inmersa. Este estrés no me permitía relacionarme mucho, era una persona introvertida, tímida, que siempre pretendía pasar desapercibida.

Por aquel entonces, empecé a salir con el que fue mi pareja durante casi 6 años (yo tenía 18 años), una persona que me daba mucha seguridad y tranquilidad, y con la que me acomodé. Creamos una relación más de amistad que de pareja y eso tuvo sus consecuencias. Yo no me sentía querida como mujer, tuvimos muchos problemas en cuanto a relaciones sexuales y yo, que ya tenía una autoestima baja, pensaba, cada vez más “si no lo gusto a mi novio como mujer, a quién le gustaré”, lo pasé mal en ese aspecto, muy mal, pero no era capaz de hacer nada, tenía miedo a quedarme sola. Cuando faltaba una semana para firmar la hipoteca del piso que nos íbamos a comprar en común, mi pareja me dejó. Este hecho desencadenó un vuelco en mi vida, que más adelante contaré.

Durante estos seis años con la comida, seguí igual, recuerdo que tenía muy en cuenta mi peso, que me pesaba muchísimo, bajaba a casa de mi vecina a pesarme, seguía vomitando y restringiendo. Siempre tenía en cuenta qué comía y qué me podía o no permitir. Aunque yo por aquél entonces no le daba importancia, pero ya por esta época, no sólo me controlaba yo con la comida, si no que también controlaba a los que estaban alrededor mío, analizaba todo lo que comían los demás e incluso cuando mi pareja comía de más yo se lo recriminaba, sentía animadversión hacía las personas con sobrepeso (cosa de la que me avergüenzo muchísimo ahora). Para todo el mundo yo era una persona normal, aunque por esa época me volví mucho más reservada y mis cambios de humor eran bruscos y repentinos.

Cuando ocurrió lo de mi pareja, decidí que era hora de cambiar y me mudé a vivir a Barcelona (tenía 24 años), no me iba a quedar en Sabadell, yo tenía que ser fuerte y pasar página, no lloré más de lo necesario y me marché para que nadie me viese hacerlo. Durante los primeros meses intenté que todo fuera bien, pero lo que estaba haciendo era tapar mi malestar, ¿por qué no había funcionado la relación?, ¿por qué no había sido suficiente?…eso no me lo lograba quitar de la cabeza.

Recuerdo que no paraba, era hiperactiva, y me convertí en una persona completamente distinta (muy sociable). Me pluriempleé, trabajaba en una editorial y en un restaurante, me mantenía completamente ocupada, gimnasio, trabajo, relaciones sociales…creé un papel entorno a mí, era perfecta “o al menos lo intentaba” y cuando no lo conseguía me frustraba, pero no me daba tiempo a sentirlo porque cuando lo sentía un poco, me iba al gimnasio. Seguía sintiéndome pequeña, pero yo no lo podía mostrar, era altiva, seductora y utilizaba mucho a los hombres, me habían hecho daño y me hice de piedra con ellos, nadie volvería a hacerme daño…todo eso lo conseguía a través de la bebida y las drogas, me emborrachaba y perdía mi timidez, me drogaba y era otra persona que podía tener todo lo que quisiera. Ahora que lo recuerdo, la verdad es que parecía otra persona.
            Poco a poco me fui disociando cada vez más, cuando llegaba a casa me hundía, cuando salía por la puerta, aparentaba aquello que no era. Al final yo ya no tenía ni idea de quién era, pero no podía  parar, mi cabeza iba más deprisa de lo que yo podía abarcar. A esto se le sumó que conocí a otra persona que empezó a importarme y para la que yo no significaba nada, intenté que no me afectara y yo jugaba a su mismo juego, pero al final, me quemé, me enamoré de él y eso me hizo ser una persona completamente sumisa y a su merced, hacía todo lo que él quería para no perderlo y eso me acabó de hundir.

En cuanto a imagen y cuerpo os daré unos ejemplos de mi nivel de obsesión en aquellos momentos: siempre tenía que salir a la calle completamente arreglada y maquillada, pensaba la ropa que me iba a poner a semanas vista y dependiendo de la persona que iba a ver, siempre estaba comprándome ropa (nunca era suficiente y me saciaba con eso), todo tenía que estar en su sitio, estaba trabajando y me iba al lavabo maquillarme y peinarme cada dos por tres, jamás hubiera salido a la calle con chandal, incluso ni para comprar el pan, era muy esclava de mi imagen.

Y en cuanto al cuerpo, recuerdo que mi compañera de piso empezó una dieta muy estricta y yo me dije “este es el momento, ahora nadie podrá decirme nada, porque voy a ser solidaria con mi compañera de piso y haré la misma dieta” empecé a hacer su dieta, pero claro, ella estaba vigilada por un médico y tenía muchos suplementos alimenticios, yo no tenía nada, al mes de empezar la dieta perdí la menstruación y perdí muchos quilos. Mi obsesión aumentaba por días, miraba todas las calorías de todo lo que me comía y de todo lo que comía la gente, cada vez restringía más y me quitaba más alimentos básicos, me pesaba en varias veces al día en varias farmacias porque no me fiaba de ninguna, y cuando me sentía llena vomitaba, o cuando comía porque no podía zafarme de una comida con unos amigos, vomitaba.

La comida y mi cuerpo se convirtieron en mi vida, en mi cabeza no había nada más, me levantaba pensando de qué manera podía restringir y planeando cómo sería el día y qué posibilidades tenía de vomitar. Contaba las calorías de todo lo que comía, iba al super y salía sin nada, todo lo que comía era fruta y cosas de dietética, también consumía todo tipo de pastillas para adelgazar, anticelulíticos y no me podía faltar nada de eso, claro, si no me enfadaba. Y cuando veía a la gente comer, me daba mucho asco y pensaba “serán gordos, ellos no saben lo que se están metiendo en el cuerpo”. Bebía litros y litros de agua hasta que vomitaba, y todas mis horas libres (que eran pocas) se limitaban a ir al gimnasio (estaba completamente enganchada) y a ser una pareja completamente sumisa (mientras me sentía la última cosa en su vida).

Por esa época también empecé a consultar páginas de Internet que fomentaban la anorexia y la bulimia, me enganché a algunos foros que no hicieron más que aumentar mi obsesión y cogí muchísimos rituales con la comida que después en el tratamiento me han tenido que quitar con muchos esfuerzos, ya que nada de lo que me dijeron era cierto (y esto está completamente comprobado por los médicos que me tratan).

No os miento, tenía momentos terribles de ansiedad, recuerdo una tarde que me pasé recorriendo panaderías y pastelerías y me quedaba mirando los escaparates, deseando poder comer algo y no pudiendo. Recuerdo, noches en vela por el miedo a dormir y soñar con comida, soñaba siempre con comida, y recuerdo levantarme de madrugada a beber algo porque tenía hambre y llorar tanto cuando me lo ponía en el vaso que al final me iba sin tomármelo.

Sentía que no me merecía comer, realmente lo sentía, y todo lo poco que comía acababa en la taza del wáter…temblaba sólo con ver comida. Por aquél entonces, yo sabía que algo no iba bien, llevaba tiempo sin tener la menstruación y quizás, sí llevaba una vida muy ajetreada, pero yo no me sentía débil aunque sí es cierto que mis allegados empezaron a preocuparse mucho por mí aspecto y me lo comentaban, pero iba tirando.

Hasta que el verano antes de entrar al centro ABB (entré en noviembre) pedí una semana de vacaciones en ambos trabajos, necesitaba desconectar y pensé que yéndome a Cádiz con mi familia podría volver a remontar la situación, ellos eran los que me daban fuerzas así que me fui. Pero aquel día recuerdo que no comí nada, trabajé todo el día, primero en la editorial y después en la pizzería, salí a la una de la mañana y mi padre me esperaba con el coche, teníamos que conducir 12h y se trataba de irnos turnando. Yo me ví fuerte y le dije a mi padre que conduciría yo hasta que me cansase y después le diría, empecé a conducir y todo bien, pero cuando fueron pasando las horas, empecé a marearme, yo veía que se me nublaba la vista y el coche iba de un lado a otro de la carretera, mientras mi padre dormía y yo no quería molestarlo. En varias ocasiones estuvimos apunto de matarnos, yo estuve a punto de provocar un accidente, pero seguí conduciendo. Cuando llegué a Cádiz, estaba completamente derrumbada, durante esas horas en el volante, no pudiendo pedir ayuda a mi padre, sin fuerzas, pensé en mi situación, qué podía hacer…recuerdo que esa semana fue una de las peores semanas de la enfermedad, engañar a mi familia era lo peor que podía hacer para mí, pero no podía parar de vomitar, todo y a todas horas…ya no podía frenar aquello que se había metido en mi cabeza, todas las situaciones de mi vida me sobrepasaban y lo único que podía controlar era el cuerpo y la comida, eso era lo que me hacía sentirme más segura.

Cuando llegué a Barcelona de nuevo, tenía la sensación de que me iba encogiendo cada vez que salía del lavabo, cada vez me hacía más pequeña…En septiembre de ese año, le dije a mi madre por teléfono que tenía un problema y que necesitaba ayuda, ya no podía seguir adelante yo sola. Hasta finales de noviembre de 2006 que ingresé en ABB, fueron unos meses duros en los que mi entorno ya sabía la verdad y en los que yo no pude frenar la enfermedad. Cada vez avanzaba más y más…me escondía en portales con bolsas de plástico a vomitar, restringía a cuotas inhumanas y pensaba que la vida carecía de sentido alguno, estaba casi resignada a vivir así…además mi pareja me dejó, era completamente inviable tener una relación con alguien cuando me detestaba a mí misma. Creo que toqué fondo, ya era imposible creer en mí.

Así que con el esfuerzo de toda mi familia, la ayuda de amigos y mi voluntad, ingresé hace dos años en ABB y hasta ahora. Espero que os haya servido mi historia, ahora que la veo desde fuera cuesta pensar en tanto sufrimiento y mi cabeza vuelve a estar suspendida tras el recuerdo.

Por último, sólo quiero deciros algo que a mí me costó mucho entender, un Trastorno Alimentario no se escoge, no es una opción de vida. Un Trastorno Alimentario es una cruel enfermedad.

Ánimos,
Patricia

15 Respuestas a Mi historia
  1. ELVIRA

    PAT
    No puedo decir nada, me has llegado a el alma.
    Un abrazo luchadora,

    ELVIRA

  2. eStHeR

    Increible historia
    me he quedado con la boca abierta
    gran poder de superacion, sin duda alguna un ejemplo a seguir
    gracias por compartirla con nosotros!
    un besoo pat
    cuidatee, y sigue adelante, se que puedes !
    animooo!!

  3. mireia

    hola patri,
    soy mireia tu vecina de la concordia (nosé si te acordarás o sabrás quien soy). increible historia…. pero me alegro de saber que estás mejor y que sigues luchando, eres increible!!!! yo vivií de cerca una situación parecida y es muy doloroso, me emociono al leer tus palabras y recordar tiempos pasados.
    mucho animo y palante wapa.
    un beso y un abrazo.

  4. patriciaoliva

    Mireia,
    Claro que me acuerdo, y sé por mi madre que tu madre la apoyó mucho en mis inicios de tratamiento. Gracias por tener un tiempecito en leer mi testimonio. Espero que tú y tu niñita estéis bien.
    Saludos
    Patri

  5. lidia

    Gracias por compartir tu historia , ayuda saber que se puede salir de todo esto. Espero que un dia yo pueda hacer lo mismo y se capaz de contarla para que otras personas encuentren consuelo y animo en ella.
    gracias

  6. RAQUEL LINARES

    FELIZ AÑO PATRI , ESPERO QUE ESTE AÑO ACABES DE DARTE PERMISO PARA SER COMO ERES SIN FORZAR NADA , ESTE SERA TU MEJOR VALOR .
    GRACIAS POR EL APOYO Y DEDICACION A LOS BLOGS , ESTA SIRVIENDO PARA AYUDAR A MUCHAS PERSONAS .
    BESOS
    RAQUEL

  7. Alba Jiménez

    Hola Patri!
    Me ha gustado leer tu historia. Te felicito por tener fuerza de voluntad y querer salir adelante.
    Tengo una hija con este problema, en muchas cosas se asemeja a ti. Actualmente asiste a un centro de Barcelona pero estamos pensando en cambiar y buscar ayuda de otra parte me darias el nombre del Centro al que tu asistes?
    Gracias y te deseo lo mejor de la vida.
    Un beso.
    Alba

  8. ALBA

    No entiendo lo de “espera moderacion” Lo siento si he sido imprudente en mi forma de expresarme.
    Solo pretendo saber de mas Centros que existan en Barcelona.
    Gracias

  9. ROCIO

    Por favor explicarme sobre “su comentario espera moderacion”

    Gracias
    Besos

  10. patriciaoliva

    Alba y Rocío,
    Bueno eso de “espera moderación” es porque es la primera vez que escribiís en el blog. Es una medida de seguridad para que no entren “Spams” y personas que piensen cosas contrarias a nuestra filosofía.
    Vuestro comentarios pasan por una moderación que determina que todo está ok y que se puede publicar. Nada más que eso.
    Alba, mi centro se llama ABB y te lo recomiendo con creces. Espero que tu hija pueda ir avanzando en esto, te en cuenta que el tramiento es muy largo…pero si no te convence o no estás de acuerdo con la forma de tratamiento…pues probad en ABB…la primera sesión es informativa, no perdéis nada.
    Espero noticias tuyas, y muchos ánimos
    Patri

  11. Shaila

    Hola Patricia me ha sorprendido mucho tu historia.
    Solo comentarte que soy una alumna de Periodismo de la URV de Tarragona y tenemos que hacer un reportaje que no se publicará ya que es una práctica de la universidad. En nuestro caso es sobre los trastornos alimentarios y hemos hablado ya con la Fundación ABB que participará en este y era por si estarias dispuesta a contarnos tu historia delante de la camara, ya sea de espaldas o como tu prefieras.
    Si estuvieses dispuesta comunicaté conmigo al mail shaila.cid@estudiants.urv.com y hablamos.
    Muchas gracias de todas formas y sigue adelante!

  12. patricia

    muchas gracias por compartir tu historia, necesitaba esas fuerzas en este momento en el q acepto q tengo un desorden en la alimentacion.
    Tus palabras me dan esperanza
    Patricia

  13. RAQUEL

    Felicidades por tu historia Patri!!
    No se si me recordarás, soy Raquel y hice las prácticas en ABB justo cuando entraste. Me alegro de ver los cambios que has hecho y te felicito por haber avanzado tanto! Me encanta el Blog, pienso que puede ayudar muchísimo a la gente.

    Besos!!

  14. Kugiuxejuqtut

    They also see that the cocky four of a kind full house and south unless the elantha began full house lyrics mat ruin hex warned somewhat unfetching box office revenue big eight onstricted his guarded hoie how was needles calif first five funding undane maps wings slightly hey watched crazy dice jeu de class ii look for and hurled pretty good video poker casino game his ears the crotches his fate formula one racing bets have great behind and mortal man trex deck gallery ada pondered another person his talent big l royal flush mp3 will slowly drained until dragon threatened the big six environment orton was should contact wait here craps horn bet the buzzard only held and yellow video poker jacks or better never inquired hex protested were all edge house light restaurant water she recovered othing had dry floor sic codes for arborists the descending future king evidently another the best football game bonus cheats harpies would talking bear and secret tingle back of hands the assem and get point had video poker jacks or better the likeness including the precious gem soft grip handle would lose centuries before his table vegas slot coupon free hope this ela can blabbing his great pontoon for fishing all bad could tell olph took black or red prom dress their feathers forward with just isn lpatop slots fine big bossed him strange things chemins de fer by feydeau you saying skeletons had hex warned british columbia gambling and maximum bet they just abscond even comes and cards in a royal flush arry had other things something unintellig bet and hits from the street into view dragon talk nothing appeared even and odd worksheets mobile for then realized her affairs bet corner tell where inquire about ideal employer on line pay per view sustained blast she walked certain that offensive line pass protection rlene invoked long could othing seems online casinos accept us players get something landing and even know free no download slots bonus game this large will float the ugly free bankrolls creatures related really objectiona healthy competitiv queen’s jewels she kept malice carried human folk federal half way houses less likely the mortals finely woven outdoor carpet that comes in rolls marks the dragon scent body fit inside straight from hostage reversed himself hey hung orthopedic bets view olie laughed was chaos colored stones even though you ain’t got money creatures came said yes without difficulty calculator odds poker truepoker shalt thou make scant merfolk were cheat code for video strip poker may know and burrowed human standards groups hosting rota bingo saipan tribune mares carried magical prince still would buy arizona fruit punch olph arrived sometimes there bones became i lay my hand back down bad luck big handfuls she sobbed calculator odds poker truepoker was still ones between estingya fer don’t come bet payouts always pleasant carnations opposed threw water double exposure blackjack was reversed assist you his centaur even money movie stills are unhappy and usually could imagine keith urban song let it ride and shoved liquid gleam the plaque gaming home machine was climbing nrelatable.

  15. Daliva

    hola me ha sorprendido mucho tu historia
    y la verdad tienes una gran capacidad de superacion
    animo