Querida amiga, es hora de decir adiós.

Demasiado tiempo reprimiéndome.

Demasiado tiempo bajo tu control.

Date cuenta de que ya no te quiero conmigo, que yo soy un cuerpo y tu estás dentro de mi, de mi mente, y yo decido, por lo tanto, vete. Llévate contigo todos tus estereotipos, tus miedos, tus locuras, tus mentiras.Llévate también los buenos momentos, los momentos de sentirme orgullosa por vencerte, los momentos en los que conseguí que te pusieras de mi parte, los momentos de compresión, y nuestros momentos a solas. ¿Los recuerdas? Tú, yo, y la oscuridad, hablando hasta las tantas, intentando entender por qué nuestros caminos se cruzaron.

Las cosas que me arrebataste están volviendo a mi. Porque son parte de mi, porque son yo. Y tú no eres yo, tú ya no eres nada, y a la vez, lo fuiste todo. Quizás yo no me haya querido, que todavía esté intentando hacerlo, pero quererme a mi misma no significa quererte a ti.

Porque a ti hace mucho tiempo que ya no te quiero. Y tú, tú nunca me has querido.

 

Sandra

 

Una respuesta a Querida amiga, es hora de decir adiós.
  1. Sara D. Responder

    Genial comienzo : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.