Recaídas (Pedir ayuda)

aid_effectiveness_bannerLas recaídas no son un fracaso para nadie, las recaídas forman parte de la vida si la vemos como un camino en el cual van saliendo obstáculos a superar, y cuando estos nos cuestan más de la cuenta, es cuando estamos en “peligro”.

En el caso de un Trastorno de la Conducta Alimentaria, este peligro es el de volver a los malos hábitos con la comida, ya que es una válvula de escape de fácil acceso para las personas que lo sufren y sobretodo porque son patrones en la vida que normalmente están muy arraigados a la persona y en muchos casos se pueden llegar a mezclar con las actitudes y la forma de ser de esta.

Llegados a este punto, podemos hablar de una recaída si se vuelve a entrar a la rueda de autodestrucción con el comportamiento alimentario y sus respectivas obsesiones con el fin de sentirse mejor a través del cambio del cuerpo físico.

Pero se puede evitar una recaída cuando ya tienes el alta?…

Por supuesto que sí! Y lo más importante en el momento que se ve que la mente vuelve a pensar en la autodestrucción, se siente triste y todos los pensamientos hacia nosotros son negativos,… En el momento que todo nos vuelve a salir mal y nuestra relación con la gente cambia, es Pedir Ayuda!

Este paso es muy difícil de hacer porque la persona empieza a sentirse fracasada y que nunca podrá salir de esto, pero si intentamos cambiar la visión del momento y decirnos que si pedimos ayuda para salir del bache momentáneo y aprender de él, saldremos fortalecidos y con más herramientas para afrontar los obstáculos que se nos vayan presentando.

Pedir ayuda no es una derrota, es un punto de fortalecimiento, de superación y valentía que la vida nos pone delante para crecer y aprender, para cambiar!

Todo depende de cómo nos planteemos el momento y queramos verlo.

Pedir ayuda solo es compartir con un profesional lo que nos está pasando para que nos acompañe y nos ayude a ver aquello que no sabemos o podemos ver solos y nada más.

Cuando volvamos a tener fuerza para caminar solos con una sonrisa y sentirnos fuertes para comernos de nuevo el mundo, dejaremos a este profesional y seguiremos con nuestras vidas como cualquier otra persona.

Os habéis planteado que los profesionales que nos ayudan, también hacen un camino en la vida y también tienen sus problemas y dificultades?… Que quizás también necesitan a alguien que les ayude puntualmente?…

Este es el camino de la vida… ayudarnos los unos a los otros cuando se necesita y esta ayuda llega cuando la pedimos y la queremos… cuando nos dejamos ayudar y compartimos con los demás lo que nos pasa para no vivirlos solos y así, sea más fácil y agradable caminar por la vida!

Sin vergüenza… Nadie es perfecto y todos necesitamos de los demás, justamente, por nuestras imperfecciones!

Ánimos a todos los que necesitáis ayuda y felicidades a aquellos valientes que la piden y están dispuestos a cambiar y evolucionar como personas!

Contradicciones y mentiras!

12092311_10153405736456130_124649094_nSiguiendo mi nefasta dinámica de ésta semana y con la gran contradicción de “No querer volver a caer nunca mas en todo esto!”.

Puedo decir que ya llevo unos cuantos días mal y estos dos últimos sobre todo, me está empezando a afectar de verdad en la relación con quien tengo al lado. Para entendernos, me pasa un poco lo mismo que me pasaba con mi terapeuta durante las terapias y en los momentos que estaba mal o a las puertas de una recaída. (Tema pendiente a solucionar de verdad y que dejamos bastante de lado… No sabeis como me arrepiento de no haberlo afrontado en su momento).

Y es que “salto” por cualquier cosa… me enfado, me bloqueo y me quedo encallada en mis silencios eternos, encerrándome conmigo misma, sin dejar que nadie se me acerque y mucho menos que me quiera (no siento ser merecedora por mi comportamiento hacia la persona que me quiere dar amor)… y luego, casi automáticamente, me arrepiento des del fondo de mi alma y me siento aun peor, mala persona, un ser horrible y me sabe muy mal hacerle esto a quien quiero y amo de verdad… Sólo puedo llorar ante tal situación de impotencia, rabia…

Estoy prácticamente segura que es por el miedo a perderlo, a que me rechace o me abandone (y eso es lo que hago con el otro)… no puedo soportar esta opción, me da pánico… pensar en estar y sentirme sola… Perder a quien quiere estar a mi lado, quien me quiere con locura y lo daría todo por mí… Y aun así, me contradigo con mi actitud! (No quiero, pero lo hago, lo llevo a cabo con todas mis fuerzas inconscientes/involuntarias!)

Necesito trabajar esto o saber cómo hacerlo para evitar estos enfados, actitudes, etc….Si me sigue pasando esto voy a perder a mi compañero de viaje… Y nadie se merece que le haga daño!

Lo más doloroso, es que empiezo a ser consciente de verdad del núcleo real de mi problema, y aunque sé que en parte es positivo porque así puedo poner remedio a eso, me invaden sentimientos y emociones muy profundas que siempre han estado dormidas en mi interior, y ahora, se hacen presentes y cogen fuerza en mi día a día para decirme algo, darme algún mensaje que debo interpretar para hacer frente de una vez por todas a mi vida.

Sea cual sea el mensaje de mis emociones y sentimientos en estos momentos, el punto de malestar y dolor más presente en mí, es el de saber lo “hija de puta” que ha sido mi madre biológica (perdonad por la expresión, pero no tengo otras palabras en estos momentos) el daño que llegó a hacernos a todos con una mentira…

Pero bueno, también veo que eso de “Que hija de puta”, se puede cambiar por… aun y el daño que nos ha hecho, ha sido un ángel que ha actuado, se ha apartado (está muerta) y ha hecho que dos maestros nos juntáramos cara a cara…

Pero… solo siento rabia y enfado por esa mujer…Hasta asco!

Todo fue una mentira… TODO!… Una mentira que condicionó mi vida a través de miedos grabados en mi piel, en mis células, y una enfermedad de la que cada vez dudo más en que pueda salir de ella por su posible cronicidad, de 29 años de lucha interna e intensa en la que mi cuerpo grita, grita fuerte hasta en los momentos que mi corazón está contento… Sigue gritando que el solo hecho de nacer fue algo decepcionante para mi misma y me hace sentir culpable de mi propia existencia… Si, aunque mi cerebro diga que estoy equivocada y que me merezco todo lo bueno que la vida me ha dado…

Alguien merece el abandono y el rechazo de una madre?…

Alguien merece que su vida haya estado condicionada por una mentira siempre?…

Alguien merece ver con sus propios ojos a un padre destrozado, sin fuerzas, poca esperanza de seguir luchando si no es contigo, que le das vida… y encima estar haciéndole daño?…

Alguien merece sentir que no vale, que no merece, que para vivir de esta forma es mejor apartarse del mundo?…

La respuesta es: NO, NADIE SE LO MERECE!… Tod@s tenemos derecho a vivir nuestra vida sin mentiras y sabiendo la verdad (aunque duela) y aprender a ser felices!…

A mí este derecho me lo quitaron al nacer… Probablemente nunca llegaré a saber la verdad, el porqué de una gran mentira, de mi historia, de mi vida…

No quiero volver a caer nunca más!

platjaHace tres meses que me dieron el alta, y desde ese día he sido muy feliz, feliz de verdad!

He encontrado a la persona con quien quiero compartir mí día a día y he hecho un salto en mi vida que ha implicado dejar mi lugar de residencia, mi familia, mi círculo de amistades, etc… y empezar una aventura desde cero.

Hoy hace tres días que algo ha cambiado, y me estoy planteando si puede ser por una noticia que nos dieron hace una semana, la cual daba un giro de 180º en la historia de vida tanto mía como la de mi compañero, pero que aparentemente no le habíamos dado más importancia y pensábamos que estábamos preparados para recibirla. Quizás no, quizás no se está preparado del todo para recibir una noticia así!

La cuestión, es que estos días estoy muy sensible y me han resurgido miles de inseguridades, bloqueos, miedos, preguntas y culpabilidades poco racionales en mi vida diaria, pero suficientemente importantes como para afectar la relación que tenemos, y es que no puedo evitar sentirme mal por todo, llorar por cualquier cosa y tener un sentimiento de vacío y soledad que hace que quiera apartarme de todo aquel quien me rodea para evitarle el sufrimiento que sé que esto puede provocar a los de mi alrededor.

¿A alguien le suena este estado?…

A mi sí, es demasiado familiar para mí el hecho de sentirme así “sin motivo aparente” y poco a poco ir pensando en mi cuerpo, en la comida, etc…

Esta vez, soy consciente que eso puede hacerme recaer en la enfermedad, si es que no es ya un principio de recaída, y me asusta, porque por nada del mundo quiero volver a caer en este infierno, así que antes de que vaya a más, me he puesto en contacto con mi psicólogo para explicarle mi bajón y en un primer momento, la llamada, me ha dado fuerzas para afrontar el día y la situación, pero esta noche, de nuevo, me ha vuelto la mala leche, el sentimiento de hacerlo todo mal, de no merecer amor de los demás y un gran sentimiento de tristeza, soledad y un nudo en el estómago.

A parte de todas las técnicas aportadas por mi terapeuta para hacer frente a esto, me pregunto qué es lo que podría hacer para controlar estas ganas de discutir, sacar la rabia, el miedo, la inseguridad y todos estos sentimientos que me invaden en estos momentos… No porque me molesten, porque ahora ya se aceptarlos y respetarlos cuando salen, sino porque mis reacciones y formas, afectan mucho a la persona que tengo al lado, y no puedo verla mal y menos por esta causa. Eso me derrumba, me duele, me destroza… y me produce un miedo terrible de perderle, de que no pueda más, de que esto lo supere y se aparte de mí. Si llega a apartarse, la pérdida para mi será terrible y muy dolorosa. Aunque lo hemos hablado, se lo he explicado y me ha dicho que pase lo que pase no va a alejarse, mas el contrario, va a darme mucho amor y cariño… No puedo permitírmelo!

Sí, creo que en estos momentos, me estoy enfrentando a la vida real, a mis miedos más profundos, y estoy aterrorizada!

[*Mis más sinceras disculpas a mi gran acompañante, que quiero con locura*]

Sacar la guerrera que hay dentro de ti!

080902-zen-meditation-02Romperse en mil pedazos un día cualquiera y darse el permiso de llorar a moco tendido sin parar durante toda una tarde entera al lado de la persona que más quieres en tu vida, es lo más sanador que puede existir en este mundo. Y si encima eres capaz de poner palabras a lo que te sucede y sacas el dolor, la rabia y expresas el malestar que llevas dentro en ese momento y pides ayuda, el significado de haber obtenido el alta médica hace un mes, habrá alcanzado su más alto significado y poder curativo para pisar fuerte y andar por la vida con la cabeza bien alta y decir que lo has logrado!

Ahora sí! Ahora tengo el control de mi vida y ni la imagen ni la comida pueden conmigo ni con las adversidades que ésta me pone delante, porque tengo recursos y fuerza para lidiar con ellas de la forma adecuada, correcta y sana para seguir cuidándome sin dañar mi cuerpo.

Imagino que al leer esto, algunas personas por dentro estaran pensando que ellas no se quieren, ni se gustan, ni estan satisfechas con su cuerpo… ni que todo es tan maravilloso como puede parecer en este escrito. STOP! Cuando hablamos de recuperación y de control sobre nuestras vidas, no nos referimos a la perfección ni a una vida sin problemas ni preocupaciones.

En mi caso, hablo de un control racional y autentico, de un control en el que puedo hacer una vida normal con mis más y mis menos, donde en mi día a día tengo que seguir lidiando con mis problemillas, es decir, mi cuerpo sigue sin gustarme demasiado, claro que me cambiaria cosas, pero ahora, puedo vivir sin obsesionarme y sin tener conductas dañinas aunque no me guste, y buscar alternativas para que esta ansiedad y malestar que me provoca, no me altere mas de lo justo y necesario. Y así con cada punto de esta dichosa enfermedad y dificultades de mi vida.

Ahora veo que la vida trata de eso, trata de cuidarnos y querernos, de hacer frente a lo que vaya viniendo de frente sin escondernos ni girarle la cara a las adversidades, sino de echarle dos cojones al presente con valentía, coraje y sabiduría, con autoestima, valor y apoyo de quien nos rodea, sin miedo, sin excusas, ni más ni menos, aquí y ahora… Simplemente, vivir respetándose a uno mismo, con amor propio e incondicional hacia los demás. Dejando fluir la vida sin demasiadas expectativas hacias las personas y las cosas, confiando, vibrando e iluminándonos día a día energéticamente para avanzar poco a poco hacia el camino de la abundancia espiritual… Somos seres de luz!

Romperme en mil pedazos un día cualquiera y darme el permiso de llorar…

SACÓ LA GUERRERA QUE LLEVO DENTRO!

[El último paso para poner fin a ésta história fué dejarme ayudar de verdad…]

Tengo el Alta… [¿Y el poder de elegir y ser libre?]

11694368_10153197243511130_362309840_n“La elección requiere conciencia, un elevado grado de conciencia. Sin ella, no hay elección. La elección comienza cuando dejas de identificarte con la mente y con sus patrones condicionados, en el momento en que puedes estar presente. Hasta llegar a ese punto, eres inconsciente desde el punto de vista espiritual. Eso significa que estás obligado a pensar, sentir y actuar de cierto modo que concuerda con tu condicionamiento mental.

Nadie elige la disfunción, la enfermedad, el conflicto, el dolor. Nadie elige la locura. Ocurren porque no hay suficiente presencia para disolver el pasado, porque no hay suficiente luz para disipar la oscuridad. No estás plenamente aquí. Aún no has despertado del todo. Entre tanto, la mente acondicionada dirige tu vida.

Asimismo, si eres una de las muchas personas que tiene un problema con sus padres, si albergas resentimiento por algo que hicieron o dejaron de hacer, aún sigues creyendo que tuvieron elección, que podrían haber actuado de otro modo.

¿Y cómo llegar a ese punto de paz y realización?…

Rindiéndote. Cuando te rindes a lo que es y estás plenamente presente, el pasado ya no tiene ningún poder. Ya no lo necesitas. La clave es la presencia. La clave es el ahora, y sabrás que te has rendido, porque no necesitarás hacerte más preguntas, cómo dice eckhart Tolle.”

Y podría decir que esta ha sido mi transformación dentro de ABB… algo muy profundo que me ha hecho salir sintiéndome acunada de verdad por estos profesionales que me han acogido y han luchado por mí, que han confiado y han apostado en que mi caso no era uno más del montón, o si… da igual… pero que en los momentos que yo me rendía me han dado la fuerza y el coraje para seguir!

Alta… Un papelito que no sirve para mucho, porque el día a día y el aquí y ahora es el que cuenta… pero que quieras o no, da fuerzas para creerte y afirmarte que puedes y marcar un día en tu vida en el que no hay vuelta atrás… en que eres libre de una enfermedad que no puede ni debe volver nunca a tu vida… (Tina, escucha bien… ¡NUNCA!, ¿VALE?)… Eso sí, siempre dando pasitos, uno detrás de otro para seguir avanzando, aprendiendo y evolucionando…

Gracias de todo corazón a:

3Abb

Raquel Linares por creer, confiar y tener una fe especial en mi… gracias de corazón, gracias por luchar por mi en todo momento y seguir haciendolo… ya sabes todo lo que te quiero bichita… Te has convertido en otra de mis “mamis”… Eres muuuuy grande… GRACIAS!… :) Jo, has sido mi angelito de la guarda, tal cual… No tengo palabras Raquelín… Gracias, gracias, gracias…

Esther del Valle: Aunque no te lo creas, me voy con dos cosas de ti que no olvidaré en la vida… la primera, que provocaras que hiciera el gran paso de mi vida, que es buscar a mi familia biológica y en consecuencia que eso provocara todo este cambio en mi… GRACIAS, te lo agradeceré toda mi vida!… la segunda, contigo fué la primera vez que perdoné de verdad a alguien, de corazón!… Fue mio el trabajo de aceptar tu decisión en cortar la relación Terapeuta – paciente… y perdonarla (y perdonarme a mi tambien)… tu lo provocaste, tu me lo enseñaste… yo lo aprendí… GRACIAS MAESTRA ! ! !…

Jose Angulo: Contigo no tengo palabras… Que año… todo lo que he aprendido contigo… brutal… Es que eres mi palito de bambú, mi bichito raro, mi piloto de avión, mi terapeuta mágico, mi minion, … mantitaaaaaa…. joooooo… que puedo decir?… es que… las palabritas sobran contigo ya!… Te echaremos de menos Tuta, yo… y seguro que Nosé des de las montañas de Huesca también… y cuando vayas, si lo ves, le das recuerdos de mi parte, que hemos vivido muchas cosas juntos y en el fondo lo quiero un poquito… y con esos ojitos con los que me miraba… Piensa también que nos queda una fiesta de disfrases, no se si en Barcelona, en Ibiza o en… Bali? 😉 jejeje… Felices Holidays Maestro!… Espero seguir aprendiendo de ti muchos años más ! ! ! Te quiero mucho Jose… de corazón a corazón… una sonrisita… ya sabes… Tu Ex-paciente “koalita” 😉

 

…OS QUIERO… Os habeis infiltrado en mi corazoncito y ya no vais a salir nunca de él…

…GRACIAS por haberme arropado tanto durante estos dos años de tratamiento…

Por fin siento que empiezo a tener el poder de elegir y ser libre en mi día a día

(Hablo a nivel espiritual y energético, que por supuesto debo seguir trabajando para poder decir que es así definitiva y completamente… si algún dia llega esa libertad absoluta, por qué… ¿Llegamos a ser libres energetica y espiritualmente?…)…

 

Soy una mujer, no un espejo roto!

espejo_roto

El espejo de un sueño se rompe cuando de pronto te llega la noticia de que la persona que buscabas murió hace años y toda posibilidad de conocerla se desvanece ante ti. Si, era el primer amor, que se convirtió en una ilusión al paso de los años hasta llegar a un silencio muerto y haciendo de eso una historia, un mundo que aún no puedo olvidar.

Sueño y pienso en que ella cada día se dormía a mi lado, quizás solo espiritualmente hablando, e imagino de vez en cuando como gritaba sobre mi cuerpo vulnerable y quizás sucio, como un animal que ataba en la oscuridad. Me he quedado sola en medio de mi palacio, mi vida, mi historia…

Me gustaría decirle que siempre me han temblado las manos, y que mi corazón se oscurecía bajo mi cama al pensar en ella… y entonces siento… siento mi corazón diciéndome que me lance a la vida, o no sé, igual que calle otra vez… No! Que cierre los ojos para volver a empezar. Con fuerza e ilusión, que no me rinda nunca!

Y vuelve la contradicción cuando imaginas como corre, metafóricamente, la sangre por sus manos cuando te dejó y abandonó, y no sabes que decir y ni tan solo puedes llorar… Te congelas en un instante, porque no ves la luz que ella apagó y no sientes dolor, quizás mañana… Pero ahora, solo quiero sonreír y vivir con lo que me ha dejado.

Si, aún y las adversidades, lo veo como un regalo…

Porque soy una mujer, no un espejo roto!

¡El placer (o no) de un buen atracón!…

Atracón

Compra de la chica de delante…

 

Hoy he vuelto a perder el control sobre la comida, sobre mi cuidado, mi cuerpo y sobre mí misma. No lo he podido evitar y siento mucha vergüenza al reconocer que se me ha ido de las manos, así, porque si, un día más de mi vida.

Todo ha empezado esta tarde, después de un par de días con muchísima ansiedad y que me han llevado a tener ciertos pensamientos negativos hacia mí misma y hacer un juicio hacia mi poca capacidad de avanzar y evolucionar en el tratamiento en el que tanto tiempo, esfuerzo y dinero he invertido, y lo aprendido hasta ahora en éste sentido.

Hace ya un tiempo que estoy restrictiva con la comida y hoy me apetecía darme un capricho, comer algo dulce, algo del grupo de “alimentos prohibidos” que nunca me permito comer… “No voy a engordar por algo que de vez en cuando todo el mundo come”, he pensado… y he ido al supermercado a comprármelo.

Iba con la intención de coger solo “el producto A”, pero al llegar… Me ha apetecido el producto A, B, C… y hasta el Z… Así que lo he puesto todo en mi carro y me he dirigido a caja. Mientras esperaba a pagar, he empezado a avergonzarme de los productos que había cogido, todo porquerías y bombas calóricas… La chica de delante, también llevaba una compra “poco sana”, pero una mirada hacia la mía, me ha hecho darme cuenta de lo que iba a hacer… Aún así, he aguantado el tipo y he esperado mi turno, lo necesitaba tanto…

Una vez en casa, me he encerrado en mi habitación (si lo pienso bien, llevo tantos años con atracones, que casi me parece normal llegar con estas cantidades de comida en mi habitación y ponerme a comer sola y a escondidas de quien quiera que esté en ese momento en casa), y me he prometido que solo me comería una sola cosa, porque además, se acercaba la hora de la cena y quería comer bien, no quería permitirme un atracón después de tanto tiempo bajando peso…

Pero en el primer bocado… la fiera se ha desatado y he empezado a arrasar con todo lo que tenia delante, desconectando completamente de la realidad, de mi misma y de esa locura de comer sin ser capaz de parar aún sintiendo que mi estómago iba a rebentar… Mi cuerpo pedía más… y la sensación de ansiedad, angustia, tristeza, soledad y miedo, se desvanecían ante esos bocados enormes y sin control, ese impulso de tragar sin masticar y no pensar en nada… Hasta llegar a dejar la mente en blanco y sentir la paz más intensa y agradable que se pueda sentir cuando todos los problemas desaparecen, como si de un sueño se tratara.

Pero ese momento de “felicidad” dura bien poco… En nada, te das cuenta en el monstruo que te has convertido y las lágrimas empiezan a caerte mejilla abajo, con la impotencia de seguir ingiriendo comida aún viendo el descontrol al que has llegado y la cabeza empieza a funcionar a mil por hora, mandándote mensajes de culpabilidad extrema… ¿Qué estás haciendo?… ¡Te vas a poner como una vaca!… ¡No vales nada si no puedes controlar eso!… ¡Vergüenza tendría que darte hacer eso, nadie normal come así!… ¿Qué pensarían si te vieran hacer esto?… ¡Estás loca!… ¿Cuanto habrás subido por querer darte placer un momento?…etc.

Seguidamente, los mensajes han pasado a ser vergonzantes para mí misma, intentando justificar mis respuestas a toda esa culpabilidad que sentía… ¡No puedo controlarlo!… ¡Estoy enferma, es superior a mí!… ¡No lo hago expresamente!… ¡Ojalá pudiera parar!… ¡No quiero eso, no me gusta!… ¡No puedo más!… ¡Necesito ayuda!… ¿Qué he hecho?, con lo bien que iba!… etc.

Pero mi mente, iba a una velocidad tan extrema, que sin darme tiempo, ha pasado a los mensajes, otra vez, de culpabilidad y de “solución”… Tengo que compensar eso como sea!… ¡Mañana dejo de comer!… ¡Tengo que aplicarme a hacer ejercicio!… ¿Y si vomito?, será solo una vez, para compensar este atracón!… ¡Vomitar no!, ¿Pero si me tomo un laxante y me olvido de lo ocurrido?… ¡Madre mía!, ¿Qué puedo hacer para sacar todo esto de mi cuerpo sin hacerme más daño?… etc.

Y para finalizar, el descontrol total de pensamientos, de emociones y sentimientos… Lágrimas cada vez más abundantes y mucha vergüenza… mucha ansiedad y angustia de no saber si podré parar lo ocurrido, que ha sido puntual, si… pero ha desatado en mi una montaña de pensamientos negativos, contradictorios y profundos, en los que me juzgo sin parar, sintiéndome como una mierda y con ganas de poner la cabeza bajo tierra y desaparecer del mundo, silenciosamente, sin que nadie sepa de mi y de mi secreto, mi gran secreto… ¡El placer (o no) de un buen atracón!…

Y es que después de un atracón (porfavor! que no es simplemente comer un poco de más), te sientes rendido y vulnerable ante el mundo y contigo mismo/a… Pierdes todas las fuerzas físicas y mentales y tanto tu cuerpo como tu mente, necesitan descansar y desconectar de todo para recuperarse… Es como tener una subida de adrenalina emocional exagerada, donde pasas a transformarte en un ser diferente que solo piensa en comer, comer y comer… y ni siente ni padece, hasta que abre los ojos y vuelve a convertirse en esa personita normal, de carne y hueso, con sentimientos y emociones profundas que tanto le duelen… y es aquí, donde uno se puede dar cuenta de la gran barbaridad que le lleva a hacer esta enfermedad… actuando sin ton ni son a merced de un desdoblamiento de personalidad incontrolable y terriblemente jodido para la psique mental de cualquier persona.

La dureza y la crueldad de este tipo de episodios, solo lo puede entender aquel quien un día se encuentra delante de este monstruo, mirándole a los ojos y suplicándole que deje de comer y dominarte hasta hacerte sentir que no vales nada, que no eres nadie y que no vale la pena seguir luchando por tu vida… no vale la pena seguir luchando para que esa ansiedad, angustia, tristeza, soledad y miedo desaparezcan una vez por todas de tu vida, para dejar paso a la FELICIDAD y al AMOR, al amor incondicional que tanto hace falta para vivir (y sobrevivir) en esta sociedad.

En el fondo, se que SI que vale la pena seguir luchando y tengo con quien hacerlo… Pero necesito fuerzas y coraje para darle una patada al jodido enanito que vive en mi cabeza y lanzarme una vez por todas a hacer frente a mis miedos… Y es que es terriblemente difícil romper esa barrera y no dejar que se dispare la enfermedad en momentos tan cruciales como salir del TCA echando un pulso a tu interior mundo emocional que tanto daño hace si no se mima y se trabaja!

Carta a mi cuerpo

cuerpo cuerpo

Apreciado cuerpo,

Hoy tengo la necesidad de escribirte y dedicarte unas palabras, creo que es el momento de empezar a reconciliarnos y comenzar a llevarnos bien.

Ya son casi 29 años juntos y cada día que pasa, soy más consciente de que llevas demasiado tiempo sin gustarme. Siempre te he visto como un enemigo y eso ha hecho que viera solo tus defectos, potenciándolos hasta el punto de no poder ni verte aún estando conmigo e intentar alejarte de mí a través del maltrato físico y psicológico. Me cuesta reconocerlo y me avergüenza, por eso me gustaría pedirte perdón, por toda mi ignorancia hacia ti, mis insultos, mi desprecio, negarte una buena alimentación, mimarte un poquito de vez en cuando, dejarte de escuchar cuando me pedias a gritos que parara…

Siento haberte hecho pagar mi enfado, mi tristeza, mi rabia, mi frustración, mis miedos…

He soñado muchas veces en cambiarte y te he comparado día a día para intentar encontrar el que más me gustaba, sin tenerte en cuenta y valorarte, pero des de hace poco tiempo, me he dado realmente cuenta que sin ti no soy nada, que necesito que estés bien y tengas fuerza para acompañarme en todo momento, en mis épocas más buenas y hasta en las situaciones más duras que se presenten en la vida.

Tú siempre me has querido y así me lo has demostrado. Me has tratado bien hasta en los momentos en que más te he machacado, y me siento en deuda contigo.

Soy consciente que nuestra relación no es fácil de arreglar, te he hecho mucho daño y debes estar resentido conmigo, tienes motivos para ello, pero me gustaría que me dieras una nueva oportunidad para intentar cambiar y mejorar nuestro día a día juntos, aunque nunca olvides por todo lo que te he hecho pasar.

Gracias por estar siempre presente, no fallarme nunca y darme la vida… Porque aún teniendo muchas imperfecciones, creo que empiezas a ser mi cuerpo perfecto y comienzo a quererte.

Solo te pido paciencia, no me va a ser fácil cambiar todo lo ocurrido, pero lo voy a intentar con todas mis fuerzas, y hasta te pido que grites como lo has hecho estas últimas semanas, para que pueda oírte y rectificar a tiempo las veces que haga falta para construir un nuevo camino juntos.

Prometo hacer el esfuerzo para llegar a cuidarte, mimarte, escucharte, respetarte, amarte, valorarte, aceptarte, quererte… el resto de mi vida. Espero que no sea demasiado tarde para cambiar.

Te quiero, y te quiero sano!…

El cuerpo y las emociones (Reflexión I)

Las primeras impresiones que tenemos de la gente se basan en lo que vemos y sentimos ante su físico. Nos fijamos en la forma de su cuerpo, la expresión de su cara, sus gestos, la manera de mirar, el tono de su voz, etc.

Cuando alguien se emociona dice que tiene un nudo en la garganta, cuando se enamora siente cosquillas en el cuerpo o le da un vuelco el corazón y con una buena noticia da saltos de alegría. El saber popular refleja esta relación entre las emociones y el cuerpo en muchas expresiones.

Pero si nos adentramos más en el tema, ¿qué nos encontramos en la moda de la imagen y la publicidad?

Hoy en día se habla mucho sobre la importancia de cuidar el cuerpo, sin embargo, escuchar y comprender lo que éste necesita es un aprendizaje largo, puesto que primero hay que deshacerse de ciertas costumbres o creencias para llegar a saber lo que nos proporciona bienestar.

La publicidad elige, muchas veces, un prototipo de imagen viril revestida de una musculatura desarrollada, un paso firme, una expresión seria y a menudo dura y una actitud seductora y distante a la vez. De este modo, la ilusión que se transmite es que esta imagen supone una puerta abierta para conseguir mayor poder, control y éxito en el mundo público y privado.

Una de las consecuencias es que los hombres sufren complejos de inferioridad o inadecuación si son bajos, esqueléticos, calvos o sensibles puesto talla que marca la virilidad social y que, supuestamente, les conduciría al triunfo.

Cuando el atractivo femenino se asocia a la esbeltez y delgadez, pueden aparecer la angustia y por consiguiente, los trastornos de la conducta alimentaria. A través de os anuncios, la cirugía estética, las liposucciones, las dietas… etc., se promete la felicidad total, “su vida cambiará” e insistiendo en que, con el cambio de la forma y la imagen, los problemas desaparecerán.

En definitiva, este enfrentamiento entre los mensajes acerca de cómo hay que ser y lo que somos se dirige hacia el interior del cuerpo. Queremos cambiar en él lo que quizá desearíamos cambiar en nuestro entorno o expresamos con él el rechazo que hemos sufrido. Las presiones de los estereotipos vuelven a aparecer aquí y se mezclan con las vivencias familiares, sociales y todo esto se traduce en síntomas en la forma de comer, de vestir, de dormir, de descansar, etc., en definitiva en cómo tratamos el cuerpo. Y mientras tanto, los sentimientos y los deseos permanecen ocultos entre tanta lucha interna y externa.

 

EXPRESIONES FACIALES

1 2 3 4 5 6  Scroll hacia arriba