Archivo mensual: marzo 2011

Cogniciones, emociones y vivencias

Os propongo ir un paso más allá en la comprensión de los trastornos alimentarios. Como ya hemo señalado en alguna ocasión, estas enfermedades son el reflejo de toda una serie de cogniciones, emociones y vivencias. En las próximas entradas iremos analizando cada una de ellas, a fin de entender mejor cómo afectan al desarrollo de la anorexia, la bulimia y el resto de los trastornos de la conducta alimentaria.

Las creencias y cogniciones.

Los síntomas vienen a ser como las válvulas de escape de las tensiones que la persona tiene en su interior. Por eso, cuando la persona está en paz y tranquila puede controlar y “hacerlo bien”. Pero cuando aparecen las tensiones, ya sea por motivos objetivos o subjetivos se desencadena la cascada de conducta que es muy difícil de contener. Cuando aparece la tensión se ponen en marcha las creencias y las cogniciones propias del TCA que acaban desembocando en los síntomas. Las creencias serían ideas fijas que dificultan a la persona manejar deforma eficaz la angustia o inquietud hacia estrategias de resolver el problema. Por ejemplo:

Si una chica tiene la creencia “sólo las delgadas tiene pareja” -> “solo tendré pareja si estoy delgada” -> ante un desplante de un chico se planteará, para arreglarlo, radicalizar la dieta.

Por otro lado están las cogniciones que serían formas de manejar la información que no facilitan la adaptación. Por ejemplo: el pensamiento todo/nada; la tendencia a generalizar las experiencias negativa, “esto lo he hecho mal…. todo me saldrá mal”; la subjetivización, “lo ha hecho porque me odia….”.

Agradezco al Dr. Enrique Armengou (psiquiatra del Centro ABB) la redacción de esta entrada.

 Scroll hacia arriba