Mi Historia

Las historias y los cuentos suelen empezar con “érase una vez…“; pues bien, “érase una vez una niña que no se quería nada a sí misma…“. Con esa frase se podría reducir la historia de mi vida, pero detrás de esa simple afirmación hay muchísimo que contar.
Desde siempre he tenido la sensación de ser menos que los demás, de ser juzgada con más dureza, de ser “distinta-para-mal”, como solía decir. En el colegio me sentía algo aislada, una especie de bicho raro para los demás, no ha sido hasta después de muchas terapias sobre mi infancia que he podido recordar que también hubo momentos felices, pero antes de trabajar estos temas yo sólo recordaba insultos, palizas y rechazo por parte de mis compañeros.

Siempre he tenido la sensación de estar comprando la amistad de la gente, tenía que ser perfecta para que el resto del mundo me quisiera: muy educada, dispuesta a todo… Esa era mi carta de presentación. Me esforzaba por destacar en algo constantemente, al principio fue en los estudios, luego, a los 14-15 años, llegó el cuerpo. Ahí empezó un largo y tortuoso camino hacia la frustración. Siempre he tenido algo de sobrepeso y por aquel entonces sentía que era lo único que se interponía entre el éxito, la popularidad, la felicidad y yo. Así que un verano me inventé mi propia dieta y perdí bastantes kilos; llegó septiembre y que mis compañeros no me reconocieran me hizo la persona más feliz del mundo… durante breves momentos. ¿Cómo iba a mantener ese cuerpo? Me seguía sintiendo mal conmigo misma, no era ni lo suficientemente delgada, ni lo suficientemente lista, así que huí, como tantas otras veces.

No era consciente de ello pero utilizaba muchísimo mi asma para escapar de todo. Cada vez que tenía una crisis grave acababa ingresada en el hospital, así que esas cuatro paredes se convertían en mi burbuja, una burbuja controlada donde me sentía protegida de esa competitividad tan horrible que me estaba matando por dentro. Cuando volvía a clase después de un par de meses aislada intentaba volver a luchar por ser la mejor, por llamar la atención… Mi vida era un cúmulo de mentiras, cuando conocía a alguien me inventaba y exageraba partes de mi vida para que me viera interesante (¿quién iba a fijarse en esa chica fea y aburrida?). La vida era un Infierno, la gente eran demonios que juzgaban todos mis movimientos, yo lo sentía así.

Ir por la calle era un suplicio, sentía todos los ojos puestos en mí, necesitaba mirarme en todos y cada uno de los espejos y cristales, la obsesión empezó a crecer y crecer y estalló a los 18 años, cuando me independicé. Continué el bachillerato a distancia y me puse a trabajar, mis padres llevaban separados unos tres años y mi relación, así que creí que marcharme era lo mejor que podía hacer. Al vivir sola sentía que un nuevo mundo se abría ante mí, un mundo de descontrol donde podía hacer lo que quisiera sin que nadie se diera cuenta. Me encantaba que la gente dijera que era madura, precoz e inteligente por poder llevar una vida así con esa edad.

Por aquel entonces conocí a Álex, mi actual pareja, lo conocí por Internet mientras buscaba ayuda para hacer un trabajo del instituto y tras muchos meses de charlas interminables acabé por ir a conocerle en persona. El síntoma se disparó de nuevo, me encargué de que antes de visitarle mi cuerpo estuviera perfecto, así que cuando llegué a Sevilla lo hice con una falsa seguridad arrolladora. Su forma de tratarme hizo que me olvidara del cuerpo y de cualquier obsesión, al menos durante unos meses, me sentía protegida. Nunca imaginé que acabaría viviendo con él, pero así fue, me marché de Barcelona un año más tarde, lo dejé todo.

Mi primer año en Sevilla fue horrible, trabajaba muchísimo y mi ansiedad estaba descontrolada, los atracones eran casi diarios. En diciembre me empecé a pesar de nuevo y después de llorar durante varios días me dije a mí misma que ya estaba harta, que por fin -por enésima vez- iba a conseguir estar delgada. Creo que fueron los cinco peores meses de síntoma, perdí tanto peso que no podía levantarme, me mareaba, no podía concentrarme… Seguía sin estar delgada, seguía pareciendo una chica normalita, y eso para mí era lo peor; quería ser como esas chicas de Internet que colgaban fotos en páginas pro-ana, quería sentime ligera, quería ser especial. Quería tantas cosas… pero en realidad lo único que quería era desaparecer.

Empecé la universidad y aquello fue cuesta abajo, salir a la calle significaba llorar, hacer un examen significaba atracones, hablar con alguien significaba mentir… Mi cabeza era un hervidero, mi objetivo único en la vida era seguir adelgazando, pero ¿sabéis qué? ¡Yo no estaba enferma! ¿Yo tener un TCA? Imposible. Una noche desperté a Álex llorando, llevábamos una semana hablando de que algo en mí no iba bien. Él se dio cuenta de que tomaba pastillas cada dos por tres, de que me iba corriendo al baño después de las comidas y de tantas otras cosas que no cuadraban en una vida sana. Esa noche le dije que necesitaba ayuda. Quizá fue un momento de lucidez, el caso es que fui yo la que busqué el Centro ABB, en mi mente lo único que resonaba era que era una mentirosa, que yo no estaba enferma y lo único que quería era llamar la atención una vez más. Pero claro, nadie me había dicho que ese era el punto clave de mi enfermedad, que esa era mi enfermedad.

Cuando entré en ABB me agarré a las pautas como un síntoma más, quería seguir siendo perfecta costara lo que costara, la “paciente perfecta”. Pero ahí estaba mi grupo, ahí estaban mis terapeutas, y me abrieron los ojos y todo empezó a cambiar. Por otra parte tenía a mi pareja, a mi familia, a mis amigos, que me ayudaron en todo momento.

Desde entonces he luchado día a día por conocerme mejor, por superar muchísimos miedos, por romper los pilares en los que creía que se basaba mi vida. Y qué os puedo decir, ahora soy feliz, con mis problemas, con mis agobios, con todo lo que conforma mi vida.

Soy feliz y me quiero, y no creo que la vida sea nada más que disfrutar de ambas cosas.

 

26 Respuestas a Mi Historia
  1. Ester Responder

    Hola Rosa¡¡ me llamo Esther y tengo 17 años, la verdad es que soy muy timida y me cuesta mucho escribir aqui, pero tu historia…pfff me he sentido tan identificada con cada palabra…¡¡ la diferencia es que yo en vez de intentar llamar la atención en el recreo que escondia en el baño, asi no me pueden ver y no me juzgan… y yo no tengo novio, y dudo mucho que algun dia tenga, pff ¿quien se va a fijar en alguien gorda como yo?? jo¡ no me gusta pensar asi :( A mi en vez de asma me dan ataques de ansiedad y tambien uso eso como escusa, estoy asustada y tengo mucho miedo, ya no quiero seguir asi, pero nadie, ni mi familia ni amigos saben nada, y no me atrevo a decirselo a nadie, siento que les estoy fallando, que todo esto es por mi culpa, y me siento muy mal conmigo misma… no se que hacer :(
    espero que sigas mejorando y ojala algun dia puedo pedir ayuda y salir de esto, pero no se,,,
    besos y mucho animo

  2. Rosa Vallellano Responder

    Hola preciosa!
    Cuántas ganas tenía de leerte por aquí. Me ha emocinado mucho tu historia, y mira que me la sabía…
    Escribir aquí es una bonita experiencia, al menos para mí. Bienvenida!

  3. Rosa Responder

    Para Ester:
    Me alegro que pese a tu timidez hayas decidido escribir. Piensa que salir de esto sola es imposible y ya que te has dado cuenta de que no quieres seguir así te recomiendo que intentes confiar en alguien, aunque solo sea una persona de tu entorno, para que así te pueda acompañar a alguna clínica especialista en TCA.
    Sé que ahora mismo pensarás que es una locura, pero no te preocupes por cómo se lo tomarán los demás, no defraudas a nadie, si no haces nada ellos seguirán con sus vidas mientras tú te niegas la tuya.
    Ojalá decidas pedir ayuda porque lo peor es conformarse y creer que somos así y que ya no podemos hacer nada para evitarlo. Ya verás que si lo haces poco a poco empezarán a cambiar las cosas.
    Un abrazo muy grande y mucho, mucho ánimo.

  4. Rosa Responder

    Para Rose:
    Para mí también lo está siendo, ¡y eso que acabo de empezar! En la historia sales tú, eh? Como compañera que me abrió los ojos… o más bien como amiga!!

  5. María José Responder

    Ester, guapa, da un pasito más, porfa. Yo doy la mano. envia un mail a la fundación ABB. Anda, sólo cuéntaselo a ellos, nada más, sólo ese gesto.
    Yo tengo 44 años y hace una semana hice eso mismo en mi ciudad, y ya han cambiado unas cosas en mi vida. Sólo 2, pero no hay que correr, sólo avanzar despacito. Es sólo el milagro de empezar a salir de un agujero, de quitarte algo de encima que no te gusta.
    Venga, vamos juntitas!! yo no me conformo con seguir así, ya vale.
    y para Rosa, toda mi cariño y mi admiración,
    un abrazo fuerte, fuerte para todas y todos,
    María José

  6. Rosa Responder

    Para Maria José: Qué valiente, de verdad, ya verás como el camino, aunque duro, vale muchísimo la pena. Como tú dices es una piedra que nos quitamos de encima, un peso que creemos que debemos de soportar cuando en realidad nos estamos obligando a ello.
    Enhorabuena por esos primeros pasos.
    ¡¡Muchísimos ánimos bonita!!

  7. mariangeles Responder

    Hola a todas, escribo con miedo pues se que no soy la persona adecuada para dar consejos,pero ester,eres muy joven y por favor pide ayuda
    encontre hoy esta pagina,y me dio miedo,porque solo veia a chicas jovenes yo tengo 41 años y vivo en sevilla,desde hace tres semanas voy al centro abb,soy bulimica desde los 18 y no se que podre lograr.pero voy a intenar vivir el resto de mi vida de otra forma,pues esto ya es inaguantable
    saludos a tod@s

  8. Laia Responder

    Hola Rosa!
    Me llamo Laia, soy de Barcelona y tengo 17 años.
    Estoy estudiando bachillerato y en cataluña un 10% de la nota es un trabajo conocido como “Treball de recerca”. Bueno, yo lo hago junto con una compañera, Andrea, y lo hacemos sobre los TCA.
    Nos gustaria poder contactar contigo (si nos pudieras dar tu e-mail o tu contactar con nosotras con el correo que queda aquí escrito) y que nos contestaras un pequeño cuestionario para así ayudarnos.
    Muchas gracias, Laia.

  9. Rosa López Responder

    Para mariangeles: claro que podrás lograrlo, la edad es solo un factor más, pero has dado el primer paso y a partir de ahora todo será distinto. Ánimo!

  10. tania Responder

    hola chica solo dwsiros que hoy e dado un paso le e mandado un imeis a la fundacion abb aver lo que me contesta yo tengo trastorno de la alimentacion y esto va cada vez peor sabes y por eso e pedido ayuda y me gustaria saner como va este centro que condiciones tiene que si mes pueblico o privado grac ias y un cordial saludos a todas nñas sois muy valientes seguid haci os admiros besos

  11. nataly Responder

    hola sabes eres una chica muy guapa.
    yo me identifico con tu historia aunque agregandole algo mas que le pasa a mi vida siempre me he sentido gorda fea y me odio sufro de depresion y aun algo mas grabe comparto mi vida hace 1 ano y medi con ana y mia siento mucho miedo por que no podre salir de ahi jamas ningun hombre me pela me da pena salir y aun que algunas personas me dicen que soy bonita que tengo un cuerpo lindo yo no creo sufro y mucho hasta el punto de hacer muchos planes suicidas nose por que comparto este comentari contigo pero me hace muy feliz confiar en nadie ya que en mi vida y mi casa nadie lo sabe te dejo mi correo por si algun dia me das un concejo gracias deverdad tu si eres muy bonita chao

  12. Rosa López Responder

    Nataly, dices que te identificas con mi historia pero que la diferencia es que te sientes gorda y fea y que no te quieres. Además dices que compartes tu vida con “ana” y “mia”, yo me pasé años así. No hay ninguna diferencia, yo me sentía igual que tú y HE PODIDO SALIR de todo esto.

    Por favor, confía en alguien cercano (un familiar, un amigo…) y así te costará menos pedir ayuda de profesionales. Debes entender que tienes una enfermedad y como tal puede curarse. Tienes que luchar para que así sea. Te prometo que si quieres lo conseguirás, pero con ayuda de los demás.

    Te mando un abrazo muy grande y muchos ánimos.
    Rosa.

  13. Jhair Responder

    Nada más hermoso que una mujer que ama su propia belleza en vez de sólo odiar sus carencias.
    Si
    ¡Felicitaciones…!

  14. Mònica Responder

    Me he sentido tan identificada con tu historia…
    Me encantaría poder contactar contigo, sería un gran placer. Aquí te dejo mi msn/mail: tontayconsentida@hotmail.com
    Un petó des de terres lleidatanes :)

    Mònica

  15. valeria Responder

    hola soy valeria, me da un poco de pena hablar de esto, pro en fin yo si tuve o tengo esa enfermedad pero nadie de mi familia sabe, no se lo que pensarian de mi supieran que su hija su hermana es anorexica o bulimica.
    yo empezece a los 18 años a ir corriendo al baño despues de cada comida, y estuve asi por 2 años ='( … ahora solo quiero subir de peso porq baje mucho, y aveces no me siento bien cnmigo misma por haber hecho esas cosas, pero ya es un año que ya no voy al baño despues de cada comida, aunq aveces siento q necesito hacerlo, no lo hago me entretengo en otras cosas… ahora mi mayor deseo es subir de peso =D… gracias =D

  16. Rosa López Responder

    Mónica, me alegro de que te hayas sentido identificada, en serio =)

    Valeria, tú mayor deseo tiene que ser ser feliz y quererte tal como eres. Y no te preocupes, cuando tu familia sepa lo que te ocurre no te mirarán como un bicho raro, te ayudarán, no tienes que sentirte avergonzada por lo que te ocurre. Sigue luchando!

  17. Clara Responder

    Hola, me llamo Clara, Tengo 22 años y vivo en Sabadell.
    Yo, igual que esther y que otras muchas chicas más, también me siento identificada con tu historia. Esto que desde la niñez ya te infravaloras y huyes de todo. He empezado éste año con este problema y la verdad, aunque admito que lo tengo y estoy iendo a psicólogos, psiquiatras, hablo y soy consciente pero después me cuesta muchisimo salir del hoyo. Me quedo sin fuerzas, y quiero seguir viéndome delgada cada dia más, y cada dia me pasa lo contrario, cada dia me veo más gorda. Peso 52 quilos y mido 1.70. y quiero seguir bajando hasta conseguir los 48.
    Por más que la gente me diga, sé que no está bien y soy consciente de ello, pero dentro de mi hay algo que me incita a seguir bajándo, es la manera de sentirme bien.
    Ojalá aprenda a quererme a mi misma, aunque no sé por donde empezar.
    Me alegro de que ahora seas feliz, todo el mundo se lo merece.
    Muchisimas gracias por leerme. (= Bsos!

  18. cielo Responder

    hola la verdad yo enpese hace unos meses atras nose como fue pero cai , creo q es x q yo era delgada pero m enferm y subi d peso luego trate d vajar y ya no pude m sentia mal terrible cada ves q m encontrava a alguien y m decia has subido d peso q paso si tu eras delgada mucho comes seguro y todos los comentarios q te hacen tenia novio y el ya no me decia flaquita o flaca o amor come estas flaca , era todo lo contrario m decia mi gordita ,osita , amor se q no lo hacia d mala onda si hasta mi familia lo hacia y todo eso m llevo a encontrar una salida vomitar hassta sentirm delgada pero nose ya q hacer se q no esta bien pero nose como hacerl para salir d esto y seguir siendo delgada

    • Rosa López Responder

      Cielo, tienes que entender que es una enfermedad y que si no haces algo pronto seguirás cayendo una y otra vez en ese pozo. Nadie hace nada de mala onda, eres tú la que te sientes tan mal contigo misma que pones pensamientos e ideas en los demás. Por eso te aconsejo que pidas ayuda, a quien sea (amigos, familia…), pero hazlo ya. CUANTO ANTES MEJOR. He pasado muchos años enferma y no se lo deseo a nadie. Así que si sientes que hace poco que has empezado a tener esas ideas y a sentirte tan mal acude ya a un especialista, los psicólogos podrán ayudarte, ya verás. NO TE RINDAS! Además, el cuerpo es muy inteligente y si comes bien y con ayuda de los médicos encontrará su peso adecuado y cuando estés curada no te importará si es bajo o alto, porque será un peso sano.
      MUCHO ÁNIMO CIELO, CUENTA CON MI APOYO!!!

  19. Sara Responder

    Había leído algunos de tus posts pero nunca tu historia. Enhorabuena por todo lo que has conseguido, compi, aunque no nos conozcamos en persona.

  20. Sara Responder

    Aunque ahora que miro tu foto… quizás sí que nos conozcamos, ¿no? Perdóname, es que soy tan mala para las caras :) Pero mala mala.

  21. Rosa Responder

    ¡Sara, sí nos conocimos! ¿Recuerdas la entrevista que te hicieron en la sala Mulhacén? No recuerdo qué canal era, pero a mí me hicieron la entrevista en la cocina, lo pasé fatal. Estuve hablando contigo unos minutos y me ayudaste muchísimo, créeme.
    Tengo muy buena memoria, recuerdo que te pregunté cómo era irte de compras ahora y me dijiste algo así como “Pues normal, a veces sale un michelín por ahí y te ríes”, jejejeje Lo estuve repitiendo varios días, deseando que algún día pudiera hablar con tanta naturalidad.
    Y ese día llegó 😉

  22. Sara Responder

    ¡Sí que tienes buena memoria! Jejejeje Y yo con mi memoria de Dori jajajaja Pero me alegro, mucho mucho, de haberme cruzado contigo en aquel momento.

    Un abrazo grandote

  23. Verónica Responder

    Me encanta la existencia de este blog ya que nos permite a las que hemos pasado o estan pasando algo asi desahogarse y poder contar experiencias negativas que hemos sufrido a lo largo del tiempo debido ha estas malditas enfermedades que se deben mucho a la sociedad y a los canones falsos de belleza establecidos, tenemos que ser fuertes y luchar ante ellos porque son falsos nada reales y apartados de lo que es estar sano y sentirse bien porque aunque seas la mujer mas flaca del mundo eso no kiere decir sentirse bien.

    Mi historia es muy muy larga espero no aburrir a nadie y poder ayudar a gente que este pasando por este infierno. Yo me sentia a los 15 años como una chica fea y gorda que no llamaba la atencion de nadie, por esa epoca me enamore y empece a salir con un chico, yo queria ser perfecta para él, todo empezo asi keria sentirme la chica mas guapa del mundo y eso pensaba yo que lo conseguiria solo siendo delgadita como las modelos, que estupidez. A lo largo de 4 años practicamente comia lechuga, todo mi entorno se daba cuenta de lo que me pasaba, era evidente mi cara de enferma lo decia todo, mi familia lo paso muy mal, mis amigos, mi pareja, yo negaba tener algun problema, siempre que salia el tema me irritaba muchisimo y decia que a mi no me pasaba nada, que me dejaran en paz. Salia a comer con mis amigas y siempre decia que yo ya habia comido, salia a cenar con mi novio y no comia, siempre llamando la atencion y disimulando aun sabiendo que era imposible.

    En el año 2008 mi vida dio un giro abismal siempre he sido muy perfeccionista y he querido conseguir todas las metas que me proponia y si no lo conseguia me frustraba y me sentia fatal. El control que habia tenido durante todo ese tiempo se me estaba acabando. Deje mi carrera (trabajo social), empece a currar, lo deje con mi pareja y un largo etc.

    Ese mismo año las cosas se me estaba yendo de las manos y me empezaron a dar fuertes ataques de ansiedad en los que atracaba toda la comida que se me ponia delante, veia que mi vida se desmoronaba, la carrera, las cosas con mi novio de toda mi vida no iban bien, no me sentia querida ni apoyada, siempre estaba sola en casa, etc. De la anorexia pase a la bulimia y doy las gracias a esto ya que fue en ese momento cuando pedi ayuda, pense esto ya no lo estoy controlando y necesito AYUDA, le pedi ayuda a mi novio y no me la pudo brindar, asi que lo deje, ahora no se lo tengo en cuenta pero en ese momento me dolio mucho, le pedi su ayuda ya que no keria mortificar a mi mama y queria sentirme mejor para poder contarselo a ella, finalmente se lo tuve que contar a mi familia ya que no contaba con mi novio, mi familia emocionada ya que era lo que querian poderme ayudar empece a ir al psicologo y empece a mejorar.

    A los tres meses conoci al hombre de mi vida Jose en un principio no le conte nada aunque el lo sabia era demasiado evidente, cuando me atrevi a contarselo empezo a acompañarme al psico, me llevaba a comer por ahi y flipaba cada vez que le daba un bocado a algo de su plato ya que yo solo comia ensalada y algo de pescado ( y eso que adoro la carne jaja) pasito a pasito y gracias a el, a mi familia, a mi psicologa de la que ni me despedi, empece a sentirme cada vez mejor.

    Fue un camino muy largo, largisimo todavia recuerdo ir a buscar a mi chico al curro y el preguntarme que tal hoy?? Ha ocurrido?? Y yo le decia si lo he echo he vuelto a vomitar, te he dejado en el curro y he subido a casa a darme un atracon asi dia tras dia hasta que un dia me pregunte y le dine lo he conseguido hoy no he vomitado he ido a clases y no he echo nada de lo que me arrepienta ese fue el dia mas feliz de mi vida. Ahora si me pongo mala con vomitos lo paso francamente muy mal porque recuerdo mucho esos momentos.

    Un tarde que tenia cita con el psicologo, despues de la cita tenia que ir a buscar a jose al curro, ese dia dije hoy no voy al psicologo yo ya estoy curada, llegue lueguito a por jose jajaja hasta hoy.

    Con Jose no sentia celos de ninguna chica me sentia la mejor mujer para el y no sentia inseguridad ante ningun pivonazo que se nos pusiera delante jajaja.

    Le debo mucho a todo ellos y los quiero muchisimo, pienso que esta enfermedad es una lucha constante ya que es muy facil sentirse insegura otra vez ya que la sociedad nos vende eso, encima yo soy una apasionada de la moda y es muy facil distorsionar la realidad en la pasarela, amo la moda pero creo que no tenemos que estra flaquisimas para estar guapas, mentiria si dijera que a veces no pienso me gustaria ser como alguna de ellas, pero rapidamente pienso y me digo, vero eso no es real y no es bonito, ademas yo no estoy nada mal soy como soy y asi me tengo que querer y gustar.

    Ahora mi vida es totalmente diferente trato de cuidarme pero comiendo de todo, me gusta mucho la nutricion ya que como la gasolina al coche son los alimentos para las personas, me encanta el deporte, hago ejercicio todos los dias, pero si un dia tengo que dejar de ir no me voy a amargar igual que si un dia me como una mega burger jajaja, eso es la realidad, vivir el momento y no ser la perfeccion irreal.

    En todo este tiempo he acabado mi carrerita, ahora soy trabajadora social y asesora de imagen, que son mis pasiones, ayudar a que la gente a que tenga su autoestima por las nubes y se sientan bellas tal y como son, siempre con unos habitos de vida saludablesss, esos son mis lemas.

    A todas las personas del mundo que sufran esta enfermedades tan horribles les brindo todo mi apoyo y decirles que sean fuerteeeesssss, muy muy fuertes, que no somos solo un cuerpo que somos muchisimo mas.

    Un besazo enormeee a todass!!

  24. Rosa Responder

    Hola Verónica, gracias por compartir tu historia. Eres una campeona y una luchadora, siéntete muy orgullosa por todo lo que has conseguido. Yo vivo del mundo de la moda y te entiendo, la imagen es muy importante y a veces corres el riesgo de distorsionar, pero después de todo el trabajo psicológico que hemos hecho tenemos las cosas claras y no cambiaríamos la felicidad por nada, ¿verdad? 😉
    Muchos besos.

  25. iratxe Responder

    hola Rosa
    No sabes como te he entendido pro no sabes como me gustaria tener la fuerza esa que tubiste para salir adlante.
    acavo de salir de alta ayer mismo de mi tercer ingreso y estoy muy nerviosa y acojonada ( perdon por la plabara) de volver a hacer tonterias como tomar pastillas , atracones, y demas….
    me encantaria saber que es eso d BBA y tb que es lo que te hizo cambiar para recuperarte.
    No he ehecho mas que sufrir y lo sigo haciendo, siemrp agobiada y obsesionada con la comida y no puedo mas. quiero salir de esta pro nom veo capaz. encontre un articulo que ablaba de ti y de este blog y me encantaria que me contestaras y me ayudaras de verdad.
    Quiro volver a ser la chica sonriente de antes, la que no se obsesionaba pos la komida, la que salia de fiesta y era la chica mas wapa del pueblo , la que mis amigas me apreciaban mas, poder conseguir a mi chico ideal, y l que no sentia necesidad de mirarse al puñetero espejo y verse gorda.

    muchas gracias espero un apoyo y respuesta tuya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.