Historia de una alcóholica, un pequeño Elvis y un gigante

La chica que da gran importancia a su físico y viste grandes escotes y prendas ajustadas o provocativas, envuelta de hombres, no exige nada de sus compañeros más que se le procure atención. Cuando era niña probablemente dicha chica fue condescendiente, indulgente, atenta, cuyo papel consideraría el de complacer a los demás que se jactaban al hablar de ella. La niña pudo aprender que a menudo las personas se tratan como posesiones y, cuando se hizo mujer y comenzaron a abordarla hombres que valoraban su compañía en tanto que acrecentaba su masculinidad, se transformó en una mujer vulnerable e insegura.

Puede que esta mujer se justificase con un “A los hombres únicamente les importa el sexo…”, pero en el fondo, era ella la que poco podía ofrecer de sí misma más que su cuerpo. No deja de beber alcohol en la discoteca, comienza a moverse torpemente subida a unos vertiginosos tacones, a caer lánguidamente sobre su acompañante, cuya mirada se encuentra abstraía en otras mujeres enjutas en trajes preciosos.

¿Le preocupará a esta mujer envejecer junto a alguien? ¿Será el alcohol el licor que extasia su desdicha? Pobre figura trágica, desorientada y sin luna que hallar entre las fuertes luces de la discoteca.        _______________________

Un niño de unos nueve años de edad camina delante de su hermano adolescente y, siendo una réplica exacta del mismo, imita su forma de vestir. Estilo Elvis, un pelo engominado y peinado hacia atrás luce con el sol, una chaqueta de cuero negro le envuelve y unas gafas de oscuros cristales denotan una mirada indiferente y de una sutil prepotencia tras de sí.

Ha sido algo chocante ver a un niño tan pequeño y sin embargo, tan tempranamente sumergido en la burbuja social de las apariencias, las marcas y la imitación de los iconos del mundo televisivo, vestido de dinero y de popularidad.

Cuando yo tenía 9 años todos los niños eran iguales para mí y éramos felices con un balón ya estuviésemos finamente compuestos o de forma zarrapastrosa. Compartir y reír era el objeto de nuestra felicidad. Pero ese prematuro adulto, febril niño aún tierno, mantenía una seriedad en los labios impuesta por su interpretado papel. Cuando sea adolescente, probablemente dicho chico seguirá siguiendo pasos marcados por su hermano mayor.

_______________________

En mi barrio hay una mujer que tiene tres hijos, pero esta mujer vive para uno de ellos. Jamás ha dejado de quererle ha pesar del fatigoso y agotador esfuerzo que supone cuidarle porque quien dedica su vida a alguien lo hace por amor.

Ese hijo suyo tiene cuerpo de gigante, pero es tonto. Aunque quizá menos tonto que otros que no están enfermos. Lo peor son las mañanas en que se pone nervioso y mientras deambula no deja de gritar como un loco. Pero tiene demasiadas cosas en su interior que no puede decir con su torpe lengua y lánguidos labios que acompaña como un molino por ágiles aspavientos con los brazos.

5 Respuestas a Historia de una alcóholica, un pequeño Elvis y un gigante
  1. rebeca Responder

    Hola Sandra,
    gracias de nuevo por hacerme pensar como soy y el porque me siento muy identificada con la primera historia
    un abrazo
    y no dejes de escribir que ayudas muchisimo
    Gracias

    • sandraalonso Responder

      Muchísimas gracias Rebeca, no lo haré. Y estoy segura que más allá de esa mujer rodeada de “accesorios” hay una gran fortaleza, así que no dejes de buscarla.
      Abrazos.

  2. rebeca Responder

    Gracias Sandra, otra vez he entendido porque soy así muchas veces.
    si me han tratado siempre como una posesion, si haces una cosa estan contentos sino bronca.
    Me ha impactado esta frase “Cuando era niña probablemente dicha chica fue condescendiente, indulgente, atenta, cuyo papel consideraría el de complacer a los demás que se jactaban al hablar de ella. ” ese era mi padre.
    “La niña pudo aprender que a menudo las personas se tratan como posesiones” como él mismo
    ” cuando se hizo mujer….., se transformó en una mujer vulnerable e insegura”

    EStoy segura que soy mas fuerte de lo que realmente puedo creer, aunque lo soy, sino no estaría viva en estos momentos. Pero hay cosas que aun me cuesta, me cuesta decir qeu no y enfrentarme a conflictos y me cuesta priorizarme siempre he actuado para y por los demás. nunca por mi.

    Gracias por hacerme pensar y no dejar de sorprenderme y no poder evitar contestarte a los post, porque siempre siempre saco muchisimas cosas.
    un abrazo enorme

  3. Jennifer Responder

    Hola muy buenas, me llamo Jennifer y estoy estudiando 2º de bachillerato.
    Estoy haciendo el trabajo de recerca sobre este tema ”la anorexia”. Estuve en la asociación ABB y me dijeron que aquí podría encontrar algún caso para poderlo poner en mi trabajo.
    Me leído el tuyo y me ha parecido muy interesante me gustaría que me escribieras un poco como lo has vivido todo y mas o menos para concienciar a la gente. Espero tu respuesta, muchas gracias!

    • sandraalonso Responder

      Vaya, me encantaría poder ayudarte Jennifer pero, te pediría que se lo pidieses a otra de las chicas porque además de que podrás comprender ya que estás en bachiller al igual que yo, el poco tiempo que tengo, cuando a una le queda ya lejos la enfermedad es agotador y la verdad no muy agradable ponerte a pensar en los malos momentos porque, pueden contarse entre los más duros que has vivido. En cambio, te invito a leer algunos de mis post, transcribir a tu trabajo cualquier frase que te sea constructiva porque, ciertamente, la mayoría de ellos o, quizá mejor los más antiguos, hablan de cómo he vivido la eperiencia.
      Te ánimo en tu trabajo porque tiene un trasfondo social que es el que intentamos llevar a cabo en este blog: concienciar, porque es una enfermedad cada vez más presente en la sociedad, porque puede que conozcas a amigas que la tengas… ¡Mucho ánimo Jennifer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.