Archivo mensual: febrero 2009

Ser madre

Ser madre… que sorprendente es poder tener a un niño en tu vientre y poder darle la oportunidad de vivir al igual que a ti te la han dado. Dar la vida a… un ser que podrá ver, oír, experimentar sensaciones, dar cariño, tener sueños, forjar su propio carácter. Aunque que quede claro que también es bonito el adoptar a una personita.

Pero hoy quiero hablaros del ser madre porque cuando tienes anorexia lo primero que te sucede es que la regla no te viene porque el cuerpo- que es tan sabio, famosa frase que dicen a menudo las madres, al menos la mía, jaja- siempre sabe lo que necesita en cada momento y cuando no tiene los nutrientes necesarios para tener la regla prescinde de ello porque evidentemente ese cuerpo no está preparado para ser madre. Yo, no era consciente de este echo, cuando fui estando mejor me di cuenta. Tengo tan solo 15 años y no puedo ponerme a pensar aún en si voy a ser madre o no, pero hay preguntas que una se hace de antemano, y en un futuro si me gustaría serlo y vivir esa experiencia. Ser madre es algo que te arrebata la enfermedad y hay ocasiones en que las chicas que se recuperan no vuelven a tener la regla. No imagino lo que debe de ser saber que no puedes tener un hijo, y lo bonito que sería ver la mezcla que fluctúa en el bebé fruto de las dos personas que lo conciben. ¿Tendrá los ojos de la madre o quizás del padre? ¿Y el pelo de que color será? ¿Y sus labios serán anchos o escuetos, serán rosados u oscuros?

Nunca he vivido esa sensación, pero sentir que hay algo vivo dentro de ti en el sentido literal, sentir que no hay un solo corazón latiendo dentro de ti, sino que hay otro que golpea más lentamente, sentir un amor desmesurado, un calor, y una protección… Todo ello me hace pensar en que me alegro de no haber perdido esa oportunidad… y sería triste pensar en una madre que no está capacitada para alimentar a su bebé. Creo que esto le produciría una sensación de arrepentimiento tremenda.

Las madres son personas muy importantes en nuestra infancia. También quiero decir que estoy totalmente a favor de los matrimonios homosexuales. Muchas personas ven un error no proporcionarle a un niño las dos figuras: materna y paterna. Pero da lo mismo al fin de que ese niño se sienta querido y muchas de estas personas adoptan niños que necesitan de un hogar. ¿Qué culpa tienen ellos de elegir a quien quieren por pareja? Pero, retomando el hilo de la conversación, estas figuras son muy importantes para nosotros. Nos sentimos ávidos de sus mimos, de su ternura y cariño. Mi madre es una persona que se esfuerza mucho en la casa para que esté presentable, no quiere que nos falte de nada, es una luchadora. Es profesora y disfruta mucho enseñándole a los niños, es muy atenta con ellos y realmente aprenden mucho con ella. A veces llega cansada porque no todos los niños vienen de familias con unos valores, pero ella igualmente hace que aprendan. Recuerdo sentarme de chica a leerle cuentos en la cocina mientras ella hacía la comida o fregaba. Recuerdo cómo me enseñó a montar en bici por el paseo marítimo de la playa. Recuerdo cuanto sufrió con la etapa de la adolescencia de mi hermano Alejandro y con mi enfermedad. E incluso a veces le reprocho que de buena que es, es tonta. De lo que creo que he heredado algo de ello.

Ser madre… ser madre…

 Scroll hacia arriba