Irene x- Vomitar deltirón

Lo llamo corazón, pero él no está dispuesto a atender más llamadas. En el momento más inoportuno alguien lo hace, pero yo ya no le quiero. Pero cuánto he querido quererle. Sueño Formentera. Soy el perro guía de un faro ciego. Estoy tan mareada que ya no diferencio cuándo me sujetan de cuándo me empujan. Siempre quise besar un columpio que venía directo a la boca para saber volver a casa por mi propia sangre. Mis dientes son el milagro de no sonreír. Por ti bebería litros, muchos litros de leche y nunca te lo diría. Incapaz. Me asusta que me des un valor. No tengo valor para decírtelo. Las cosas son egoístas porque ellas no piensan en lo mal que vamos nosotros. Y tú me dices ‘cuídate’ como alegando que alguna vez lo hubieses hecho conmigo. Y una muela me sale disparada por los aires e impacta contra la ventana de una familia de clase alta que nada tiene que ver con el tema del que hablamos siempre sin escucharnos nunca. Juego al chocolate inglés con la chica que fui hace siete años y la de cinco y la de tres. Son ellas las que están cara a la pared. Todas quieren seguir jugando. Sueño Formentera. ¿Soñará Formentera conmigo? Quererme es como pretender atrapar una estrella fugaz con la boca, pero hasta las estrellas fugaces piden deseos. Sueño un bozal. Soy una perra de caza. Soy una presa. Mi sitio cambia de sitio. Me repito: ‘¿Te imaginas? Pues así no va a salir’. Mi imaginación no puede abandonar el color violeta. Cada cosa pone al tiempo en otro lugar. Un día voy a desaparecer de tanto encogerme de hombros. Soy un globo en una fiesta donde han escondido un alfiler y ningún valiente. Sueño diálogos. Yo trato de convencerte de que eres un buen hombre. Tú me dices que te sientes bien contigo mismo y yo trato de convencerme de que eres un hombre bueno. Tengo las manos demasiado frías para que juegues con músculos rodeados de camiones rojos. ¿Estaré convencida de lo que nunca me van a convencer? Sueño que me despierto árbol talado en el bosque. Otra vez: nadie escuchó nada.

Escribo esto porque hoy me he dado un susto un poquito más grande que yo. A veces mi cuerpo me abandona y tengo que ir a buscarlo. No me llores Rocío, que sigues viva!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.