Rodeadas de espejos

Sé que el título  es contradictorio con el del blog pero a veces aún es como me siento y creo que más de una también.  Sería genial poder rodearnos sólo de ventanas, 1 espejo y 1000 ventanas. Muchas dicen que lo han conseguido y yo voy por muy buen camino pero a veces aún me pregunto si es real, si esa vida existe y sabré mantenerme en ella. Debo creer que sí y por eso estoy luchando, por eso estoy participando aquí porque en mi propia piel he visto todos los espejos que se pueden ir quitando y las ventanas que podemos abrir a nuestro paso entonces ¿por qué no llegar a tener 1 solo espejo y estar rodeadas de ventanas al mundo? claro que se puede, yo puedo, eso lo he aprendido. Puedo, mucho más de lo que a priori pienso, y con eso me quedo ahora aunque un run run en mi interior se remueva de vez en cuando.

Y es que vivimos en una sociedad que queramos o no nos hace volver a pensar en nuestro trastorno desde nuestro alrededor más próximo hasta la publicidad, la televisión, la búsqueda de trabajo, el cine…todo relacionado con la imagen. Tenemos que estar estupend@s para conseguir un puesto de trabajo, para triunfar en la vida, para ser una madre estupenda y para enamorar al sexo opuesto. Los protagonistas de nuestras series favoritas, de los grandes éxitos de Hollywood, los presentadores de un simple informativo, todos tienen que estar divinos. En las revistas se vive dramáticamente que tal artista o tal otra ha engordado, incluso a veces por culpa de medicaciones sin darle valor a lo que importa que es la enfermedad. También parece que se debe “expulsar” del papel couché a esa que ha sido madre y en poco tiempo no ha recuperado su cuerpo. ¡¡Es humana!! y lo anormal es la rápida recuperación de otras. Claro que cuando te lo hacen todo y te dedicas a ti y solo a ti puedes mantenerte en forma más fácilmente pero si te dedicas a criar a tu hijo, trabajas, comes de pie de cualquier manera entre una toma, el trabajo y pasar el aspirador no es nada fácil recuperar el peso y aún menos el aspecto atlético que presentan algunas casi al momento de parir.

Vivimos dedicados al cuerpo. Estoy bastante cansada de oir hablar de dietas, de peso, de calorías, de “mira como se ha puesto esta” o “no entiendo que hace con ella/él con ese cuerpo”. Vivimos centrados en nuestra imagen, intentando continuamente agradar a los demás y criticamos nosotros mismos a los que no cumplen con los cánones establecidos, nos quejamos de los medios de comunicación pero de nosotros mismos parte diariamente esa crítica a los que nos rodean.

No es nada fácil vivir un día a día normal escuchando a cada momento hablar de tanta dieta y tanta operación bikini y a veces pienso, como me dijo mi psiquiatra,que  los que más hablan generalmente son los que menos lo cumplen y como se sienten culpables así “limpian su conciencia” para que parezca cuanto se esfuerzan. Pues a mi me cansa bastante, y los que buscan que les digas “¡qué dieta! si estás estupend@” aún me dan más rabia… (esta expresión no le gusta nada a mi marido pero es que en muchos casos es la que mejor define mi estado). Otro tipo de personas que “me da rabia” son los que te dan consejos de dietas o de alimentación o calorías necesarias y encima saben por lo que has y estás pasando que me gustaría decirles con todos mis respetos “Perdona, pero cuando tú vas yo vengo”

En fin, hoy estoy un poco crítica pero es que este tema lleva mucho tiempo calentándome y ahora que puedo verlo con otros ojos, me duele el daño que todo esto puede hacer, el que me hace a mi y l@s que vienen detrás.

Sí, yo tengo un TCA pero la sociedad en general está enferma y no lo sabe.

Abre ventanas y mira por ellas, ahí fuera hay un mundo maravilloso por disfrutar

2 Respuestas a Rodeadas de espejos
  1. Esther Responder

    Bravo Susana! Yo como tu, estuve en tratamiento en el Centro ABB y aunque haga ya unos años de mi alta, hace mucho tiempo que tenía ganas de decir todo lo que tu has dicho. No es fácil convivir en la sociedad que nos rodea sin dejarte influencias por sus exigencias pero tómatelo como un reto: puedes y podemos hacerlo. Tenemos muchas más herramientas que la mayoría de estas personas que, siento decirlo, a veces me dan pena. Transforma esa rabia en compasión por ellas porqué no serán felices nunca si basan su vida tan solo en el físico y la imagen. Tu y yo y todos los que hayamos pasado por este trastorno sabemos lo que es y podemos verlo desde otra perspectiva, desde la ventana :-) Gracias por poner palabras a lo que muchos sentimos! Ánimo y un abrazo!

    • susana894m Responder

      Esther gracias por comentar y gracias por tus ánimos. Me alegra saber que transmito lo que quiero expresar y ver que estoy siendo capaz de decir muchas cosas alto y claro. Si quieres decir lo mismo me das una pista de lo que sospechaba, esto será algo que nos acompañe siempre pero como dices tenemos muchas herramientas, experiencias y lágrimas derramadas para saber cual es el camino.
      A mi solo me dan pena quienes están enfermos de verdad metidos en su mundo de fantasía pero sin perjudicar a nadie. Quisiera ayudarlos y animarlos a salir de ahí… los que machacan a otras personas con esas tonterias…
      Espero poder, durante toda mi vida, paliar ese mal que hay ahí fuera.
      Gracias por leerme y comentar, veo que somos muchos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.