¿Dónde acaban los sueños?

¿Dónde acaban los sueños?

 

Nadie sabe dónde acaban los sueños (Luis Gracia Montero), por eso yo no paro de soñar con una vida plena y feliz; una vida que me merezco, ¿por qué no decirlo?, puesto que la deseo con todas mis fuerzas y me levanto cada día recorriendo cada instante que me invade y cada emoción que me llena.

Hace unos años no podía decir lo mismo, la verdad; tan sólo deseaba que pasaran las horas, los días, los meses…, y que fuera rápido, así sufría menos. Me había negado la oportunidad de vivir y sentirme una persona completa. Recuerdo aquel tiempo como espantoso y doloroso; un tiempo que no me gustaría que se repitiera por nada del mundo. No cambiaría lo que ahora siento por tener una talla menos o una cifra menor en la báscula. La felicidad del ser no puede ser medida y mucho menos limitada a eso, ¿no creéis? De todas maneras, como enferma que he sido de un TCA no pretendo, con estas palabras, juzgar a nadie ni hacer que os sintáis mal por ello. Todo lo contrario, lo único que deseo con todas mis fuerzas es transmitiros las ganas de ser felices y de sentiros merecedores de ello.

Dejaros llevar por la ilusión de vivir la vida. Esta puede no ser siempre de “color de rosa” pero tampoco tiene por qué serlo de color negro. Hay muchos matices y cada uno de ellos esconde un mensaje y una función. Todo lo que nos rodea, ya sea bueno o malo, está ahí por algún motivo. De ello aprendemos, nos construimos…, nos hacemos, y es maravilloso cuando poco a poco descubres quién eres.

Permitiros soñar, no está prohibido. En nuestra infancia lo hacemos constantemente y es una pena que de golpe, un día, perdamos esa virtud. Ser soñador no es incompatible con ser realista; es tan sólo una manera de despertar nuestras ilusiones y ganas de saborear todo lo que la vida puede ofrecernos. Os merecéis todo eso y más, yo lo veo en vosotr@s aunque no os tenga delante. Me encantaría que ahora os mirarais a los ojos y quisierais verlo, ¿quién sabe? ¿puede que os encante lo que véis, no?, pues la belleza está en los ojos de quien la mira, no lo olvidéis.

Muchas veces nos empeñamos en huir de nuestro propio yo sin darnos cuenta de que es algo que nos acompañará siempre.

4 Respuestas a ¿Dónde acaban los sueños?
  1. MARTA Responder

    bonita reflexión! gracias por tu testimonio!

  2. clara Responder

    Hola Susana, me siento muy identificada con tus palabras… me gustaria hacerte algunas preguntas sobre tu proceso de recuperacion de TCA, si me facilitaras una direccion de correo creo que me vendira muy bien saber de tu experiencia. Gracias

    • Sue Responder

      Hola Clara, me encantaría poder responer a tus preguntas si con ello puedo ayudarte. Mi correo es susanagarcia81@hotmail.com; no dudes en escribirme vale?! Estoy aquí para todo lo que necesites!!!!

      Un abrazo enorme,

      Sue

  3. Estrella Responder

    Mil gracias…me encanta leerte…gracias…gracias…y simplemente gracias…no estamos nunca solos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduce tu nombre, correo electrónico y un comentario.