Maldito transtorno tan difícil de entender

Este tiempo de tratamiento me ha servido para aprender mucho de los TCA y para darme cuenta de lo poco que se sabe sobre ellos. La gente tiene una idea muy equivocada y muchas ideas preconcebidas. Por eso hoy me ha apetecido contar que es un Transtorno de la Conducta Alimentaria, no la definición, no los tecnicismos, explicar el mio desde mi experiencia.

Te preguntan, en mi caso, “¿pero eso que es? ¿que no quieres comer no? ¿que cuando comes vomitas verdad? …etc.” y enseguida ponen etiquetas dependiendo del físico; anorexia, bulimia, trastorno por atracón (conocido como comedor compulsivo aunque sin pensar que es una enfermedad) … da igual, son diferentes caras de la misma moneda. Cambian los síntomas pero el fondo puede ser el mismo. Incluso en muchos casos es difícil poner una sola etiqueta, cuando se lleva media vida sufriéndolo se llega a pasar por todos, cada uno puede llegar como consecuencia del otro… otro motivo más que explica la dificultad de su diagnóstico, que hace que la gente no se de cuenta de que quien tiene al lado lo está sufriendo porque como no puede encasillar ese comportamiento a la idea que tiene o el físico que se supone debe tener tampoco corresponde pues no ven las señales de alarma. Solo puedes sufrir un TCA si estás esquelética, o corres al baño tras ingerir algo o bien, esto últimamente porque antes no estaba considerado como tal, comes mucho (el caso que aún menos se asocia a un trastorno, y que si la persona tiene sobrepeso se tacha de gula, obesidad, glotonería…). Pues no, el físico no es el indicador de un TCA señores. Ese es un gran problema que dificulta su detección. Una persona en normopeso puede estar sufriendo un trastorno alimentario.
Algo que puede parecer tan superficial como la excesiva preocupación por el físico y la comida es solo la punta del iceberg, es lo que se ve desde fuera pero si profundizas siempre hay más escondido. “Niñas tontas que solo se preocupan de su cuerpo” he tenido que escuchar en alguna ocasión y morderme la lengua, bueno eso y otras tantas y tantas cosas. Pues no, eso también lo niego, eso no es el verdadero problema.
Tras un TCA se esconden muchas cosas, dependiendo del trastorno y la persona puede haber matices pero a rasgos generales, aunque cambia el síntoma, la base es la misma. Tras un TCA hay una muy baja autoestima y necesidad de aceptación y aprobación, inseguridad, una gran autoexigencia, perfeccionismo y autocrítica que lleva a no valorarse ni reconocerse nunca los éxitos ni las virtudes, necesidad de controlarlo todo (y de ahí el control con la comida y el peso, la “tranquilidad” de tener algo que controlas tú), aguantar demasiado y no saber decir no, no tolerar la frustración que muchas veces tú mismo te creas poniéndote metas inalcanzables exigiéndote por encima de los límites normales, entrar en el círculo vicioso de blanco/negro o todo/nada (si no es perfecto es una mierda, expresión típica). El peso, la comida, el físico es parte del afán de control y es la manera de tapar el resto de problemas. Es curioso como no nos damos cuenta pero es un mecanismo de defensa aprendido que salta si algo no va bien. Para esto es importante la terapia grupal o individual, da igual. Ahí consigues analizar y ver porque ese día te veías peor, o porque de pronto tu cuerpo no era capaz de ingerir nada o al contrario, aparece un “hambre” (ansiedad) descomunal … Es algo que cuesta ver y sobretodo trabajar y cuando lo consigues lo ves claro. Yo ahora sé que no me gusta mi cuerpo, que aún me avergüenza un poco pero si tengo un problema primero me centro en ello para poder resolverlo y el físico pasa a segundo plano. Pero no es fácil y menos cuando estás completamente metida en el TCA porque entonces aunque intentes verlo no puedes. Es característica también la distorsión de la imagen corporal, algo que me impactó mucho descubrir que sufría y que aún hoy no entiendo. No comprendo como la mente es capaz de crear esa realidad paralela que nos ciega… No comprendo como veo a los demás tal cual son y mi imagen no se corresponde a la realidad. Es difícil de entender y muy duro, para mi el momento más duro del tratamiento porque te hace dudar de todo tu mundo. Si lo que veo no es real ¿como sé lo que sí lo es? Es una sensación muy angustiosa, un miedo inexplicable, un descontrol, una sensación de locura…
Es algo muy complejo en donde influyen muchas cosas. La alimentación, el peso y el físico es lo que vemos y es lo que se empieza a trabajar para salir de ese pozo pero hay mucho más trabajo. Hay que tener en cuenta también importantes factores sociales, educativos, familiares … suele haber algo que desencadena el trastorno pero es la suma de muchas cosas aprendidas y te lleva a una vida de sufrimiento, de mentira, de dolor, de dejar de hacer cosas, de esconderte en ti misma, que va hundiéndote cada día un poquito más… Últimamente tengo muchas inquietudes respecto a los agentes externos que empujan o agravan el transtorno. Esto se nos está escapando de las manos, cada día personitas más jóvenes empiezan a luchar contra esto y me invade una gran impotencia. Quisiera gritarles que no vale la pena, quisiera poder hacerles fuertes pero me pregunto cómo y no lo sé
Tengo tantos recuerdos en mi cabeza, tantas sensaciones, tanta lucha que quieren salir pero que no sé como ordenar ni como contar, tampoco creo que ejemplos concretos sean del interés de nadie; solo pretendo dirigirme en este caso a las personas que están alrededor del enfermo. Nosotr@s podemos llegar a entender lo que nos pasa pero muchas veces no somos capaces de explicar en que consiste todo esto y aunque lo hagamos la sociedad no está preparada para entenderlo. Solo pido que no se juzgue, solo pido un poquito de paciencia y empatia hacia esa persona que quizá cada vez que nos rechaza es que está sufriendo mucho en ese momento, solo quiero que no nos quedemos en la idea del problema superficial y se intente ayudar de verdad a esa persona, solo me gustaría que sobretodo por esas pequeñas personitas que están creciendo y son futur@s adolescentes aprendamos a alimentarnos sanos sin pensar en calorias ni michelines ni bikinis, solo deseo que no se etiquete a nadie por su físico, solo me encantaría que las personas tuvieran las mismas oportunidades independientemente del físico. Quizá esté pidiendo demasiado, ojalá un día sea lo normal
He leído una frase que me ha impactado “Tu problema es que quieres que sea perfecta, el mio pretender serlo”
29 Respuestas a Maldito transtorno tan difícil de entender
  1. Tina B. Responder

    Impresionantes tus palabras Susana!

    • Susana Responder

      Gracias preciosa ¡mira quien habla de impresionantes palabras!
      Mil besos

      • Tina B. Responder

        ¿Tu sabes el éxitazo que está teniendo tu escrito, chavalina?… Ai ai ai… QUE GRANDES CUALIDADES TIENES mi amore!… Nos has dejado con la boca abierta a todos con estas palabras tan directas y transparentes!

        BRUTAL! 😉

        Te escribo en privado guapi!…

        • Susana Responder

          Exitazo??? qué dices? jajajajaja…. me alegro, ojalá llegue a todas las personas que lo necesiten y estén atrapadas sin sentirse comprendidas y también al entorno que no lo comprende tantaas y tantas veces!!!!!

  2. Marian Miró Responder

    Hola, Susana,

    acabo de leer tu post y quisiera felicitarte por ser tan valiente, hacer visible tu sufrimiento sé que no es una tarea fácil. También te doy las gracias por solidarizarte con tantas otras personas que también dan salida a su dolor con el control de la alimentación y que se sienten muy poco comprendidas.
    Un abrazo y mucha salud!

    • Susana Responder

      Muchísimas gracias por tus palabras Marian. Ver que es de utilidad nos anima a escribir sobre ello.
      ¿Valiente? , no creo que sea la palabra pero gracias igualmente.
      Sigue comentandonos!

      • Tina B. Responder

        Si, valiente! 😉 valiente es la palabra de esa mujercita que tiene tanta fuerza interior… este corazón tan grande y a la que echo mucho de menos y quiero ver!

        Sigue así, SIEMPRE!

        • Susana Responder

          Que ya veo que de verdad te propones hacerme llorar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

          • Tina B.

            Si las lágrimas te permiten limpiar el alma, moverte algo interno para seguir avanzando… MmMmm… Si, esa es mi finalidad! 😉

            Te quiero un montón!

          • Susana

            Eres un sol!!

  3. Sara D. Responder

    Qué interesante reflexión, Susana, y qué necesaria.

    • Susana Responder

      Gracias Sara. Llevo un tiempo dándole muchas vueltas al tema y ahora “sufro” de otra forma. Por mi ya no pero ¿como evitar que siga ocurriendo? Tengo una niña pequeña y ahora mismo daría cualquier cosa por ser capaz de hacerla fuerte, que se quiera y se respete y no sé como…

      • Tina B. Responder

        Siendo tu misma… dándole su espacio y al mismo tiempo cercanía… mucho amor,… confianza…

        És el mismo proceso que tu estás haciendo, pero adaptado a una niña de X años!…

        Eres una madraza grandiosa! 😉

        • Susana Responder

          Preciosa!!!! me harás llorar!! creo que los padres lo hacen siempre lo mejor que pueden o saben, no es fácil y aún así lo intentan y luchan por sus hijos y de todas formas a veces no sale bien…. :(

          • Tina B.

            Una cosa es el resultado, lo otro lo que uno hace con su mejor intención. Y tu lo intentas (lo consigas o no, tenga los resultados que esperas o no)… y eso para mi, es ser una señora madre!

          • Susana

            Gracias bonita! me quedo con eso entonces, lo importante es la intención lo sé. Pero me da miedo el resultado….

          • Tina B.

            ¿A caso el resultado es definitivo?…

            Quizás no haya vuelta atrás con lo que ya se ha hecho, pero habrás hecho lo que mejor te ha parecido en ese momento tal y como veías las cosas, valorándolas y decidiendo…

            Cuando has tomado la decisión, actuas de una forma y hay un resultado. Bien!… después de optener ese resultado, si no te gusta, vuelve, sigue pensando que es lo que quieres cambiar, el porque y el para que… el como y la finalidad… y vuelve a intentarlo, pero ten en cuenta, que ya has hecho un cambio anterior y que la situación no es la misma, por lo tanto, fijate en esa nueva situación y en la anterior, porque te dará pistas para seguir cambiando y modelanto tu carrera por esta vida!

            La vida es un camino donde tenemos que ir decidiendo cosas, a veces no hace falta pensarlas mucho y dejarnos sentir lo que en ese momento nuestra alma nos dice, nos pide… y poco a poco ir haciendo… Ninguna decisión es mala si no está hecha con mala intención… así que si algo no nos gusta, vamos a cambiarlo… a modificarlo… a buscar aquello que queremos y que nos puede hacer disfrutar de la vida!

            Susana, puedes!… Sin miedo! :) y si necesitas una mano, sabes donde nos tienes!… El camino no lo vas a hacer sola…

          • Susana

            Tina que bien hablas siempre!! Gracias, gracias y gracias

  4. anna Responder

    buf… he acabado llorando. No sé quién eres pero en tus palabras te conozco. Es el reflejo de lo que fui o de lo que estuve. Cómo tu dices, la consecuencia de una personalidad demasiado autoexigente, que te hace actuar de una manera, cambiándote la vida, perdiendo años y oportunidades. Como decía una chica por aquí, no es definitivo aunque te hace ser como eres ahora, perdiendo unas cosas y aprendiendo otras. Un capricho visto desde fuera, un espiral desde dentro. No es ninguna elección, es una salida, la que un@ encuentras…¿Dónde está la salida? Lágrimas, tristeza, desesperación, miedo, más miedo, pánico,silencio, soledad…

    En una segunda etapa, trabajando lo que no se ve, la inseguredad, la baja autoestima, los miedos ocultos, los problemas de fondo… se empieza a ver la luz, y poco a poco la necesidad de control va desapareciendo. Es entonces cuando empiezas a ver que quizás sí hay salida. No la ves, pero la intuyes. No la hueles pero la esperas. No la tocas pero empiezas a desearla. Y poco a poco te vas acercando a ella. Unos días más y otros menos. Pero cada vez más cerca de ella, hasta que a su lado te vas quedando, porque has aprendido a solucionar la causa, porque el verdadero problema se va solucionando.

    Así pues, SI SE PUEDE! Por eso mando ánimos a todas aquellas personas, tanto chicas como chicos, que estén en esta situación, porque nada es para siempre, ni siquiera los problemas!

    • Susana Responder

      Anna!!!!!!!! qué bonito escribes, que bien describes… claro que se puede, eso se pretende con el blog. Enviar el mensaje de que hay salida. Has descrito perfectamente las sensaciones que tenemos, por lo menos yo me identifico.
      Gracias por participar y te animo a que nos sigas!!!

    • Tina B. Responder

      Anna, que grandes palabras!
      Dejame añadir una cosa… hay un momento que dices: “perdiendo unas cosas y aprendiendo otras.”… Yo creo que nunca se pierde, siempre se suma, aunque sea negativo o lo vivamos mal… y es por eso que somos como somos, porque todo lo que vivimos queda grabado en nuestro cuerpo, a nuestro inconsciente…

      pero depende de nosotros aprender de ello y hacer que eso negativo que hemos vivido y tanto daño nos ha hecho, nos sirva para aprender y seguir adelante con fuerza, teniendolo en cuenta para futuras situaciones y vivencias, y sobretodo para poder usar nuestras herramientas internas, aquellas que muchas veces no creemos tener, pero que estan en nuestro interior y que si las sacamos de forma positiva pueden dar un giro inesperado en nuestras vidas!

      Claro que se puede… La FE y la CONFIANZA nunca tienen que perderse y sin más preámbulos… LA LUCHA CONTINUA ! ! !

      Un beso! 😉

  5. Fe Responder

    GRACIAS SUSANA POR COMPARTIR TU REFLEXION Y ATODAS LAS QUE COMENTARON….CADA UNA ME HACE AFERRARME A LA ESPERANZA DE QUE EXISTE UNA CURA PARA ESTA ENFERMEDAD TAN CONFUSA Y ASFIXIANTE. GRACIAS PORQUE LAS PALABRAS DE CADA UNA DE USTEDES SON UN ALICIENTE PARA SABER QUE ESTA BATALLA NO ESTA PERDIDA Y QUE CADA DIA HAY MAS PERSONAS LUCHANDO CONTRA ESTA ENFERMEDAD. GRACIAS POR SUS PALABRAS Y UN ABRAZO A TODAS.

    • Susana Responder

      Claro que hay cura!! Aqui ves muchos ejemplos. Para eso está el blog para que veáis que es posible y acompañaros por el camino.
      Ánimo! Tú también puedes

  6. Rosa L. Responder

    Hola Susana, soy Rosa, otra compi de blog.
    Has descrito muy bien lo que es y lo que no es, lo que sentimos y la frustración que nos invade al ver que otros etiquetan sin entender. Escritos como el tuyo hacen que personas que están pasando por este infierno se sientan identificadas, recapaciten y lo más importante: ACTÚEN.
    Leía en algún comentario que rechazabas la palabra valentía. No lo hagas. Valiente es que el que afronta sus miedos, el que pone los puntos sobre las íes, como tú.
    En cuanto a la impotencia de ver que ese desconocimiento sigue ocurriendo, yo confío en la educación desde niños y en los cambios que veo en los medios de comunicación, de los cuales formo parte. Esto antes era un tema tabú, después se transformó en el morbo de huesos y vómitos y ahora por fin veo una evolución hacia COMPRENDER realmente qué es y cómo prevenirlo. Tiempo al tiempo.
    Un abrazo gigante.

    • Susana Responder

      Gracias Rosa. Espero que de verdad esto acabe cambiando, es tan complicado que me parece imposible. Son tantos agentes externos difíciles de controlar… por otro lado al no ser solo un tema de alimentación creo que se complica… educación, entorno, sociedad, medios… empezando por la familia, colegios e incluso los mismos médicos. Ahora desde que naces te están comparando y haciendo a las madres agobiarse con el dichoso percentil. No solo te marcan desde el minuto cero cuanto debe medir y pesar el bebe (como un IMC) sino que además te dicen como está respecto a otros niños de su edad, en que posición está respecto a la media. Me parece muy fuerte.
      Creo que el cambio es un proceso muy complicado. Ojalá sea posible y espero que continúe ese cambio que dices que tú ya ves.
      Un saludo

  7. Susana Responder

    Susana en tus palabras veo reflejados los últimos años de mi hija. Soy madre de una chica con TCA, es cierto que la sociedad no comprende este transtorno; piensan que son “cosas de adolescentes”.

    Llevamos mas de cuatro años padeciendo esta enfermedad y digo llevamos porque quienes rodean y conviven con estos enfermos, también sufren con ellos.

    Hemos dado muchos “tumbos” hasta llegar a la asociación que ahora es la luz que estábamos necesitando. No es un camino fácil (qué te voy a contar) pero con la ayuda de profesionales especializados en estos trastornos, se puede salir de ese pozo oscuro y lleno de angustia e inseguridades.

    En ello estamos, con paciencia, con mucha paciencia y luchando por el día a día….

    Gracias por compartir tu experiencia, eres muy valiente y generosa. Un beso.

    • Susana Responder

      Gracias por tus palabras de apoyo. Imagino lo que estás pasando, el papel del entorno del enfermo es dificil pero también es de lo más importante en este proceso tan duro y tan lento y que cuesta tanto entender. Sigue a su lado sin juzgar y sobretodo sin tomarte las malas formas, si es que las hay, de forma personal. Esta maldita enfermedad nos transforma y, aunque también tenéis derecho a sentiros mal y decaer, necesitamos apoyo, cariño y constancia.
      Gracias a todas las personas que nos “aguantan”

  8. Alejandra Responder

    hola, me gustó mucho tu opinión sobre lo que consideras un TCA y sinceramente muchas de las palabras que escribiste me resultaron familiares, yo también padezco un trastorno alimentario (bulimia), no es fácil lidiar con las opiniones de la gente porque no lo entiende, en ocasiones hasta piensan que es un capricho de “una niña tonta” pero no entiende ellos que tu peor enemigo es tu mente y llega a cegarte a un punto en el que todo te da miedo, sientes rabia y cólera contra todo y contra ti misma. Desde mi punto de vista sobre mi enfermedad la he visto como un laberinto y día tras día lucho para salir de el; recuerdo esa canción de David Bowie “heroes” donde menciona que podemos ser héroes por un sólo día, y que mejor que ese día sea todo los días y nosotras convertirnos en nuestro propio héroe porque siempre nos encontraremos con personas que nos juzguen, etiqueten y nos den la espalda.

    “Toda historia tiene un final,pero en la vida cada final es un nuevo comienzo” cada día es un nuevo comienzo para luchar por la vida. 😀

    • Susana Responder

      Tienes mucha razón Alejandra, así es como nos sentimos. Tenemos que seguir adelante cada dia y luchar contra etiquetas, empezando por nosotras mismas.
      Un abrazo y gracias por comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.