Archivo mensual: noviembre 2014

No más estigmas: pide tu vida de vuelta YA

Como muchos sabréis, hace años que me curé.

Actualmente no se trata de un pulso entre la comida y mis emociones, es más bien entre mi vida profesional y personal, ¿pero no es acaso lo mismo? Todo lo que aprendí durante dos años de terapia, lo pongo en práctica durante mi vida diaria, porque una vez sales allá fuera, los problemas siguen llegando, y depende de ti cómo te los tomes.

Quizá ahora estáis tan metidos en la enfermedad, que no os deis cuenta de que hay una vida allá afuera reclamando ser vivida, una vida de verdad. Y esa vida real no es siempre maravillosa. También se llora y se patalea, pero por cosas que merecen ser lloradas y pataleadas (y luego solucionadas con madurez).

A veces se me ocurre pensar lo CÓMODO que es el trastorno alimentario, o una depresión, o cualquier estado mental en el que nos bloqueemos y nos obliguemos a vivir de la manera que creemos que nos ha tocado vivir, en vez de luchar por la vida que sabemos que nos merecemos (aunque lo sepamos muy dentro y muy hondo en algunos momentos).

Pues sí, es muy cómodo.

Muy cómodo levantarte todos los días y llorar por no tener un cuerpo perfecto o porque nos sentimos inferiores al de al lado o por cualquier otra cosa que se os ocurra (que si tenemos un trabajo de mierda, que si no nos valoran en nuestro grupo de amigos, o somos infelices en pareja, etc, etc, etc.).

Qué cómodo simplemente quejarse y dejar pasar los días sin mover un dedo, pero frustrándonos porque TODO SIGUE IGUAL.

Ay, amigos, es que que quizá las cosas empiecen a cambiar cuando demos algún paso, ¿no creéis?

Desde que salí de la clínica hace un puñadito de años ya, me han pasado cosas maravillosas, cosas mágicas, con las que jamás soñé. Algunas buenas, otras malas, pero ninguna de ellas hubiera sido posible, si me hubiera echado al cuello el estigma de enferma, de cómoda y de conformista.

Así que BASTA ya. La lucha empieza ahí fuera. La lucha empieza hoy.

Pedid vuestra vida de vuelta.

 Scroll hacia arriba