Archivo mensual: agosto 2014

Verano: ‘eight points’

10603121_10152415262686130_1852603992_nNunca me ha gustado eso de puntuar las cosas para decidir el nivel de satisfacción de lo que hacemos o vivimos, de cómo nos sentimos y de su posterior valoración por no haber alcanzado el objetivo del “diez”. Y es que es difícil llegar a la puntuación máxima como personas, porque quiere decir llegar a la perfección, y esa perfección ¿quien dice cual es?… Por mi parecer creo que quien mide si una persona llega al diez cada vez que hace algo, es la propia persona cuando se mira en el espejo de la sociedad y no se ve a ella misma tal y como es, sino lo que el resto le exige o espera de ella en cada ocasión!

Esta vez, me gustaría hacer una excepción, ser flexible en este tema y valorar juntamente con vosotros/as, mis meses de verano, ya que eso, personalmente creo que me ayudará a ver las cosas con más claridad y hacer una reflexión para seguir adelante con mi proceso (y quizás, también pueda ayudar a alguien de vosotros/as a valorar y poner la atención a cosas diferentes en las que os habéis fijado hasta ahora y por consiguiente, ver las cosas un poco distintas!)

Mi puntuación de este verano es de: “EIGHT POINTS”! ¿Qué notaza, no?… Bueno, quizás podría pensar que si, que me he pasado con el número, pero verdaderamente, lo que pienso, es que hace demasiado tiempo que me valoro en una escalera muy baja y por lo tanto, ni que sea para darme a mi misma un regalito, me merezco este 8!

Pero bien, os voy a contar el porqué de mi valoración:

Este verano no ha sido de esos en los que he hecho más cosas y he estado más activa como a mí me gusta o como recuerdo que me divertía y me sentía bien hace tantos años, y es que hace tanto que no paso un verano “de película”, que me cuesta deciros con firmeza que tipo de verano me gustaría tener en estos momentos y que es, con seguridad, lo que me hace feliz. El que sí puedo deciros, es que estos meses, he dado pasos muy importantes para mí, y por lo tanto, no he tenido en cuenta en mi valoración el hecho de hacer “esto o lo otro” a nivel externo a mi (buscar la felicidad fuera de mi, en cosas que hago, etc.), sino que he valorado todas esas cosas personales que me están haciendo avanzar y que además me siento orgullosa de ellas y quiero compartir con vosotros/as!

En primer lugar, puedo deciros que al empezar el verano estaba en una situación bastante crítica a nivel interno, ya que tenía delante de mí diferentes retos que hacer frente y los cuales me daban mucho miedo, os explico:

A finales de junio, conseguí un trabajo para verano. Se trataba de dos semanas de “vacaciones” acompañando a gente con discapacidad intelectual. Hasta aquí todo bien. Y es que me hizo mucha ilusión encontrar este trabajo porque es el ámbito que me he dedicado durante años y realmente me apasiona, siento una conexión increíble cuando trabajo con estas personas y me hace sentir bien. Bien, la cuestión es que me tocaba irme una semana a Tarragona y otra en Mallorca, en pleno agosto, lo cual quiere decir que la mitad de actividades eran “acuáticas”… piscina, playa… y eso conlleva ponerme bañador, cosa que hace años que no hacía y ahora me ha tocado hacerlo obligatoriamente por trabajo.

Este hecho me ha tenido aterrorizada durante todo el mes de julio y el trabajo ha sido mío para recordarme cada día que no podía pasar nada… que si me miraban, quizás no era por mi horrible cuerpo, sino por mi encantador bikini… Claro está que ni yo misma me creía esas palabras, pero no me ha quedado otra que hacer que me las creía. Eso sí, en el momento que he tenido que afrontar esta situación lo he pasado mal, he sentido vergüenza, me he sentido incómoda y me hubiera gustado irme corriendo, pero lo que al final me ha “salvado” ha sido parar un momento a pensar, que estaba trabajando, que esa gente a la que atendía no le importaba la imagen, sino el disfrutar sus vacaciones y por lo tanto yo, me convertía automáticamente en una herramienta y un apoyo para ellos, tenga el cuerpo que tenga, en ese momento no importaba, no era lo más importante!…

Por otro lado, he tenido que hacer frente a meses sin terapia (por razones que ahora no vienen al caso) y en un momento en que interior y emocionalmente me sentía frágil y desestabilizada, cosa que siempre me ha hecho recaer con la comida y retroceder en mi tratamiento… ¿Pero sabéis?… Esta vez ha sido diferente! He conseguido superar estos meses de incertidumbre interna y comer con normalidad (bueno, dentro de lo que puede llamarse normalidad en un proceso de TCA, porque claro está que comer bien pero estar todo el día pensando e intentándote convencer que tienes que comer bien, tienes que cuidarte, etc… eso no es normal, no debería serlo, es una tortura intelectual), y es que la clave para superarlo, ha sido pararme a pensar cada vez que tenía un plato delante, en que una cosa es lo que siento y el malestar que tengo y la otra cosa es alimentar mi cuerpo, cuidarlo y mimarlo… ¿Por qué debo maltratarme por estar triste?… ¿Por estar nerviosa?… ¿Por tener miedo?… No tiene sentido… Lo que siento son emociones básicas que siente cualquier persona y no por eso andamos todos maltratándonos.

Claro, que eso me ha servido solo en algunos momentos, ya que en otros, mi cabeza estaba más atenta a mi imagen corporal y eso si que es más “jodido”, porque cuando ves tu cuerpo desfigurado, cuando ves que solo con respirar la barriga te crece o las piernas se hinchan, no hay forma de engañarte a ti misma diciéndote nada. Pero se come y punto, porque soy consciente que estoy haciendo un proceso donde me veré terrible en muchos momentos, pero es solo un monstruo que tengo dentro que se disfraza y quiere que juegue con él… y simplemente tengo que decirme que sí, que estoy horrible, pero que tengo que comer igual, no para engordar, sino para alimentarme y seguir viva… para poder seguir con fuerzas este proceso y seguir alcanzando mis metas y propósitos, dando pasos positivos para disfrutar algún día del verano… También reconozco que otra cosa que me ha ayudado mucho para sobreponerme a estas dificultades, es el hecho de pensar en todos/as vosotros/as y querer lograrlo para poder explicároslo y por más que cueste, demostrar (a los que me leéis y a mi misma) que con esfuerzo y queriendo, Se puede!

Otra cosa que he logrado este verano, es el de ponerme pantalón corto para estar con gente… Si, hacía unos 20 y pico años que era incapaz de ponerme pantalón corto y salir a la calle con mis piernas al aire y exponerme a las miradas de los demás, y mucho menos quedar con alguien conocido que pudiera juzgarme o pensar “algo de mi”… qué vergüenza!… Pero este año, antes de irme a trabajar, decidí hacerlo, atreverme, porque si luego tenía que ponerme bikini, tenía que ir acostumbrándome a que la gente me mirara y a recibir estas miradas… Terrible también, incomodidad total, pero si me miran ¿qué?… ¿pensaran que tengo unas piernas horribles?… Quizás sí!… pero son mis piernas y no puedo hacer nada para que sean diferentes… y no es cuestión de adelgazar, porque lo que no me gusta es su forma, el color de la piel, etc… y eso por más que adelgace no va a cambiar!

Finalmente, otra cosa que estoy consiguiendo en este preciso momento, aparte de contaros todo esto que para mí ya está siendo todo un qué, es el hecho de atreverme a colgar una foto mía, de cuerpo entero y mostrándome tal y como soy físicamente (aunque reconozco que no soy partidaria de colgar fotos de cuerpo entero, que al fin y al cabo, lo único que hacen es provocar pensamientos críticos sobre la persona (cuerpo) que vemos, pero esta vez, creo que era necesario para mi persona, para poder romper algo que para la gente “sana” es normal)… Así aprovecho también, para aquellos que me conocen y aún no nos hemos podido ver, para enseñar “My new look” ! ! !

En definitiva, este verano ha sido diferente, de superación personal y de intentar vivir el AQUÍ Y AHORA, pensando en positivo e intentando mandarme mensajes de “me da igual”… aunque no sea verdad… pero ha sido lo que me ha hecho superar estos meses de forma óptima dentro de lo que podría haber sido un verano de los míos (hasta el momento). Así que puedo (y así es) sentirme orgullosa de mi misma, del esfuerzo hecho y de los logros alcanzados!

Cueste lo que cueste, la lucha sigue… y sigue bien!

Atreverse a iniciar una nueva aventura personal…

Hace unos meses que mi instinto me pide a gritos que mire a mi interior y escuche mi alma y eso ha hecho que se despertara nuevamente esa curiosidad de saber más sobre mi pasado y mi historia, y es que el hecho de ser adoptada nunca dejará de formar parte de mi vida y mucho menos de mis sensaciones corporales cuando pienso en los orígenes del TCA. Siempre he tenido la sensación que tiene mucho que ver una cosa con la otra.

Estos últimos días, he estado muy pendiente de las redes sociales y de internet en general, de noticias que iban saliendo y escritos de gente que me han dado señales y me han dado un empujón para centrarme en este tema.

Ayer, en un momento de intentar entenderme a mí misma, empecé a entrar a foros y páginas sobre personas adoptadas que buscaban a sus padres biológicos, pero realmente me he encontrado que todo es un caos y que es difícil empezar a buscar en solitario por algún sitio. Te sientes perdido y eso hace que muchos miedos (sobre todo al fracaso y a la frustración) se despierten en tu interior, haciendo que, una vez más, abandones la posibilidad de empezar una aventura que puede aportarte muchas cosas.

Mientras miraba y leía historias personales, se me ponían los pelos de punta cada vez que me daba cuenta de la suerte que he tenido en la vida… pero también me entraron muchísimos miedos y sensaciones de impotencia y desconcierto cuando leía todo el tema de los niños robados y las irregularidades de las adopciones. La esperanza de encontrar algo con la poca información que tengo, por momentos subia su intensidad y me entristecia muchísimo, hasta terminar llorando desconsoladamente con el sueño irreal del momento en el que conocía a mis padres biológicos… de esa fantasía e ilusión que se crea uno para seguir adelante con algo que sabe que es prácticamente imposible (ei, pero se tiene que intentar!)

Ayer, en mi nuevo intento para encontrar el inicio de lo que puede ser una gran aventura personal y aún con ese punto visible de desmotivación, encontré el enlace de la federación de asociaciones por la adopción en Catalunya y los escribí… la verdad es que no tenía mucha fe en su respuesta y pensé que sería un intento como muchos otros sin ningún avance, pero la sorpresa fue mía cuando al momento recibí respuesta.

Hoy, una nueva sorpresa me ha dado los buenos días y una persona de una asociación, se ha puesto en contacto conmigo para ofrecerme su mano y acompañarme en este camino que quiero emprender… “Acojona”, no os voy a engañar… porque soy consciente que es un camino donde pueden salir cosas muy desagradables y donde el final quizás no sea el que me gustaría. También soy consciente que una cosa es buscar y la otra es encontrar, así que tengo que estar preparada por todo, porque el camino será largo y seguramente duro, pero quiero probarlo, quiero intentar investigar de donde vengo y quien soy…. Sobre todo esto último…

Hoy estoy emocionada y la conexión con esta persona que me ha contactado me ha dado un empujón de los grandes, de estos que no se olvidan fácilmente y que dan energía y fuerzas en un momento en el que todo son miedos e incertidumbres…

De momento, no puedo explicar mucho más, ya que solo ha sido un primer contacto… pero en dos semanas nos veremos las caras y la aventura empezará… no sé ni cómo, ni por donde, ni casi porque… pero así será…

Creo que por fin, me he atrevido a iniciar una aventura personal grande, que puede resolver muchas incógnitas de mi vida y mi forma de ser, y hasta ayudarme en mi proceso terapeutico… y aunque no conozca nunca a mis padres biológicos, toda información, todo aprendizaje será bueno… así que…

Y es que el futuro, si se mira, se tiene que hacer con ojos alegres, con ojos que te den esperanza, energía y mucho humor para ir afrontando todo lo que pueda ir viniendo… Y como sabeis, mi nariz de payaso siempre me acompaña, pero a veces, se convierten en ojos para seguir caminando por esta vida que el universo me ha puesto delante!

_MG_3171

Muchas gracias a http://www.lavozdelosadoptados.es/ por ayudarme a iniciar esta aventura y darme la mano en estos momentos para atreverme a dar el paso y hacer el camino juntos… ! ! !

START!… LA AVENTURA EMPIEZA ! ! !

Jornadas sobre TCA en Barcelona!

cartel III jornadas TEP

Me gustaría informaros a todos que el próximo sábado 18 de octubre, se celebran unas jornadas sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria en Barcelona de 9:00h a 14:00h!

Se que quizás no es el mejor espacio para ponerlo, pero como el tema está totalmente relacionado, y además, por una parte las jornadas estan organizadas des de la Asociación Proyecto TEP – TCA En Positivo (www.proyectotep.es), la cual presido y una de las ponentes será Raquel Linares (Presidenta de la Fundación ABB), he pensado que igual hay gente a quien le pueda interesar asistir.

Aquí os dejo el programa de las jornadas y el enlace para hacer las inscripciones, y aprovecho para pediros un favor… Si podeis hacer correr este post para que llegue al máximo de gente, os lo agradeceré enormemente!

Muchas gracias!

____________________________________________________________

“Nuestro espejo emocional”… En estas jornadas hablaremos de los trastornos de la conducta alimentaria a través de especialistas en el ámbito, así como haciendo un recorrido por el mágico mundo de las emociones y la musicoterapia.

El programa de estas jornadas será el siguiente:

9.00h a 10.15h
RAQUEL LINARES BERTOLÍN

Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Tiene formación especializada en Psicoterapia, Mediación Familiar, Trastornos de la Conducta Alimentaria y cormobilidad, EMDR, Teoría y Métodos de Psicoterapia Integrativa y Análisis Transaccional. Además, está formada en tratamiento y prevención de obesidad infantil por el Hospital de la Vall d’Hebron. Presidenta de la Fundación ABB.

Raquel nos hará un recorrido por el mundo de los Trastornos de la Conducta Alimentaria.

10.15h a 11.30h
CARMEN GESTO BEIROA

Letrada ejerciente del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona. Dedicada a la rama penal, civil, administrativa y laboral. Especializada en derecho sanitario, jurisdicción de menores, violencia domestica, así como incapacitaciones legales. Vicepresidenta y coordinadora del área legal de la Asociación Proyecto TEP – TCA En Positivo.

Abogada que nos hablará de los temas legales en los TCA.

11.30h a 12.00h
Desayuno a cargo de la organización.

12.00h a 13.00h
MIREIA CABERO I JOUNOU

Licenciada en Psicología (Universidad de Barcelona), Posgrado en Educación Emocional (Universidad de Barcelona), 2 º del Máster en Terapia Cognitivo-Social, (Universidad de Barcelona). Formada en Coaching en la International Coach Federation de Bruselas, en Psicología Positiva en la Universidad de Pennsylvania (Philadelphia) y Practicioner de Programación Neurolingüística (Instituto Gestalt, Barcelona).

Psicóloga, entrenadora personal (coach) y psicoterapeuta que nos hablará de las emociones en relación a los TCA.

13.00h a 14.00h
PAU GIMENO ORTUÑO

En el campo de la musicoterapia, trabaja principalmente con personas afectadas por trastornos mentales graves en psiquiatría hospitalaria, con personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y en centros penitenciarios de menores. En el ámbito infantil, trabaja con niños afectados por trastornos de aprendizaje, desarrollo, emocionales y mentales graves y con niños en riesgo de exclusión social.

Musicoterapeuta que nos acercará a esta disciplina y sus beneficios en relación a las emociones.

Haz tu incripción en el siguiente enlace (Hay diferentes decuentos ! ! !)

www.reunalia.com/829082 

 

Noches musicales…

111Noches en las que vuelves de trabajar, actuando encima de un escenario, con la adrenalina a flor de piel y no puedes dormir… ¿Y qué haces? … Te pones a buscar música de esa que está hecha con tanto amor, para relajarte y te encuentras con la sencillez y la ternura de una melodía que se comunica contigo… Te abraza y te arropa como un niño pequeño, diciéndote que todo va a ir bien y te desea unas buenas noches…

Para mí, las noches, son las horas más duras, tristes y penetrantes que tiene el día, así que agradezco que alguien o algo me envuelva positivamente y dándome un soplo de aire fresco, de esperanza y de energía haga que no sienta esa soledad y vacio que muchos sentimos cuando cerramos la puerta de nuestra habitación, encerrándonos y desconectando del mundo que nos rodea.

Creo que es una de las cosas que más valoro en esta vida, La Música!… Y es que para mí, es mi compañera de viaje, la que nunca, esté donde esté, pase lo que pase y haga lo que haga, me abandonará… Porque si no puedo escucharla, puedo crearla, y eso me hace sentir viva, me hace creer en mi y me muestra una vez más mi potencial.

Para mí la música es el lenguaje del alma, ese lenguaje vibracional que muy poca gente entiende de verdad a los ojos de los demás y es que la energía que transmite la música a nivel emocional y personal, tiene una fuerza mágica que solo uno mismo puede entender cuando es capaz de dejarla recorrer cada riconcito de su cuerpo, haciendo que los pelos se pongan de punta y dejando sentir esa emoción que invade nuestro ser, nuestra esencia más sana y pura… Es el lenguaje personal, que hace que nos comuniquemos con nosotros mismos y de vez en cuando, también con los demás…

Y es que con la música… Siempre… Siempre seremos libres ! ! !

Carta a mi terapeuta…

estados-unidos-usa-estampilla-sobre-de-primer-vuelo-1939-333-MPE3056700_1716-O

Tener comunicación… Hablar claro… Pedir ayuda!… fundamental para que un proceso terapéutico funcione, y es que considero que yo siempre he sido sincera con mi tratamiento y mi terapeuta, pero creo que a veces, la sinceridad pasa por pedir ayuda y hablar claro de lo que uno piensa y siente, y si hace falta, decirle al otro lo que nos ha molestado o dolido en algún momento, evidentemente, siempre haciendo críticas constructivas y siendo asertivo (tema del que hablaré más adelante)

Por eso he decidido hacerlo con mi terapeuta, explicándole que es lo que siento y quiero de la terapia y también exponiéndole esas cosas que me han dolido o me han molestado de él, y aprovecho para compartirlo con vosotros/as, porque estoy segura que más de una persona no se atreve a hablar claramente con su terapeuta diciendole lo que piensa y siente y por lo tanto se conforma con algo que en el fondo lo único que hace es rellenar esta mochila de peso desagradable que lleva encíma.

Desde esta pequeña ventana que poco a poco va abriendose, os animo a dar el paso de hablar con vuestro/a terapeuta, para decirle lo que pensais (positivo y negativo) y así poder seguir avanzando de forma transparente y sana.

______________________________________

Hola J,

Este e-mail es para que te lo leas en septiembre cuando vuelvas de las vacaciones, pero te lo mando ahora porque es cuando creo tener las cosas un poco más claras.

Esta semana he ido a hablar un par de veces con R. y la verdad es que me ha sorprendido, porque después de mucho pensar había sacado mis conclusiones y hablando con ella hemos coincidido en varias cosas.

A ver, intento explicártelo un poco… La cuestión es que llevo una temporada mal y básicamente es porque estoy al borde de una recaída en toda regla. Pero se ve que la terapia contigo está dando frutos y en vez de recaer, me he quedado en el limbo y la cuerda floja y por lo tanto estoy aún a tiempo de salvarlo (y así será, espero).

La cuestión es que me quedé intentando saber qué me pasa contigo y cuál es el problema que estamos teniendo… (Y creo que contigo no coincidimos y no pensaras igual que yo, o me da la impresión que tienes otra visión de lo que ha pasado), pero bueno…

Hablando con R, hemos visto que la terapia contigo va demasiado rápido… si, hemos cogido una velocidad por la cual yo no estoy preparada aún, porque no consigo asimilar todo lo que va sucediendo.

De todas formas, por mi parecer, no es que vayamos demasiado rápido, sino que ha llegado un punto que (como ya te comenté un día), tengo la sensación de estar abriendo temas y mas temas y no avanzar en ninguno de ellos y eso me provoca una ansiedad brutal y un desconcierto que no se manejar.

Me encanta tu forma de trabajar y sé que algún día podré llegar a entender y interiorizar todo eso que me vas transmitiendo, pero yo vengo de muchas terapias donde todo el tema corporal y “místico” (por decirlo de alguna forma) no lo había visto nunca!

Quiero decir, que… aunque confíe en ti… aunque sé que estás haciendo lo imposible para ayudarme (y te lo agradezco enormemente), tu forma de ver la vida, de ver las cosas, etc… se me escapa de las manos.

Me explico:

Poco a poco voy dejándome entrar eso de “confiar”… de “tener fe”…. de “No pensar y dejar que el universo fluya”… pero me cuesta mucho, porque me provoca inseguridad y un poco de “descontrol” en mi vida.

Quiero ir por este camino… de hecho, mi filosofía de vida va hacia aquí… me encanta todo este mundo energético, etc… cada vez me apasiona más… pero también necesito que de vez en cuando me llegue algún “mensaje directo”…. algo donde pueda cogerme y aferrarme cuando estoy mal.

Necesito poner un poco de orden a mi vida (o al tratamiento, más que nada), porque ha llegado un punto que todo me supera… que todo lo veo muy abstracto y mi vida ya lo es demasiado y me pierdo.

Sí, tengo muchas herramientas para hacer frente a las cosas… no dudo de eso… sé que puedo hacerlo y sé que lo haré… así como también se que tu estarás aquí pase lo que pase… pero necesito también tenerte aquí y ahora en algunos momentos.
Por mi parte no necesito bajar la velocidad de las terapias… para nada, J… el ritmo me va bien… pero si que necesito sentirme un poco más segura con lo que hacemos y que entre los dos nos pongamos objetivos claros y vayamos a por todas para conseguirlos… confiando más o menos… dejando pasar el tiempo que haga falta y siguiendo con las terapias corporales que SON UNA PASADA… pero cuando veas que me bloqueo, cuando veas que me cierro y que no acepto ayuda, simplemente, PARA!… en momentos así solo necesito que estés a mi lado de forma presente y que me demuestres que estás aquí (aunque lo sepa…)… pero que estás físicamente (no en la distancia, que aunque sé que sigues estando, me cuesta recibirlo como ayuda en momentos así)

Necesito que cuando me cierre, tu no me sigas (creo que estos últimos días, me has querido respetar tantísimo que has bajado el nivel) y yo no necesito eso… necesito que simplemente me abraces o me cojas de la mano… no necesito más, J, te lo digo de verdad!

Necesito también que el día que me enfade contigo… el día que te responda mal, ME QUIERAS Y ME LO DEMUESTRES… y luego ya lo hablaremos… pero cuando estoy así no soy capaz de hablar ni pensar ni reflexionar ni ser coherente. No puedo… no soy yo… la enfermedad puede conmigo y solo me hace hacer lo que ha pasado últimamente contigo. Y NO QUIERO!…

Necesito también, aunque sé que no estarás de acuerdo conmigo con eso que te voy a pedir, que “me faltes al respeto”… y me explico…

Hay veces que me dices que si dices “eso o lo otro” o haces “eso o lo otro” me estarás faltando al respeto… y quizás pueda ser eso… pero… justamente necesito eso… QUE LO DIGAS Y LO HAGAS…. Porque la mayoría de veces, en el fondo yo ya lo se… pero necesito que alguien me lo diga, me lo repita y me lo haga ver… y te aseguro que no me faltas el respeto en eso… no lo haces, porque sé que es por mi bien!

J, des de que nos conocemos aun no me habías visto en un mal momento. No habías visto el monstruo que llevo dentro con la mierda de la enfermedad y me sabe mal, porque ha sido un día para otro y entiendo que sientas que el problema ha sido contigo, pero no es así… no lo es… para nada!

Quiero ayuda… quiero que me ayudes y necesito que lo hagas, pase lo que pase… No dejes de intentarlo, de hacer lo que sea para hacerme salir de esto… Aunque signifique que en algún momento tengas que “faltarme al respeto”…. Prefiero que lo hagas a no hundirme más!…. porque yo no puedo… no soy capaz de hacerlo mejor cuando la enfermedad me domina…

 

Sé que tengo herramientas y sé que puedo salir de eso y que puedo confiar en mí, J… lo se… pero cuando la enfermedad me domina no soy capaz.

Por otro lado, también he estado pensando en eso de decir “nose” dos millones de veces en un minuto, ¿y sabes?… el “nose” que me sale, en muchas ocasiones no es más que… NO PUEDO MÁS… STOP… Necesito llorar… un abrazo, silencio y nada más… en definitiva… AGOBIO Y COLAPSO MENTAL! ! !

J… Estoy intentando cambiar, avanzar, evolucionar… lo estoy intentando de verdad, con todas mis fuerzas… pero si no lo hago es porque no puedo, porque no llego a más… no lo sé hacer mejor… y me siento muy impotente…

En definitiva, con este mail, solo quería transmitirte como me siento con la terapia… y es que realmente, creo que eres un profesional de pies a cabeza y que tienes un nivel, que yo ahora mismo no estoy preparada para asumir….

Lograré llegar a eso… lo se… sé que saldré de ABB con un aprendizaje y un mundo interior nuevo… con paz, energía, positividad, etc… Pero ahora necesito tocar de pies al suelo e ir poco a poco con cada tema que forma parte de mi vida.

Sé que eres consciente de ello y que me lo respetas mucho… sé que no quieres hacerme daño en ningún momento… y sé que tienes claro el proceso que estás haciendo conmigo y la dirección que has cogido para ello… pero no te sigo, me cuesta demasiado y me frustro!

Y repito, no es que vayamos demasiado deprisa, sino que para mí todo es demasiado caótico y necesito ir paso a paso con cada tema… porque me duele demasiado mi vida como para abrir tantas cosas y no cerrar ninguna. (Ei, y soy consciente que no se cierran en dos días y que todo tiene relación)… pero PERMITEME PEDIRTE UNA COSA…. empecemos septiembre marcándonos objetivos de donde queremos ir… escojamos un tema y vamos a por ello con toda la energía que podamos… y ya irán saliendo cosas y temas, pero no nos desviemos del camino, porque me pierdo, me agobio, me duele y EXPLOTO!

Finalmente solo quería comentarte una cosa (que me gustaría habértelo dicho cara a cara, pero con las vacaciones y todo esto, pues lo hago por aquí, porque soy capaz de olvidarme)…

Y es que me hizo mucho daño el último día, cuando nos quedamos callados media sesión, que tuvieras esa reacción de cortar la sesión y echarme.

Me supo muy mal el hecho de que me pidieras que me fuera y sin esperar a que saliera te pusieras a escribir al ordenador.
Lo entiendo y por tu parte creo que hiciste lo correcto en ese momento (aunque me molestara y me doliera), por muchas razones… pero me hiciste sentir rechazada, ignorada, etc…

Y si, la situación no tenía que seguir así, no tenía sentido estar callados… pero quizás me hubiera gustado que tu, como terapeuta, hubieras roto el silencio o me hubieras abrazado o cogido de la mano o te hubieras acercado mi.

Pienso que ya me conoces un poco y sabes que la reacción que tuve ese día no era nada normal… y la verdad es que para mí tampoco lo fue… me quedé paralizada y no era capaz de salir de allí y necesitaba que alguien me sacara, pero con cariño, no echándome de esa forma.

Solo eso… solo quería que lo supieras, porque me sentó muy mal y me quedé con eso y me ha hecho llorar muchísimo.

Me doy pena yo misma, y rabia… porque cuando me pasan estas cosas (que tampoco es que me pasen mucho), me siento muy impotente y soy incapaz de pedir ayuda aunque me muera de ganas de hacerlo… y evidentemente entiendo la reacción del otro (y no me enfado para nada, eh?) pero me entristece un montón… porque todo lo que me gustaría decir o hacer se va a la mierda por este bloqueo.

Y ya para terminar… Me gustaría pedirte una última cosa… y es que cuando nos volvamos a ver, dejemos de lado esto que ha pasado por un tiempo… sigamos adelante “como si nada hubiera pasado”… solo para que pueda coger fuerzas para seguir la terapia… y más adelante, si lo vemos conveniente lo hablamos… no tengo problema en hacerlo, de verdad… pero necesito tiempo… necesito volver a sentir que vale la pena venir a terapia, volver a sentir con amor tus abrazos y las terapias corporales…

Simplemente, necesito que no pongamos muchas palabras a nuestra relación, porque en estos momentos yo no pudo hacerlo con la cabeza clara y razonar… no puedo ser honesta contigo ni transparente cuando te tengo delante, porque se me mueven demasiadas cosas y me duelen demasiado como para poder afrontarlas.

Simplemente, J… necesito que volvamos a la normalidad del principio… que consigamos esa energía positiva que había entre nosotros… como mínimo yo, necesito que poco a poco ese muro que he levantado se vaya desmoronando… pero no me será fácil, porque siempre que lo he puesto ahí se ha quedado, nunca lo he derrumbado… nunca he sido capaz de pedir perdón o de acercarme al otro humildemente y ahora, contigo, es la primera vez que lo estoy haciendo y me cuesta horrores… me siento desnuda… me siento realmente vulnerable… y me da mucha vergüenza… esa máscara, esa coraza y ese orgullo que siempre se ha mantenido firme, ahora, contigo estoy intentando provocar un cambio para que los dos nos sintamos cómodos cuando nos veamos…

Pero necesito tiempo… (y ese tiempo es mío… tu, por favor, sigue igual que siempre, sin miedo a nada… Necesito que lo hagas para poder volver a la normalidad).

Solo ten un poco de paciencia conmigo, porque no me va a ser nada fácil volver a sentirme cómoda contigo (y no por ti, sino por la vergüenza que en estos momentos estoy sintiendo de cómo ha ido todo…)

Te pido disculpas muy sinceras, des de lo más profundo de mi corazón… si, lo hago porque así lo siento y porque no te mereces que te haya tratado como lo he hecho estas últimas sesiones, apartándote de mi sin dejarme ayudar!

 

 

 

 Scroll hacia arriba