Archivo mensual: junio 2010

Nuevas experiencias

Ya os dije que me marcho de erasmus en septiembre. Es una idea que siempre me había llamado la atención. Vivir nuevas experiencias, conocer gente de todas partes del mundo. Me encanta.

Pero cuando estaba enferma me podía el miedo. Me hice una lista de cosas que debería tener para poder irme a una aventura de ese calibre. Primero de todo tenía que perder peso, claro, el suficiente para entrar en un par de tallas menos, o tres, o cuatro, porque ya sabéis que con el TCA nunca es suficiente. Bajas una talla pero siempre quiere más. Más control. Luego quería ponerme morenísima. Negra, vamos. Me imaginaba con un moreno espectacular. Si hacía falta iba a comprarme un montón de bonos de rayos UVA. Porque no solo tenía que estar delgada sino que tenía que estar muy morena. Y además, también me iba a poner extensiones en el pelo o trencitas, quería un pelo larguísimo.

Porque claro, para hacer amigos hay que estar físicamente perfecta, ¿verdad?

Pienso en todo esto y me entra mucha impotencia. Seguro que si os pregunto a todos si buscáis rodearos de amigos únicamente guapos diréis que no, que en la amistad existen otros valores mucho más importantes. Pero a la hora de exponeros vosotros mismos ante un grupo de gente nueva el miedo al rechazo es tan grande que os agarráis a vuestro cuerpo, a vuestro atractivo.

Yo creo que lo he repetido ya muchas veces. Pero lo repito de nuevo. Lo perfecto es basar nuestra felicidad en muchas cosas. Nuestra simpatía, lo divertidos que somos, lo cabezotas, lo auténticos, lo llorones, lo guapos (también, por qué no, nuestra belleza sí importa). Pero cada cosa en su justa medida. Si de todo lo que he dicho solo nos quedamos con la belleza, si es el único “valor” que consideramos importante en nosotros mismos… entonces estaremos expuestos a sentirnos deprimidos y con baja autoestima siempre;, qué lástima ser solo guapo o solo listo, con lo complejos -por suerte- que somos los seres humanos y todo lo que podemos enriquecernos los unos a los otros.

Yo en septiembre me iré de erasmus quizá con un poco de nervios, como todo el mundo, pero no voy a inventarme una fachada ni voy a centrarme en mi físico. Voy a ser yo misma.

Pero eso no lo hubiera conseguido sin un poquito de ayuda. La misma que espero que cogáis si no os sentís bien con vosotros mismos. Especialistas, amigos, familia. Solo hay que pedir ayuda.

Un empujoncito. Ya solamente puede ir a mejor, ¿no creéis?

 Scroll hacia arriba