Archivo mensual: mayo 2011

Los valores

Esta semana completamos la reflexión sobre las creencias, cogniciones y emociones hablando sobre los valores.

Los valores

Toda persona, y por ende todo paciente, tiene en la base de su funcionamiento valores y motivaciones que rigen su vida. Cuando los valores que vivimos y las motivaciones que nos mueven son congruentes nos ayudan a realizarnos y conectarnos con los demás y sentimos felicidad. Pero, ¿qué ocurre cuando esto no es así?

Diferenciaría dos tipos de valores: los instrumentales y los absolutos. Los primeros nos servirán para conseguir los segundos. Por ejemplo, estar delgado en la cultura actual puede ser un valor instrumental de la belleza, que es un valor más potente y universal.

Cuando la enfermedad domina a la persona, valores meramente instrumentales se convierten en absolutos. La persona con anorexia está dominada por la “necesidad” de estar delgada, no para estar bella sino por la necesidad de estar delgada per se. Inicialmente empezó a adelgazar para sentirse más guapa y mejor, para ser más aceptada o por muy diversas razones, pero poco a poco la finalidad de estar delgada se convierte en “estar delgada porque sí” y se cierra el círculo perverso. Incluso por el valor de “estar delgada” puede perder la vida, que es un valor universal.

Con frecuencia los padres están también facilitando con sus propios valores que su hijo, que desea ser aceptado y valorado por ellos, potencie la dedicación a estos valores que, si se convierten en fines, acaban en drama. Aquí radica uno de los problemas de la sociedad actual, en la que se ha facilitado la emergencia de esta plaga de la anorexia, bulimia y obesidad. Vemos cómo estamos entronizando valores egoístas, parciales e inmediatos a los cuales dedicamos esfuerzos titánicos y cuando los conseguimos no nos aportan la felicidad anhelada o ésta es efímera.

En resumen

Nos encontramos con una joven (el 90% son mujeres jóvenes) que está dominada por el pensamiento sobre el cuerpo y la comida, que siente que ésta domina su vida. Con facilidad el ánimo está bajo, tiene ansiedad y desesperanza. La autoestima está baja y en ocasiones llega al autodesprecio. Se siente desorientada y desesperanzada. Tiene un pensamiento de todo o nada, es victima de su perfeccionismo. Cuando consigue un éxito no es suficiente, por lo que reconoce una permanente insatisfacción. Finalmente está atrapada en unos síntomas: dejar de comer, contar calorías, comer aislada, atracarse y vomitar, comer de forma ansiosa sin saciarse…

Esta persona intenta salir, en ocasiones hasta pide ayuda, pero siente que, como Sísifo el griego, nunca consigue acabar con el problema sólo con sus fuerzas. Cuando está a punto de conseguirlo recae y vuelve al inicio o más abajo. Por eso es tan necesario encontrar la ayuda adecuada.

Agradezco al Dr. Enrique Armengou (psiquiatra del Centro ABB) la redacción de esta entrada.

 Scroll hacia arriba