Archivo mensual: noviembre 2015

Desnudándome emocionalmente…

corazon-puzzle_thumbMi familia biológica, la que espiritual y energéticamente yo escogí para venir a este mundo…

Hay veces en que alguien te daña tanto, que deja de doler completamente, hasta que hay algo que te hace sentir de nuevo y luego todo regresa… Cada palabra, cada dolor, cada momento, cada recuerdo en el alma.

¿Asi, cómo puedes llegar siquiera a entender de dónde vienes?

Incluso si preguntas, incluso si escuchas… No escuchas realmente, no tienes respuesta a tus preguntas… O ves… O sientes… O imaginas…

No has caminado el camino que yo recorrí… No has visto lo que yo he visto… Mi pasado me define… Esta es la que soy!…Yo soy… ignorada por los demás en lo más profundo de mi, no me oyen, no me quieren. Eso es lo que soy… Si es que incluso, soy siquiera algo. En mi presente.

Parece que la misma cosa que me hacía estar bien, me forzaba a estar mal, y entonces para mí el mundo se dio la vuelta, para así empezar a sobrevivir por mí misma.

Me abandonaron.

Nada debería haber sido como fue, y una pesada tristeza llenó mi alma. Caí bajo y más bajo, dentro de mí. Y nada podía sacarme de ahí. Atrapada en la miseria de mi vida, perdida en el lamento de mi alma, sin tener la capacidad de ver la luz, de sentir, de tener esperanza, de soñar, de tomar decisiones…

Y me di cuenta que los años más oscuros de mi vida, seguían viniendo, uno detrás de otro. Los puntos más negros de mi alma nunca pararon. Parecía que siempre fuera de noche, entre pesadillas, nunca con un mañana.

Y te preguntas ¿Por qué?…

Pero principalmente, tratas de no pensar en ello, y tratas de pasar por el lado y sobrevivir… Es demasiado doloroso.

Todas las otras cosas parecen tan insignificantes, comparado con solo querer que las cosas más importantes vuelvan de nuevo… Como poder ver a tu mamá de nuevo, aún sabiendo o intuyendo su mala vida y sus sentimientos hacia ti, no te ha querido nunca!… como cuando escuchas tu canción favorita, y te calma, y las cosas negativas casi se detendrían al instante, o si no pudieras tenerla de vuelta, por lo menos poder ver a tu hermano, el cual sabes que tampoco quiso y abandonó estando presente,… sabes que de alguna forma te necesita, o te ha necesitado… Y él va a estar también tan asustado, o más, por lo ocurrido… Y te preguntas, ¿Quién le va a coger la mano y susurrarle que todo va a estar bien?… ¿Y quién me susurrará eso a mí?…

Pero al mismo momento, todo este amor que necesitas y quisieras tener de la mujer que te ha llevado nueve meses dentro de ella, se convierte en rechazo, rábia, asco y enfado y entras en una bipolaridad de emociones que lo único que hacen es hacerte daño a ti misma y te hacen sentir culpable por sentir y pensar ciertas cosas… y es que quizás ¿Debería quererla?… ¿Entenderla?… ¿Perdonarla?… Si, quizás… pero no puedes.

Me adoptaron

Yo sé que estoy desamparada, dependiente, desesperada, alerta… y muchas otras cosas, des del día que mi madre me raptó de las manos de mi família y me dio, me dejó, me abandonó… pero… ¿Qué pasa cuando la gente que necesitas más, amenaza tu propia existencia?…

Escuchas muchas promesas, y todas suenan y han sonado siempre igual, y eso, te presiona lo suficiente, hasta que tarde o temprano, te das cuenta que todas probaron estar vacías, y piensas… El sol sale cada mañana, ¿Pero sabes dónde?… Cada lugar es diferente, es difícil encontrar el norte cuando te estás moviendo por todos lados, pero por lo menos sale. Siempre sale… He llegado a depender de eso, y lentamente, muy lentamente las estaciones cambian alrededor mío y parece que esta vez, quizás el mundo no va ser quitado de alrededor mío nuevamente.

Aliméntate bien, las raíces empiezan a crecer, y yo hice lo contrario… Dejé de alimentarme, intentando llenar este vacio interno, sin éxito, solo caí enferma, un suicidio lento y doloroso, que fué un obstaculo más a superar… Aún más perdida, incapaz de quererme y permitir ser querida.

Cuida tu salud… y tu salud no te importa, deja de tener el valor que debe y se convierte en algo que también perderías si eso significara recuperar tu vida, tu família, tu identidad, tu yo más profundo… Deja de ser primordial cuando te das cuenta que cerrar los ojos y dormir, significa soñar y quizás algun día no despertar… morir sola con tu vacio… cerrar los ojos y exponerte a que quien tienes al lado se vaya sin quete des cuenta y te vuelva a abandonar., vuelvas a perder… Ese día, cuando realmente te das cuenta de esto, entiendes porque eres incapaz de dormir lo que tu cuerpo necesita, tienes insomnio y hasta cuando duermes, estás alerta (despertar repentino), por si hay peligro de algo… no se puede vivir así, una vida sin dormir…

Lentamente, intentando… Confiar en esta nueva vida y mi família adoptiva, que muchos ven como una oportunidad, pero que nunca lo he considerado del todo así, nunca he sentido que perteneciera a ella, a nadie, huerfana familiar… y aún podría decir más, he sentido y muchas veces aún siento rabia de que firmaran un papel y pagaran un percio para conseguir un niño o niña, el cual les era indiferente si llegaba yo o el vecino… Sólo llenaban un vacio interno suyo por no poder tener hijos de forma natural… Sin conseguirlo… Estos pequeños detalles hechos con amor, que te transportan al pasado y te hacen explotar desmesuradamente, y me gustaría que alguien me dijera de corazón que todo va a estar bien. Qué algún día, quizás… me sentiré normal nuevamente, que no estaré, ni me sentiré sola para siempre.

De que tendré una mamá, que me abrazará y será fuerte por mí, por qué quizás, no puedo hacerlo todo por mi misma como llevo haciéndolo hasta ahora… lo reconozco, y agradezco ese detalle que tanta rabia me ha causado y intento compartirlo con ella… Pero de golpe, vuelves a escuchar eso de “Llamaremos a los servicios sociales para que se te lleven, así no se puede vivir”…

En definitiva, podría definir mi vida como un puzzle donde hay piezas que se han perdido y que nunca voy a tener a mi alcance… Nunca podré completar el puzzle de mi corazón, el cual me dejará un vacio eterno.

Soy consciente y se, que este es mi pasado, mi historia… Y no es culpa mía, ni gracias a mí, y no tiene que ser lo que defina mi futuro… Yo puedo ser amada, respetada, merezco cuidado y ese destello de luz hace toda la diferencia, me da la esperanza, que algún día, mi verano llegará gracias a estas personas que se hacen cargo de mí y harían lo imposible por mi felicidad…

Gracias a todas ellas, aunque no se lo demuestre como se merecen…

El presente de hoy, se convertirá en el pasado de mañana!

Miedo a encontrarse

1247811270582_fAún y sintiéndome orgullosa de haber superado mi Trastorno de la Conducta Alimentaria y con fuerza para hacer frente a todo aquello que me viniera en la vida a partir de ahora, me estoy dando cuenta que cuando menos te lo esperas, el universo vuelve a ponerte a prueba y te hace salir todos tus miedos e inseguridades para que sigas aprendiendo y evolucionando.

Llegados a este punto, he tenido que valorar nuevamente la posibilidad de ponerme en manos de un profesional para no hacerme la valiente y pensar que yo puedo con todo, siendo un motivo de perdida conmigo misma.

Y así es, he vuelto a pedir ayuda!

Cuando llegas a un momento así en tu vida, es cuando te das cuenta que en cierto modo te da miedo la psicoterapia. ¿Y por qué?, por el hecho de tener que parar a sentirte a ti misma, tus emociones y tus dolencias. Eso cuesta y si no te haces consciente, la probabilidad de que te gane la partida y elijas seguir tu camino, aún y estando mal, es grande…

Muchas veces decimos que “no podemos más” o que el día que empezaste un trabajo personal profundo, fue cuando tocaste fondo.

Eso es así cuando no somos conscientes de la ayuda que podemos recibir antes de llegar a nuestro límite, y es que un trabajo personal, de introspección, crecimiento y evolución para salir de un bache puntual (sea más o menos grave), no es fácil de decidir cuando pensamos racionalmente, porque nuestro cuerpo hace que inconscientemente salgan esos miedos, frustraciones y negatividades que tanto nos duelen. ¿Y quién quiere sufrir?… Nadie!

Pero no nos damos cuenta, que pasar por este proceso (una vez se ha manifestado en nuestro cuerpo de la forma que sea), es inevitable. Luchas contra lo inevitable no tiene sentido, más que resistirse a hacer un cambio que en algún momento se dará para que podamos seguir avanzando.

En mi opinión, deberíamos escucharnos más y hacer caso a nuestro cuerpo, sin miedo, sin vergüenza, porque al fin y al cabo, será lo que nos acompañará el resto de nuestros días y al cual debemos querer y amar, mimar, cuidar y llevarlo al médico si hace falta… Nuestro cuerpo puede enfermarse físicamente, pero también emocional, mental e intelectualmente, y si es así, debemos poner remedio llevándolo a un profesional que pueda ayudarnos a sanarlo correctamente, sin ninguna vergüenza ni pensamiento de frustración o derrota.

La vida es así, un camino de aprendizaje en la que a veces, necesitamos que se nos acompañe para no sufrir más de lo justo y necesario y de nuevo, encontrarnos a nosotros mismos, para si se da, acompañar también a aquellos que nos necesiten…

 Scroll hacia arriba