Qué pasa cuando una cosa va mal…

Es cierto, esta semana no he estado muy sociable, ni muy activa ni muy nada…esta semana he estado triste (PALABRA TABÚ para mí y que me permito muy pocas veces).

Hace ya dos semanas que empecé prácticas en el Hospital y hace ya dos semanas que tengo un poco el sentimiento ese de frustración. Las prácticas no son como yo me imaginaba y me paso 6h del día sentada, viendo como los demás trabajan…eso para mi grado de hiperactividad y nerviosismo, es demasiado…y la verdad me vuelvo a sentir como el último mono (aunque esta vez, en realidad lo soy).

El problema de todo esto me recuerda mucho a la enfermedad…NO SENTIRME NADA NI NADIE…y eso me hace remolonearme…postergar…y no tener ganas de nada.

Cometo el error de arrastrar conmigo al resto de mi vida…el centro, mis amigos, a tí…a mi familia…a mis proyectos…todo vuelve a estar en el mismo saco. Todo vuelve a ser una mierda, porque una parte de mi vida no está como yo esperaba.

Y es que… las espectativas en personas tan exigentes como nosotras no son buenas, y es que estar aprendiendo a separar LOS TROCITOS que forman parte de mi vida…es taaaaan complicado.

Todo eso me hace ser más esquiva con la gente, más intolerante y no dejo que se acerquen a mi mucho. Ya sabéis, me siento tan mal…que no quiero que los demás lo vean, pero ya no puedo esconder nada, ya me conocen todos tanto que es imposible…y eso es lo mejor…porque entonces…

Vuelvo a pararme, sé que todo lo demás va sobre ruedas: el tratamiento, mi vida social, mi familia y mis proyectos. Y si consigo separarlo, sé que SÓLO es un mes de mi vida y que vendrán tiempos mejores que espero con ilusión…si consigo hacerlo sé que pasar por todo esto TAMBIÉN TIENE SU LADO POSITIVO…

EL PODER ACEPTAR…QUE  A VECES LAS COSAS NO SON COMO YO QUISIERA que fueran…

PD: también tengo una temporada en que el fantasma aparece y desaparece de mi vida…y eso es un síntoma más…asihhh!!! Necesito una dosis de playita y de fiesta con las amigas…chicas el SÓNAR SE ACERCAAA!

Espero que sigáis bien! y a seguir luchadoooo (saludos a la super mami ELVIRA…¡seguro que conseguirás que ALBA salga adelante y Ana Belén…qué bueno que estés siempre!!!)

Bien…mi mamá os cuenta! Ella es María!

Hoy le toca a mi madre, creo que es positivo para todas que podáis leer la otra cara de enfermedad, de las personas que incondicionalme nos han apoyado durante este largo camino. Le va a costar, eh!

Buenas a tod@s, soy María la mamá de Patri:

Ante todo, me siento feliz por creación de este espacio porque creo que esta enfermedad es díficil de entender y necesita que las personas que están alrededor de la/el paciente entiendan un poco el transfondo de los TCA.

   Bueno…durante mucho tiempo me engañé a mi misma. Supongo que al mismo ritmo que mi hija lo hacía consigo misma. No quería ver la realidad, fue su abuela la que me dijo que a Patri le estaba pasando algo con la comida, pero yo seguía negándolo…ya que yo la veía comer (delante mío, claro) y lo que ella hacía a escondidas no lo veía…por lo tanto también me lo negaba a mi misma.

  Cuando ella me pidió ayuda, lloré…y por supuesto, me eché las culpas de la situación a la que ella había llegado. Me sentí desorientada y sin saber por donde empezar y donde acudir…recuerdo que me fui a su doctora de cabecera y se lo comenté, me dijo que era necesario un tratamiento. Lo comentamos en casa y fui a verla, fue cuando empezamos a buscar soluciones, visitamos varios tratamientos que no sirvieron, entonces Patri encontró ABB.

  En ABB nos aconsejaron que  no podía hacer el tratamiento sola (ella vivía en Barcelona) y que debía volver a nuestra casa, pero como se lo decíamos…si era una “histérica” (con perdón…claro!). Fue duro, porque ella no quiso, pero en todo momento teníamos claro que Patri tenía que volver a casa, así que en ese momento fuimos un poco “dictadores” (por su bien), un día nos presentamos en su casa y recogimos todas sus cosas y nos la trajimos aquí de nuevo.

  Al principio, siento decir, que sentía miedo de mi hija…a sus reacciones cada vez que le ponía un plato de comida. Siempre pedía consejo a mi hijo y a mi marido sobre las cantidades de comida, yo me mostraba muy insegura con ella…porque intentaba ponerme en el lugar de mi hija y sabía que lo estaba pasando mal…pero por otro lado, tenía que ser fuerte porque cada dos por tres me sentía manipulada por la mente enferma de Patri.

  Siento que no lo hubiera conseguido si no hubiera asistido a terapia y si en mi familia no hubiésemos actuado todo a una. Ya que cuando yo estaba más débil, podía encontrar el apoyo del resto de los miembros. NUNCA he pensado que mi hija no saldría o no tendría solución, siempre he creído en ella y he tenido mucha fe y yo creo que eso debe de ser así, para poder transmitírselo también a ella.

  Después de muchas terapias, he conseguido quitarme de encima esa maldita culpa de madre…sobre la enfermedad de mi hija. Sobre todo, a los papás os aconsejo que hagaís terapias porque necesitáis entender qué pasa por la mente de los chic@os y más aún…cómo actuar en determinadas situaciones que en muchos casos nos sobrepasan…ell@s son muy list@s y por lo tanto te tienes que informar mucho para poder seguirles el ritmo. Ahora sé que esto hubiera pasado aunque ella continuara viviendo conmigo, y aunque yo la tuviera muy vigilada…no pasó porque yo no la cuidé, pasó porque tenía que pasar…Muchos ánimos a todos…prometo seguir escribiendo!!

Saludos!

Mari

Y es que ayer me paré…

Ayer me paré, a veces sólo hace falta que alguien se siente contigo unos minutos para darte cuenta de muchas cosas. Esta semana ha sido “la semana de las buenas noticias” en mi grupo, parece que sin saber como (es un decir, porque nuestro esfuerzo nos ha costado) empezamos a ver resultados…y chicas que hace unos meses no sonreían ahora tienen una luz…que me provoca MÁS ganas de seguir luchando.

Estoy emocionada, ahora mismo lloro de emoción porque vivir con esto es muy duro, porque salir de esto lo es más y porque sentirte mejor no tiene precio. Y me quedo sin palabras, porque miro a atrás y recuerdo tanta desesperación, tantas noches sin dormir soñando con comida…y tanto, tanto vacío.

Sabéis, esta semana he asistido a un alta, UN ALTA POR LA PUERTA GRANDE, de aquellas en las que tanto sueño y en las que tanto me cuesta creer. Pues, sí, tonta de mí, casi ni me quedo, mi terapeuta me paró por el pasillo y me dijo -¿Te quedas, no?-. Mi primer pensamiento fue, con la de cosas que tengo que hacer…pero merecía tanto la pena y yo, me paré y así lo sentí.  

Y es que este lunes una chica dijo adiós a la anorexia después de muchos años de lucha y desde entonces estoy sensible, porque esto me reafirma QUE YO TAMBIÉN PUEDO SALIR DE ESTO Y QUE TÚ TAMBIÉN PUEDES SALIR DE ESTO. 

Ella me enseñó a no tener miedo a una simple galleta y a dejar de comérmelas en mordisquitos tan pequeñitos con la falsa creencia de que así me  hacía menos daño. Ella me desmontó un de mis rituales más absurdos y dañinos, qué era eso de comer de esa manera. También me enseñó a disfrutar de ese momento y a vivirlo con normalidad. Una simple galleta…cuántos recuerdos!

Qué temblaba delante de una galleta!!, y mucha gente aún me lo recuerda.

Y es que hoy sentada en mi habitación…vale la pena echar la vista a atrás y recordar un poco todo lo que he conseguido desde mis inicios hasta ahora. Yo creo que lo que me está pasando esta semana es que me estoy valorando y por eso lloro tanto…porque me empiezo a sentir a alguien que nunca encontré…porque cada vez tengo más claro que voy a vencer y porque cada vez me comprendo más a mi misma y encuentro los PORQUÉS de tanta mala vida. 

Chic@as sólo quería transmitiros que se puede y si no miradme…hoy voy a comer sola…sin miedo y sin pensamientos macabros que me estropeen el día…SE PUEDE…Y TANTO QUE SE PUEDE! (estoy más sensiblonaaa…aishshs)

Os dejo una canción que mi profesor de arteterapia nos hizo bailar, cantar y hasta gritar…un día de esos de baja autoestima…ya tu sabes…si puedes búscala y haz lo mismo…es genial:

NADIE MEJOR QUE TÚ – FANGORIA

Para de mentir,
de intentar controlar
cada emoción
Deja de ocultar
la verdad y engañar
a tu corazón

Empieza por reconocer
qué es lo que eres
Tienes que recuperar
tu identidad

Para de llorar
que la pena al final
les da lo peor
Deja de pensar
que el tiempo traerá
la solución

Acaba ya de una vez
de poner "peros"
Te repites y además
quedas fatal

Nadie mejor que tú podrá
decidir cambiar
Nadie mejor que tú para
encontrar otra realidad
Nadie mejor que tú sabrá
cuál es la verdad
Nadie mejor que tú para
inventar la felicidad

Basta de creer
en un dios que jamás
ha creído en tí
Deja de esperar otra oportunidad
no va a venir

Empieza por vivir aquí
en el presente
Es tu sitio y además
no está tan mal

Nadie mejor que tú podrá
decidir cambiar
Nadie mejor que tú para
encontrar otra realidad
Nadie mejor que tú sabrá
cuál es la verdad
Nadie mejor que tú para
inventar la felicidad

 

Monáxi…

Monáxi es aquello que me da tanto miedo en griego y que ni siquiera me atrevo a pronunciar…aquello que siento que HOY me hace estar angustiada. He tenido un día contradictorio. Os cuento:

Bien, hoy tengo MILES de positivos:

  1. Me enfrenté a mi primer día de prácticas en el hospital.
  2. Estaba acelerada y pedí ayudara para parar (las chicas del centro me hicieron ver las cosas de otra manera y con lo que le cuesta a DOÑA PERFECTA o sea a mi perdir ayuda…)
  3. Visité a algunas amigas a las que quiero y que por lo tanto me cuestan (porque ahora me muestro tal y como soy y ellas me conocieron cuando tenía muchas máscaras y por lo tanto pienso que nos les gustaré…falsa creencia, y además es una manera fea de cuidarme, joé Patri!!) 
  4. Lo MÁS de lo MÁS es que hoy he tirado a la basura a un fantasma que me hacía mucho daño. Hoy, casi caigo en sus redes y me pongo a leer antiguas cartas que nos escribíamos…pero ese hilito de lucidez que ahora admiro cuando llega…me ha hecho decir “NO, BASTA, no eres más que un fantasma que se atravesó en el peor momento de mi vida y que acabó de hundirme”. El caso es que ahora, puedo decidir YO y os juro que siento alivio al decir esto…ahora sentada en mi cama…me siento LIBRE de él…espero no volver a soñar…poco a poco Patri.

Pero…hoy también tuve muchos bajones con mi tratamiento y eso me frusta, me hace pensar que vuelvo a atrás. PEEEROOOO…sé porque es y eso es bueno (otro positivo). Y por eso hoy titulo el texto así, el viernes de la semana pasada mi terapeuta me dijo que tenía que empezar a hablar sobre el “miedo a la soledad” y yo…me cago, claro. Y es que es cierto, toda mi vida he buscado estar rodeada de gente, para sentirme mejor…pero por el contrario me he topado conmigo misma viviendo la soledad en mi cajita de cerillas (mi habitación). MENUDA CONTRADICCIÓN! 

Aún recuerdo cuando volvía del pueblo y cogía todas mis muñecas y me sentaba detrás de la puerta de la habitación a pensar en mis abuelos y en lo mucho que los echaba de menos…pero sola…así fue como aprendí a llorar a solas…así fue como empecé a crear un falso mundo de autosuficiencia y perfección… de dos caras…de dos miradas completamente distintas…aunque pertenecieran a la misma persona.

Tengo que aprender y para eso tengo que sentir como me duele la soledad. Así que allá vamos…

¿SE PUEDE DISFRUTAR DE LA SOLEDAD?…SEGURO QUE SÍ…y juro que necesito comprobarlo!

Besos!

Patri

PD: la de la foto…sí…yo misma…no os mentía…era tal cual lo cuento.

PD2: puse “miedo” en cursiva…porque el miedo es una sensación…nada más que eso.

 

Desarmonía!!

     Mi pequeño gran mundo, desordenado, imperfecto…jajjaa!! Ahora me río…antes era todo o nada…ahora tengo el escritorio desordenado, pero la mesita de noche impoluta! Y es que existen GRISES (como me dice alguien mil veces al día).

Mi habitación

     Este poema, me ayudó mucho en momentos iniciales de tratamiento, cuando todavía quería ser perfecta y llevaba una máscara y decía que sí a todo y quería ser una líder. Uffaa!! es palabra que me han repetido hasta la saciedad…LIDER, y es que me costaba tanto esfuerzo mantenerme siempre en lo alto de la escalera, en el primer puesto.  Pasaba mi vida queriendo ser la mejor, pero con una bondad espléndida. No sabéis cuanta energía perdida, cuantos momentos de desesperación cuando llegaba a casa y continuaba sintiéndome vacía después de una matrícula de honor en un examen, o de haber hecho horas extras en el trabajo o haber sacrificado algo que a mi me gustaba por satisfacer a los demás.

   Jo! que me emociono de recordarlo, qué fuerte, tú!! Qué lastima, parecía una maquinita, todo calculado y rematadamente pensado…y qué pasaba si algo fallaba…pues..que yo no valía para nada.

   Por eso, ¡claro qué hay que hacer las cosas bien!, pero que en ello no se nos vaya la vida. Que somos human@s y, serlo ya tiene una emoción que me altera las hormonas y me hace sonreír. Fallaré, pero no me caeré…sabéis…ahora me encanta el GRIS…ahora sé que existe…Aquí os dejo mi poema (bueno de Benedetti), pero él me lo deja, por la causa. Besos!

Teoría de conjuntos

Cada cuerpo tiene
su armonía y
su desarmonía.
En algunos casos
la suma de armonías
puede ser casi
empalagosa
En otros
el conjunto
de desarmonías
produce algo mejor
que la belleza.

Pinta de colores tu opinión…

Cuando piensas que estás haciendo algo bien y tienes ilusión puesta en ello…y pasas de la ilusión al desazón por un simple comentario de alguien…uff!!! todo se vuelve negro o transparente (según lo queráis mirar).

Desaparecen las ganas con las que te levantastes esta mañana y después de unos días de buen rollito, de conseguir sentirte bien, de SOBRE TODO “INTENTARLO” (aunque esta palabra no le guste a mi terapeuta), todo se va a la mierda, por un comentario divino!! ¡Qué frágil es todo!!!

Y señor@s, hoy me tocó sentirme así. Pero es que nunca llueve a gusto de todos, ¡tan real como la vida que respiro cada día! Y…este hecho es muy difícil de asumir para personas como nosotros, ya que momentos como este pueden hacerte pensar “nunca hago nada bien” o “nada de lo que hago merece la pena” STOP! eso es un pensamiento machacante NO ADMITIDO en mi trabajado cerebro, ya no más!! Nada de eso, estos comentarios son “ventanas”, puntos de vista o momentos de rabia.

Pero una cosa, sólo una cosa, os quiero transmitir….confiad, creed en vosotro@s mism@s y sobre todo DEFIENDED VUESTRA POSTURA que es tan lícita como la de los demás. Luchad por vuestras pequeñas ilusiones, que siempre que respeten a los demás, tienes derecho a vivirlas y saborearlas.

Es cierto, hoy estoy un poco triste, pero hay que seguir! Quién se apunta?

PD: Gracias a todos los que han apoyado la iniciativa, esto también es vuestro!

PD2: Ei!! A las personas que se han animado a escribirme. Les prometo contestación, un poco de paciencia, son los primeros días! en plenos exámenes

Los exámenes

Me están costando mucho estos últimos exámenes. No sé si podré hacerlo, me siento cansada, un poco apática y tengo miedo. Cuando me siento en la silla tengo pánico de abrir los libros, y es que no sé si seré capaz de encararlos, de dar más de mi. Llevo todo el año a tope y creo que si no estuviera en el centro se me habría escapado en muchas ocasiones.

El pánico me inmoviliza y no me deja actuar, entonces me hecho a dormir porque no quiero ver ni sentir lo que se me viene encima. Apago el móvil y me dejo llevar, no quiero hablar con nadie, ni que nadie me hable…quiero desaparecer.

Pero cuando despierto los apuntes siguen encima de la mesa, cerrados y ya nos es pánico, es nerviosismo y rabia hacia mi misma por no ser una tía competente y responsable.

Desde que tengo uso de razón me tomo los exámenes así, mi exigencia ha sido uno de mis mayores enemigos y me cuesta vencerla. Es una de mis cuentas pendientes, siempre queriendo más, pero nunca teniendo suficiente, es una paradoja loca…que a veces me deja paralizada.

Antes me valoraba por una nota, pero ahora ni eso me sirve, no quiero que nadie me diga que he sacado buenas notas, me da vergüenza y no sé porqué…sigo pensando que no me lo merezco y que, sacar buenas notas, es algo que debo hacer, es un deber que cumplir y no es justo que se me valore como un logro.

Pero si pienso, realmente, en cuanto me cuesta sacar buenas notas…¿ no debería poder permitirme un poquito de tranquilidad, de paz conmigo misma? ¡¡Uffff!! Siento rabia de maltratarme tanto y de valorarme tan poco. Es injusto.
Patri :-(

Un café con unas amigas

Este miércoles salí del centro y tenía un hueco libre, por mi mente pasaron muchos pensamientos, y esta vez eran enfermizos (los exámenes me traen la cabeza loca, o mejor dicho mi exigencia). Podría darme una vuelta por Barna hasta que llegara la hora de coger el tren…podría no hacer una ingesta…podría aislarme y no compartir mi angustia por todo el estrés que tengo. ¡¡¡Ufff!!! La cabeza me daba vueltas y…si me dejaba vencer qué podía ganar…

Volver a pensar en una vida condicionada por la comida, me dio mucho miedo. Perder parte de la libertad recuperada, volver a quedarme sola…por segunda vez y empezar de cero…no sé si sería capaz. Entonces decidí empezar a ser fuerte…y empecé a comprender que el miedo no te deja andar, y a veces ni siquiera te deja ver. 

Llegué al centro…y pedí ayuda, yo sola no podía…estaba demasiado débil para luchar sola. No sabéis cuanto me ha costado comprender que necesito ayuda en muchas ocasiones. Recuerdo cuando en el centro me hicieron llevar un cartel colgado durante una semana donde ponía “necesito ayuda, ¿me ayudas?” y todos mis compañeros estaban todo el día preguntándome, qué necesitaba, me costó horrores poder hacerlo, pararme y pensar qué era lo que me pasaba y cómo me podían ayudar. Pero voy haciendo pequeños pasitos, así que llegué al centro y pregunté si alguien se quedaba a tomar algo conmigo.

Encontré a tres compañeras que me llevaron a un lugar inédito, una cafetería-librería en Pau Claris, ideal y relajante. Fue una tarde, agradable, llena de confesiones y consejos. Me tranquilicé y así pude escuchar lo que las demás me contaban. Fue muy gratificante, más tarde en el tren, pensé qué hubiera pasado si no me hubiese dado la oportunidad de dar el paso y confiar en las personas que tengo a mi alrededor.

A veces es más fácil de lo que nos pensamos…muchas veces la gente te abre los brazos con tan sólo  darles una mirada. Siempre nos merecemos que alguien nos escuche, siempre es posible encontrar a alguien que te de unos minutos, ¡Pruébalo, no temas!

23 de abril: Diada de Sant Jordi

Esta mañana decidí que me tomaba el día libre, es Sant Jordi!

En el evento poco repetitivo de poder desayunar con mis padres recordé que hoy hace un año que me escapé de mi centro terapéutico huyendo de mi verdad, la anorexia.

Aún, si cierro los ojos soy capaz de sentir la desesperación, el aliento entrecortado mientras corría mirando hacia atrás…¡¡qué tonta!! Si mi fantasma continuaba pisándome los talones…hiciera lo que hiciera…seguiría arrastrándome si no lo miraba de frente.

Mi pensamiento seguía en el pasado y en sus beneficios ficticios, sólo el pasado podría salvarme. Pero mi mísero pasado no respondió y volví al centro cabizbaja y hundida.

Fue en ese momento cuando lo vi claro y me dejé llevar, fue el inicio de mi tratamiento después de cinco meses desde mi ingreso. ¡Mierda! ¡Cómo han cambiado las cosas!, hoy un año después caminaba por la calle, respirando pétalos de rosa y letras de libros y sonreía…y cerraba los ojos para que el sol penetrase en ellos lentamente. Hoy pude sonreír más livianamente mientras miraba a un abuelo como compraba su rosa o observaba a las parejas sonriendo felicidad…las pequeñas cosas…ummm…¿las hueles?

Hoy sigo teniendo miedo, pero estoy contenta y soy, por fin, capaz de darme una tregua.

¡¡¡Bye pasado!!!

1 2 3 4 Scroll hacia arriba