Participación de los lectores…

economía-de-la-colaboraciónHola a todos/as!

Este post lo escribo con la finalidad de acercarme un poco más a los lectores de este blog y pediros vuestra participación. Os explico:

Aunque podría explicaros muchas cosas desde mi punto de vista, mi historia y mi experiencia y elijiendo los temas como vengo haciendo hasta el momento, creo que honestamente lo más sensato despues de casi 50 escritos, es preguntaros a todos vosotros/as que temas os interesa que toque.

Hablando con algunos me han llegado propuestas y me parece interesante que podais dejar en este espacio vuestras dudas y vuestras inquietudes, y yo, en la medida de lo posible y siempre bajo mi punto de vista y mi experiencia como ex-paciente, poderos hablar de estas cosas que os inquietan.

Los temas propuestos de momento son:

  • Los TCANE Lo que más me interesa saber en general es cómo se actua ante éstos casos ya que, al no cumplir los “requisitos” de ser clasificados como los TCA más conocidos, hace que su diagnóstico y su tratamiento sea un poco complicado.
  • Ingreso en Hospital de Día: “Cuando ingresan en un centro de dia aprenden muchas cosas de las ya veteranas como lesiones y mas tacticas de todo..es bueno mezclar las niñas que llevan tiempo con las nuevas?

Poco a poco iré escribiendo sobre todo lo que me vayais proponiendo, a parte de seguir escribiendo sobre mi proceso como persona.

Aprovecho también para abrir este espacio a todos los profesionales que sacan la nariz por aquí, ya sean del centro ABB o externos, y entre todos enriquecernos mucho más!

Besos y seguimos compartiendo 😉

¿Qué es un Trastorno Alimenticio?

Hace tiempo que vengo pensando en la forma de poder transmitir de manera clara y directa, qué es un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) a nivel más profundo que el hecho de la imagen, la comida y las conductas asociadas de las cuales tanto se habla, así como romper algunos estereotipos sociales en este ámbito.

Todas las personas partimos de la misma base, nuestra concepción, nuestro nacimiento y nuestra vulnerabilidad y fragilidad a la hora de empezar el camino de la vida. Es a partir de aquí (si no antes) donde cada uno va formando, según sus vivencias, su familia y entorno social, su historia de vida.

Todos hemos experimentado buenas y malas sensaciones con la comida, cosas que nos han gustado más o menos… Hemos pasado por escuchar los mensajes de la sociedad sobre la “operación vikini”, las “dietas milagrosas”, los estereotipos de “mujer perfecta”, la comparación (personal) hacia modelos o simplemente actores/actrices y personajes públicos, e incluso hemos sufrido que ese pantalón que tanto deseamos no nos entre o no podamos cerrarlo, nos quede horrible o simplemente no encontremos nuestra talla.

Aquí es donde yo me pregunto, porque algunas personas caen en un TCA y otras no, si los mensajes recibidos han sido prácticamente los mismos.

Bien, todo esto que he nombrado, son factores que pueden influir, son factores que la persona enferma acoge en su día a día una vez entra en la enfermedad por tal de darse fuerza, excusas y motivos para justificarse sus conductas.

Pero… ¿Cómo se forma y que hace que la persona caiga enferma de un Trastorno Alimenticio?

La respuesta es simple… La mala gestión de sus emociones!

La persona que sufre un TCA, lleva consigo un sufrimiento psicológico profundo que se ha ido acumulando internamente (muchas veces traumas, vivencias fuertes y duras vividas en edades tempranas, etc…) y la persona no ha sabido manejar y solucionar con herramientas propias, y muchas veces, viviendo estas experiencias con miedo, vergüenza, rabia o incluso culpa, lo que ha hecho que la persona se aislara emocionalmente sin compartir lo que sentía por miedo al rechazo o la reacción negativa de los demás. (Ya sabemos que esta sociedad aún sigue con mensajes de fortaleza absoluta hacia los infantes y que hay muchas conductas emocionales dolorosas que socialmente son tabús, están mal vistas o quieren taparse a toda costa solo porque los adultos no somos capaces de acompañar en el dolor ajeno, cosa que debería ser normal y deberíamos tener la libertad de expresarnos abiertamente tanto con lo positivo como con lo negativo de nuestro día a día).

Así es, que las personas que van acumulando estos niveles de angustia por no poder o saber compartir y sanar sus emociones “negativas”, necesitan una vía de escape en algún momento de su vida, y si esas son vulnerables y susceptibles (y poniendo que el cuerpo es sabio), se van enganchando poco a poco a esto, haciendo su padecimiento más liviano, e incluso sintiendo un cierto placer momentáneo en su conducta alimentaria. (Otras personas caen en diferentes adicciones, ya sea en drogas, sexo, compras compulsivas, ludopatías, etc… las cuales les produce en cierto modo, esta satisfacción o “paz interior”, que necesitan y no saben obtener de otra forma).

Claro está que bajar de peso, tener una imagen de lo que creemos un cuerpo perfecto y descontrolarnos o controlar en exceso la comida que ingerimos, no nos va a llevar la felicidad ni la paz que anhelamos, por eso, el tratamiento de estos trastornos es largo y difícil, porque la persona se enfrenta a sus mayores miedos y tiene que mirar cara a cara a todas esas emociones que tanto dolor le han creado durante tanto tiempo, haciendo un trabajo personal y de crecimiento muy profundo para aprender a gestionar esas dificultades tan arraigadas en nuestro interior.

En ningún caso un trastorno alimenticio tiene como raíz principal el querer estar sano, adelgazar o modificar el cuerpo a través de nuestra conducta simplemente por los mensajes sociales que nos llegan sobre la imagen, etc… o incluso hacerlo sin motivo. Eso solo es una vía de escape para pedir ayuda (aunque sea inconscientemente) a través del lenguaje del cuerpo, el cual nos avisa que hay algo que no funciona. Por eso si nos acercamos a la persona enferma a través de su conducta o de los cambios físicos (delgadez extrema, sobrepeso, etc…), encontraremos un rechazo absoluto de esta, ya que no tiene la intención de dejarlo hasta sentirse bien, porque esta lo usa como herramienta para sanar su dolor.

En cambio, si entendemos que la persona está sufriendo y conectamos con ese dolor y le hacemos ver que estamos preocupados y que queremos brindarle ayuda y acompañamiento sin juzgarla y sin rechazarla por lo que siente, quizás, y sólo quizás, la persona se dé cuenta que hay más caminos para sentirse bien y que puede dejar atrás de alguna forma y lentamente este bucle donde anda metida con tanto sufrimiento y de forma tan dolorosa.

En definitiva, un Trastorno de la Conducta Alimentaria, es un trastorno mental, emocional y profundo y bajo ninguna circunstancia la persona lo hace exclusivamente por la imagen, si no por su bienestar interno y anhelando que algún día, pueda sentirse integrada en un mundo lleno de prejuicios, críticas, imágenes estereotipadas y exigencias hacia las personas, siendo ella misma, con sus virtudes y defectos, queriéndose, amándose, respetándose, con buena autoestima y asertividad, encajando correctamente las actitudes, posturas y diferencias ajenas aunque no sean de nuestro agrado y aunque no podamos llegar a controlarlas como nos gustaría.

Dejando que todo fluya y enfrentándonos a nuestro día a día sin miedo, usando nuestras herramientas internas para lidiar con todo lo que se nos presente.

Y en caso contrario: PEDIR AYUDA y dejarnos acompañar por algún especialista, sin vergüenzas o sintiéndolo como una derrota personal.

La vida trata de evolucionar y aprender, y por eso debemos dejar que alguien que sabe nos pueda enseñar sin sentirnos inferiores y disfrutando al máximo de este camino y aprendizaje, que al fin y al cabo, nos va a servir a nosotros para vivir felices.

“Què sents quan no sents res?”

“Què sents quan no sents res?”, és una iniciativa de l’escriptor Víctor Panicello, la Fundació ABB i la participació d’un grup de pacients del Centre ABB que hem treballat conjuntament per a escriure plegats aquesta novel·la amb el propòsit de sensibilitzar sobre els trastorns alimentaris.

I de nou transmetre el missatge més bonic: la recuperació d’aquestes malalties és possible quan un pren consciència del què li passa i demana ajuda professional per a poder entendre-ho i afrontar-ho.

“Què sents quan no sents res?” és una història construïda a partir de les vivències d’aquest grup de pacients que han volgut compartir-les com a part del seu procés de recuperació i com a contribució personal a la prevenció d’aquestes malalties entre la població més vulnerable a patir-les: els joves.

En Víctor, amb el seu treball constant i acurat amb les noies i el noi coautors de la novel·la, ha sabut construir una història emotiva, real i valenta.

Què sents quan no sents res?, és la novel.la juvenil que ens narra el què hi ha darrera d’un trastorn de la conducta alimentària més enllà de la negació a menjar o l’obsessió amb el pes.

 

Ajuda’ns a fer possible aquest projecte, Col·labora!

Rendirse es soltar…

let_go_m_by_darkzero_sdz

Rendirse es soltar el control, y el control mayoritariamente es miedo, por lo tanto, podríamos decir que rendirse es soltar el miedo.

En cada situación problemática o que nos incomoda en la vida (sin hablar del resto), acostumbramos a enfrentarnos a través de un “control” consciente o inconsciente, que sin saberlo nos pone una coraza protectora y nos invita a quedarnos en nuestra zona de confort, limitando nuestra actuación en lo aprendido durante la vida y dejándonos fuera de una evolución personal para cambiar eso que no nos gusta.

Cabe decir, que en cada situación “negativa” que nos encontramos y vivimos, hay una raíz de fondo que la alimenta y la hace cada vez más fuerte, hay un miedo profundo (muchas veces inconsciente) que queda tapado por estas ansias de control de la situación que creemos tener y que nos hace llegar a conclusiones sobre lo que vivimos de que aunque nos esforcemos para cambiar, no lo conseguimos o que la situación que vivimos, no tiene solución o el resultado que obtenemos no es positivo o no como nosotros esperábamos y anhelábamos, entrando en una lucha constante contra la vida en general, la desesperación ante la situación, el cansancio personal y el abandono de lo que perseguíamos con ilusión como consecuencia.

Nos fijamos en la situación que estamos viviendo en este momento, en el rumbo que está tomando la vida en este instante, e insistimos en mirar la forma sin darnos cuenta de que es lo que lo alimenta, el punto de partida más profundo de la cuestión y lo que nos facilitará el cambio real de nuestro problema.

No podrás darte cuenta de esto mientras sigas luchando contra algunas de ellas o poniendo tu atención en el aspecto con el que se presentan y no en el contenido. Resistirse a estar en esa situación es tener miedo de vivir y afrontar la realidad. Un intento de evitar lo inevitable, de desprenderte de la zona de confort en la que estás, para vivir cosas nuevas y quizás mejores.

Luchar o resistirse a lo que se está viviendo, a lo que está presente en mi vida en este momento es elegir el miedo como compañero de viaje.

Permitir por contraposición es rendirse, aceptar la vida independientemente de la forma que tome en este instante. Aceptar es elegir el amor como acompañante, confiar en una sabiduría que no conoce el miedo, la pérdida o el dolor, mucho menos el sufrimiento.

Rendirse no es resignarse, en la resignación está presente todavía el deseo de que las cosas sean diferentes, por lo tanto sigue habiendo oposición, resistencia al fluyo vital. En la resignación se sigue pensando que es mejor que sea diferente, se sigue queriendo tener razón y mantener de esta forma el control. La resignación es orgullo herido. La rendición es humildad. Es ponerse de rodillas y reconocer honestamente que no sabemos lo que es mejor o peor puesto que desconocemos el camino, aún y no entendiendo lo que sucede. Es confiar!

La rendición es un acto mental, es la decisión de dejar de creerme lo que me cuento, soltar mis expectativas y entrar en ese espacio de humildad del “no sé“.

Rendirse es la mejor forma de dejar de luchar, de tener el control sobre cosas que sin darnos cuenta nos controlan a nosotros y nos dañan, nos hacen débiles y vulnerables y nos hunden alejándonos de la paz y tranquilidad personal e interna que con la rendición ante la vida podemos conseguir.

Rendirse no es abandonar nuestra evolución personal y nuestro camino hacia la meta que nos hemos puesto para llegar a solucionar lo que nos impide disfrutar de la vida plenamente en algún momento concreto.

Aceptar y perdonar, se convierte en amor puro hacia la vida, la cual cosa nos acompaña a ser felices dejando atrás la batalla diaria que tenemos contra los mensajes, actuaciones y comportamientos que nos llegan de los demás, viviendo esto positivamente sin tomarnos las cosas de forma personal e hiriente hacia nosotros mismos.

 

En el momento que te rindes, aceptas y perdonas…

dejas de hundirte y empiezas a flotar, con fuerza, coraje e ilusión

para afrontar cualquier cosa que venga!

El perdón…

st043-216

La semana pasada, en consulta, mi terapeuta me dijo (como muchas otras veces), que me admiraba por la valentía que tengo de hacer frente a las cosas y la fuerza para descubrir la verdad en mi vida aunque duela y eso me acojone.

Esta vez me sonó diferente, me hizo pensar y pasar esta semana fijándome en mí día a día cómo hago frente a lo que me va pasando y se me va moviendo en el momento actual (que no es poco), y es que en pocos días, me ha llegado otro huracán de realidad en mi vida, sea cierto o no, que me ha descolocado y removido y al que debo poner en orden en mi interior.

Pienso que años atrás, incluso meses, mi capacidad de hacer frente a una experiencia tan dura, se habría convertido en un intento más de escapar de la realidad y buscar una vía que tapara y se sobrepusiera a tanto dolor y emociones “negativas”, cogiendo posiblemente, el camino fácil hacia la enfermedad.

Esta vez, y quizás la primera, me siento muy estable emocionalmente como para mirar de frente la realidad y enfrentarme a todo lo que va viniendo a marchas forzadas en mi vida, conduciéndome hacia lo más profundo de mi y mis raíces, y por consiguiente, disfrutar de este camino, dejándome llevar por la curiosidad, el saber la verdad, luchar contra las injusticias (personales y globales), y reconstruirme a mi misma interiormente, para que mi vida y mi persona se puedan levantar fuertes y sanas como un roble.

Estoy en el camino, pero tengo claro que para equilibrar mi vida, debo perdonar mi pasado y a las personas que forman parte de él, aunque los sucesos hayan sido aterradores e incluso devastadores para los que hemos formado parte de esta historia.

Perdonar, si… Perdonar violaciones (que no los violadores), abandonos, negligencias, mentiras, suicidios, decisiones y comportamientos hacia vidas humanas vulnerables que no se podían defender… Personas que desde la desgracia, han formado grandes supervivientes entre vidas rotas y experiencias traumáticas… y un sinfín de detalles que energéticamente he llevado conmigo desde que nací.

Perdonarme a mi misma por las emociones sentidas hacía personas que (aunque no comparta muchas cosas al respecto y tampoco los motivos), los debían tener para hacer lo que hicieron o quizás porque no supieron hacerlo mejor, ni tan solo diferente… Perdonarme por el daño que me he hecho a mi misma durante mucho tiempo, haciéndome responsable de las decisiones y actuaciones de mis progenitores, y acarreando con sus vidas como si fueran mías, privándome de la vida y el disfrute de mi paso por ella.

Perdonar, si… Perdonar la vida, el pasado y creciendo como quien soy, haciendo mi camino y decidiendo por mi misma… Creciendo, integrando y aceptando mi edad, mi sexualidad, mi forma de ser, mi historia y mi vida!

Y sobre todo, dando Gracias infinitas a las personas que tengo al lado, que me acompañan, me sujetan y hacen salir de mi interior mi esencia más pura!… Dándome la fuerza necesaria para seguir evolucionando, creciendo, conociéndome, pensándome… siempre con los ojos (y el alma) bien abiertos para recibir todo lo que venga a partir de ahora, como un regalo y una oportunidad… Sin miedo y con la cabeza bien alta!

Mis deseos para vosotr@s! (Los lectores)

Hoy dicen que termina el 2015 y que empezamos otra vez el año, pero esta vez, el 2016!… Y como costumbre y casi como tradición, es un día en el que la gente hace un resumen de este año que termina y se plantea (en serio y de verdad) todas esas expectativas, metas, etc… que finalmente a mitad de año ya se le han olvidado.

A mi, particularmente, todo esto no me gusta demasiado, porque creo que la vida se trata de ir cambiando, ir amoldarse a lo que vamos viviendo, de ir proponiendose retos y nuevas expectativas, vivir y disfrutar del día a día, venga lo que venga y pase lo que pase.

Eso no quiere decir, que no tenga buenos deseos, pensamientos y un gran corazón para compartir, especialmente con toda la gente que puede estar sufriendo por un motivo u otro. Pero este espacio concretamente, va enfocado a los Trastornos de la Conducta Alimentaria y todas las problematicas que nos llevan a eso… y yo, este año, me solidarizo y abro mi corazón a todos y todas vosotras que estais detrás de la pantalla. Hoy si… Hoy dejo de hablar de mi para escucharos a vosotr@s!

Mi gran deseo para este 2016, es que cada una de las personas que estais detrás de esta ventana con la boca cerrada… ya sea para no comer, para no pedir ayuda, para no hablar ni compartir…. Encontreis un poquito de fuerza para dejaros ver… para que vuestra luz y vuestro ser empiece a salir… Porque si habeis llegado aquí, a este espacio, es por algo…

Mi gran deseo es que me hagais un regalo vosotros/as (aunque me lo haceis siempre que os conectais y leeis mis escritos)… pero esta vez os pido que PARTICIPEIS… que os dejeis ver… es TOTALMENTE ANÓMINO dejar un mensaje… solo yo puedo ver vuestro e-mail… el resto solo ve el nombre, como vosotros veis de los demás…

PRESENTAROS… COMPARTIR VUESTRA HISTORIA…. VUESTROS PENSAMIENTOS… LO QUE QUERAIS ! ! ! … Ayudadme a que este espacio sea interactivo, porque SIN VOSOTROS/AS que me vais leyendo, escribir aquí no sirve de nada… SOYS IMPORTANTES ! ! !

Y en el fondo, todo lo que me esteis dando a mi con vuestras aportaciones escritas, os lo estareis dando a vosotros/as mismos/as con una respuesta… con una reacción a vuestra llamada… con cualquier cosa de vuelta que podeis aprovechar como oportunidad para vuestras vidas… sea la que sea… De mi o de alguna compañera… de alguna otra lectora…

EMPECEMOS EL 2016 JUNTOS/AS… con ilusión, ganas, lucha, fuerza, motivación, ilusión, espectativas y nuevos retos que solos quizás no se pueden conseguir, pero con la mano de alguien, poco a poco… SI ! ! !

Os animo a que dejeis atrás todo el sufrimiento hasta el 2015 (Aunque esté… el pensamiento sea de querer y de dejarlo en el pasado una vez por todas)…  y cogeis fuerzas y aliento para empezar el 2016 y provocar un cambio en vuestras vida.

SI QUE SE PUEDE… SOLO TIENES QUE QUERER ! ! ! !

PATADA Y FUERA AL MIEDO ! ! !

NO ESTAIS SOL@S ! ! !

miedo-2

FELIZ 2016 A TOD@S ! ! !

Carta a los Reyes Magos (2016)

reyes_magosQueridos Reyes Magos;

Este año, en primer lugar quería agradeceros que me ayudarais a que mis peticiones de la Carta a los Reyes Magos 2015 se hicieran realidad, aunque no todas y quizás no como esperaba, pero estoy más que satisfecha por vuestra generosidad.

Durante el año 2015, mi comportamiento a cambiado hacia mejor, aunque aún es muy mejorable y estoy en ello, pero ya hago mucho más caso a lo que se me dice y hasta confío más en la gente, y sobre todo en mi misma!

Para este 2016 quiero pediros más calidad en mis regalos anteriores, me explico:

  1. Pedí que el pasado 4 de enero fuera el último en el que me levantara con lágrimas en los ojos y que ese día diera un cambio de rumbo diferente. Creo que así será y agradecería que este año me dierais el empujón final para tener la fuerza y alegría que la ocasión merece, ya que estaré acompañada de la persona más importante de mi vida.
  2. Este punto necesito mejorarlo mucho, ya que aún no he conseguido perdonar del todo la situación, mi vida, a mi misma y por supuesto a la persona que tomó la decisión clave para que mi vida fuera así. Estoy segura, por eso, que durante este 2016 me concederéis el honor de tener este magnífico regalo.
  3. Pedí rendirme y dejar de luchar ante la vida… Este año he tenido algún indicio de esto, pero me encantaría que durante este próximo 2016 se cumpliera de verdad y mi cuerpo y mi alma pudieran estar en paz, descansar y coger fuerzas para comerme el mundo con las cosas que me ilusionan y tengo en mente.
  4. En este último punto, deseaba conocer a mi familia biológica. Os lo habéis currado muchísimo, y aunque no ha sido posible porque la madre falleció hace años y por un seguido de mentiras mi padre posiblemente nunca sabré quien es, he conseguido resolver dudas y poder dar un paso gigante en mi vida, a parte de conocer a las personas que me cuidaron y me quisieron de corazón.

 

Agradezco también, que aunque no pudierais cumplir mis deseos al 100%, me juntarais con esta persona que me ha robado el corazón y a la que tanto quiero. Es un regalo magnífico, creo que el mejor que he tenido en mi vida, así que estoy más que satisfecha.

A parte también me habéis regalado mi alta médica y habéis hecho que deje atrás una enfermedad que he llevado conmigo muchos años.

Aprovecho la carta también, para haceros algunas peticiones más, si fuera posible, que yo creo que aunque pido mucho, es posible que estos sueños se hagan realidad.

  1. Encontrar el equilibrio para poder convivir y disfrutar de mi pareja, aprender a hacerlo y librarme de todas estas cosas que me impiden que así sea.
  2. Llegar a conocer a mis hermanos, abuelos y tíos biológicos, y que estos puedan aportarme información y emociones clave para seguir evolucionando día a día hacia mi libertad personal y felicidad.
  3. Mejorar y sanar la relación con mis padres/familia adoptiva y poder disfrutar con ellos y de ellos el tiempo que nos queda juntos.

Y creo que de momento eso es todo!

Gracias de nuevo y muy felices fiestas.

Confianza!

blind-vertrouwenEsta palabra que usamos muchas veces pero que cuesta tanto interiorizar y sobretodo usar en su sentido y significado más amplio.

Yo por eso, tengo que decir que ha sido una de las palabras que me han ayudado más en mi proceso de recuperación, y es que cuando empecé con mi terapeuta, el cual trabaja mucho a nivel corporal y energético, me lo decía y repetía sin parar. CONFIA!

Para mí, era todo un reto “confiar” en todo eso tan abstracto que hacíamos en las terapias, porque, básicamente, no sabía cómo hacerlo… Confía si, déjate llevar y que todo fluya… Ai madre!.

Os pondré un ejemplo: Muchas veces me inundaban las emociones y me superaban, me sentía como una olla a presión a punto de explotar y con la tapa enganchada, incapaz de cogerla y abrirla, todo se quedaba dentro… y entonces, escuchaba esta gran palabra CONFIANZA. Yo por dentro pensaba… si si, yo confío, pero… eso sigue ahí, torturandome sin parar!

Mi terapeuta me decía que no le hiciera caso a lo que me pasaba por la cabeza, que pensara y me centrara en otras cosas y dejara que eso estuviera allí sin más… y que mal lo pasaba yo, pensando y sintiendo con esa potencia todo eso.

Poco a poco, empecé a interesarme un poco por la meditación e iba haciendo ejercicios pequeños, para que mi cabeza fuera desconectando y se relajara y vaya por dios!… poco a poco confiaba más en esos momentos que parecía que me llevaran al borde de un precipicio.

Luego, una vez tuve más o menos controlado esto, vino el reto de la confianza conmigo misma. Pero como voy a confiar en mi si los hechos me demuestran que no lo hago, que soy un desastre y que aunque piense ciertas cosas, hago lo contrario?… Que no, que no me fio de mi y no soy capaz!

Bueno, pues sin pausas pero sin prisas, sesión tras sesión, esa confianza iba volviendo… y ahora que ya llevo meses con el alta, no os penséis que ya la tengo al 100%, porque no!… Pero si que es verdad que me veo mucho más capaz de ciertas cosas, y sobretodo, cuando una persona (en este caso mi terapeuta), me demuestra la confianza que tiene en mi, hace que piense… Si el la tiene, es porque se la doy, y si se la doy, es que soy capaz, y muestro y tengo una confianza en mi más fuerte de la que creo… Voy a hacerle caso y me lo voy a creer… Anque no me lo crea, como he hecho todo mi proceso, voy a dejar que lo que me dicen los demás, me entre y pueda interiorizarlo poco a poco con el tiempo.

Y en este punto estoy… Recuperandome a mí misma, reconectando con una parte que un día tuve y la perdí sin darme cuenta. Pero si ha existido en mi interior, es que sigue estando allí, aunque sea dormida y en silencio!

Y ahora, me va mejor que nunca, ya que he empezado un trabajo donde la seguridad y la confianza conmigo misma es lo primordial para sacarme mi sueldo a final de mes. Así que sigo en la búsqueda de esta fuerza interior, esta confianza y esta energía que algún día perdí y tanta falta me hace!

Buscar en vuestro interior y veréis que teneis un cajón con muchas cosas que no recordais y que conoceis de alguna de vuestras épocas pasadas… buscar todo lo que queráis, de bueno, porque está ahí, en lo más profundo de vuestra alma!… Y si no os lo creeis, simplemente, hacedme un poco de caso, y en un tiempecito, vereis que todo se convierte en mágia y hay resultados positivos!

Desnudándome emocionalmente…

corazon-puzzle_thumbMi familia biológica, la que espiritual y energéticamente yo escogí para venir a este mundo…

Hay veces en que alguien te daña tanto, que deja de doler completamente, hasta que hay algo que te hace sentir de nuevo y luego todo regresa… Cada palabra, cada dolor, cada momento, cada recuerdo en el alma.

¿Asi, cómo puedes llegar siquiera a entender de dónde vienes?

Incluso si preguntas, incluso si escuchas… No escuchas realmente, no tienes respuesta a tus preguntas… O ves… O sientes… O imaginas…

No has caminado el camino que yo recorrí… No has visto lo que yo he visto… Mi pasado me define… Esta es la que soy!…Yo soy… ignorada por los demás en lo más profundo de mi, no me oyen, no me quieren. Eso es lo que soy… Si es que incluso, soy siquiera algo. En mi presente.

Parece que la misma cosa que me hacía estar bien, me forzaba a estar mal, y entonces para mí el mundo se dio la vuelta, para así empezar a sobrevivir por mí misma.

Me abandonaron.

Nada debería haber sido como fue, y una pesada tristeza llenó mi alma. Caí bajo y más bajo, dentro de mí. Y nada podía sacarme de ahí. Atrapada en la miseria de mi vida, perdida en el lamento de mi alma, sin tener la capacidad de ver la luz, de sentir, de tener esperanza, de soñar, de tomar decisiones…

Y me di cuenta que los años más oscuros de mi vida, seguían viniendo, uno detrás de otro. Los puntos más negros de mi alma nunca pararon. Parecía que siempre fuera de noche, entre pesadillas, nunca con un mañana.

Y te preguntas ¿Por qué?…

Pero principalmente, tratas de no pensar en ello, y tratas de pasar por el lado y sobrevivir… Es demasiado doloroso.

Todas las otras cosas parecen tan insignificantes, comparado con solo querer que las cosas más importantes vuelvan de nuevo… Como poder ver a tu mamá de nuevo, aún sabiendo o intuyendo su mala vida y sus sentimientos hacia ti, no te ha querido nunca!… como cuando escuchas tu canción favorita, y te calma, y las cosas negativas casi se detendrían al instante, o si no pudieras tenerla de vuelta, por lo menos poder ver a tu hermano, el cual sabes que tampoco quiso y abandonó estando presente,… sabes que de alguna forma te necesita, o te ha necesitado… Y él va a estar también tan asustado, o más, por lo ocurrido… Y te preguntas, ¿Quién le va a coger la mano y susurrarle que todo va a estar bien?… ¿Y quién me susurrará eso a mí?…

Pero al mismo momento, todo este amor que necesitas y quisieras tener de la mujer que te ha llevado nueve meses dentro de ella, se convierte en rechazo, rábia, asco y enfado y entras en una bipolaridad de emociones que lo único que hacen es hacerte daño a ti misma y te hacen sentir culpable por sentir y pensar ciertas cosas… y es que quizás ¿Debería quererla?… ¿Entenderla?… ¿Perdonarla?… Si, quizás… pero no puedes.

Me adoptaron

Yo sé que estoy desamparada, dependiente, desesperada, alerta… y muchas otras cosas, des del día que mi madre me raptó de las manos de mi família y me dio, me dejó, me abandonó… pero… ¿Qué pasa cuando la gente que necesitas más, amenaza tu propia existencia?…

Escuchas muchas promesas, y todas suenan y han sonado siempre igual, y eso, te presiona lo suficiente, hasta que tarde o temprano, te das cuenta que todas probaron estar vacías, y piensas… El sol sale cada mañana, ¿Pero sabes dónde?… Cada lugar es diferente, es difícil encontrar el norte cuando te estás moviendo por todos lados, pero por lo menos sale. Siempre sale… He llegado a depender de eso, y lentamente, muy lentamente las estaciones cambian alrededor mío y parece que esta vez, quizás el mundo no va ser quitado de alrededor mío nuevamente.

Aliméntate bien, las raíces empiezan a crecer, y yo hice lo contrario… Dejé de alimentarme, intentando llenar este vacio interno, sin éxito, solo caí enferma, un suicidio lento y doloroso, que fué un obstaculo más a superar… Aún más perdida, incapaz de quererme y permitir ser querida.

Cuida tu salud… y tu salud no te importa, deja de tener el valor que debe y se convierte en algo que también perderías si eso significara recuperar tu vida, tu família, tu identidad, tu yo más profundo… Deja de ser primordial cuando te das cuenta que cerrar los ojos y dormir, significa soñar y quizás algun día no despertar… morir sola con tu vacio… cerrar los ojos y exponerte a que quien tienes al lado se vaya sin quete des cuenta y te vuelva a abandonar., vuelvas a perder… Ese día, cuando realmente te das cuenta de esto, entiendes porque eres incapaz de dormir lo que tu cuerpo necesita, tienes insomnio y hasta cuando duermes, estás alerta (despertar repentino), por si hay peligro de algo… no se puede vivir así, una vida sin dormir…

Lentamente, intentando… Confiar en esta nueva vida y mi família adoptiva, que muchos ven como una oportunidad, pero que nunca lo he considerado del todo así, nunca he sentido que perteneciera a ella, a nadie, huerfana familiar… y aún podría decir más, he sentido y muchas veces aún siento rabia de que firmaran un papel y pagaran un percio para conseguir un niño o niña, el cual les era indiferente si llegaba yo o el vecino… Sólo llenaban un vacio interno suyo por no poder tener hijos de forma natural… Sin conseguirlo… Estos pequeños detalles hechos con amor, que te transportan al pasado y te hacen explotar desmesuradamente, y me gustaría que alguien me dijera de corazón que todo va a estar bien. Qué algún día, quizás… me sentiré normal nuevamente, que no estaré, ni me sentiré sola para siempre.

De que tendré una mamá, que me abrazará y será fuerte por mí, por qué quizás, no puedo hacerlo todo por mi misma como llevo haciéndolo hasta ahora… lo reconozco, y agradezco ese detalle que tanta rabia me ha causado y intento compartirlo con ella… Pero de golpe, vuelves a escuchar eso de “Llamaremos a los servicios sociales para que se te lleven, así no se puede vivir”…

En definitiva, podría definir mi vida como un puzzle donde hay piezas que se han perdido y que nunca voy a tener a mi alcance… Nunca podré completar el puzzle de mi corazón, el cual me dejará un vacio eterno.

Soy consciente y se, que este es mi pasado, mi historia… Y no es culpa mía, ni gracias a mí, y no tiene que ser lo que defina mi futuro… Yo puedo ser amada, respetada, merezco cuidado y ese destello de luz hace toda la diferencia, me da la esperanza, que algún día, mi verano llegará gracias a estas personas que se hacen cargo de mí y harían lo imposible por mi felicidad…

Gracias a todas ellas, aunque no se lo demuestre como se merecen…

El presente de hoy, se convertirá en el pasado de mañana!

Miedo a encontrarse

1247811270582_fAún y sintiéndome orgullosa de haber superado mi Trastorno de la Conducta Alimentaria y con fuerza para hacer frente a todo aquello que me viniera en la vida a partir de ahora, me estoy dando cuenta que cuando menos te lo esperas, el universo vuelve a ponerte a prueba y te hace salir todos tus miedos e inseguridades para que sigas aprendiendo y evolucionando.

Llegados a este punto, he tenido que valorar nuevamente la posibilidad de ponerme en manos de un profesional para no hacerme la valiente y pensar que yo puedo con todo, siendo un motivo de perdida conmigo misma.

Y así es, he vuelto a pedir ayuda!

Cuando llegas a un momento así en tu vida, es cuando te das cuenta que en cierto modo te da miedo la psicoterapia. ¿Y por qué?, por el hecho de tener que parar a sentirte a ti misma, tus emociones y tus dolencias. Eso cuesta y si no te haces consciente, la probabilidad de que te gane la partida y elijas seguir tu camino, aún y estando mal, es grande…

Muchas veces decimos que “no podemos más” o que el día que empezaste un trabajo personal profundo, fue cuando tocaste fondo.

Eso es así cuando no somos conscientes de la ayuda que podemos recibir antes de llegar a nuestro límite, y es que un trabajo personal, de introspección, crecimiento y evolución para salir de un bache puntual (sea más o menos grave), no es fácil de decidir cuando pensamos racionalmente, porque nuestro cuerpo hace que inconscientemente salgan esos miedos, frustraciones y negatividades que tanto nos duelen. ¿Y quién quiere sufrir?… Nadie!

Pero no nos damos cuenta, que pasar por este proceso (una vez se ha manifestado en nuestro cuerpo de la forma que sea), es inevitable. Luchas contra lo inevitable no tiene sentido, más que resistirse a hacer un cambio que en algún momento se dará para que podamos seguir avanzando.

En mi opinión, deberíamos escucharnos más y hacer caso a nuestro cuerpo, sin miedo, sin vergüenza, porque al fin y al cabo, será lo que nos acompañará el resto de nuestros días y al cual debemos querer y amar, mimar, cuidar y llevarlo al médico si hace falta… Nuestro cuerpo puede enfermarse físicamente, pero también emocional, mental e intelectualmente, y si es así, debemos poner remedio llevándolo a un profesional que pueda ayudarnos a sanarlo correctamente, sin ninguna vergüenza ni pensamiento de frustración o derrota.

La vida es así, un camino de aprendizaje en la que a veces, necesitamos que se nos acompañe para no sufrir más de lo justo y necesario y de nuevo, encontrarnos a nosotros mismos, para si se da, acompañar también a aquellos que nos necesiten…

1 2 3 4 6  Scroll hacia arriba